Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212051

Hay vida después de la Hilux

En el marco del SEMA Show de Las Vegas, donde las marcas aprovechan para presentar al público sus vehículos más especiales y brutales, Toyota sorprendió con dos versiones especiales de la Tundra, su pick up full size destinada al competitivo mercado norteamericano donde enfrenta rivales del peso de la serie F de Ford o las bestiales RAM de GM.

Se trata de la Tundra TRD Desert Chase, basada en la versión TRD Pro de la full size pero con algunos detalles particulares.

La Tundra TRD es una camioneta de serie a la que se puede equipar con unos 100 accesorios antes de retirarla de la agencia. De serie trae la suspensión más elevada y protectores de motor y caja de transferencia.

Presenta un estilo agresivo gracias a un kit con pasarruedas más generosos y llantas de 18 pulgadas con neumáticos General Tire Grabber X3 preparados directamente para la guerra.

A su vez, en la trompa se destaca un paragolpes metálico construidos en caño redondo sin costura, pensado para hacer off road extremo, sumado a una barra antivuelcos en la caja que incorpora cuatro faros de LED por si la travesía se extiende hasta altas horas de la noche. Además, los mismos se pueden plegar eléctricamente.

Pasarruedas ensanchados y rodados de 18” además de una jaula antivuelcos correctamente conectada al chasis son otras características de la Tundra Desert Chase de Toyota.

Bajo el capot, esta versión de la Tundra cuenta con un motor 3.5 V6 biturbo que se complementa con un bloque eléctrico, y por eso recibe la denominación i-Force Max.

La Tundra Desert Chase fue desarrollada por Toyota Racing Development división creada para dar soporte técnico-mecánico a vehículos de carreras en el desierto ( como la Baja 1,000 o Dakar).

Está asociado a una caja automática de diez velocidades y entrega una potencia total de 443 CV junto a un torque de 790 Nm.

VERSION TRD

Asimismo, junto a la Tundra Desert Chase Toyota presentó un kit de elevación para la pick up regular con una oferta de 100 accesorios para que la camioneta se distinga por sobre los demás, y por supuesto utilizó una unidad de demostración pintada de un rojo exclusivo de la marca.

La versión utilizada en este caso era una Limited con el paquete off road denominado TRD.

El kit permite un aumento en el despeje de 66 mm, y también mejora los ángulos de ataque y salida.

Por su parte, a nivel mecánico esta variante incorpora un motor 100% naftero, también con 3,5 litros V6 biturbo pero que desarrolla 395 CV y 650 Nm de torque, cifras que mejoran en todo sentido al anterior impulsor 5.7 V8 que utilizaba la generación precedente.

En la caja además de dos neumáticos de repuestos la Desert Chase tiene todo lo esencial como para hacer de auxilio en un Dakar , un gato especial para off-road, contenedores de agua y combustible, una rampa ARB Tred Pro Recovery Board para sacar un auto si se queda estancado y cantidad de herramientas.

Este Paquete todoterreno TRD incluye ayudas electrónicas como la selección multiterreno (MTS), control CRAWL (una especie de marcha muy baja para conducción todoterreno), Downhill Assist Control y uno electrónico bloqueo del diferencial en el eje trasero para bajadas imposibles.