Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212018

30 años sin Freddie Mercury, el artista que corrió todos los límites

El 24 de noviembre de 1991, pocas horas después de revelar públicamente que padecía sida, moría a los 45 años en su casa de Londres.

Dueño de una potente voz y con un arrollador despliegue de energía sobre el escenario, Mercury puso en funcionamiento una teatralidad que, por un lado, evitó enrolarse dentro de la movida glam imperante en la primera parte de los ‘70, pero a la vez se apoyó en ese concepto de ambigüedad para postular un nuevo modelo de frontman.

En un sondeo entre el mundo del rock en el 2010, fue declarado como la mayor leyenda del género de todos los tiempos.

En tal sentido, este artista acercó a las masas el canto lírico, lo que le valió la aceptación musical de sectores de escasa cultura rockera y operística, a riesgo de ser acusado por la crítica especializada de un excesivo manierismo y de un forzado barroquismo.

Pero también lanzó algunos guiños a la comunidad gay, como el hecho de nombrar a la banda con el apelativo con que se llamaban los individuos en ese ámbito, el uso de ropa de cuero y tachas tan comunes en los clandestinos bares en donde se reunía este colectivo o el grueso bigote tan icónico en este submundo.

Acaso la decisión de mantener ocultas sus preferencias sexuales y el distanciamiento de los cánones tradicionales del canto lírico jugaron en contra de Mercury, quien paradójicamente mostró un nuevo mundo para neófitos, pero recibió duros cuestionamientos de sectores empapados en estas cuestiones.

Aunque no era dueño de una técnica ortodoxa ni contaba con una formación académica, Cobas remarcó que poseía ‘un talento natural‘ para abordar tonadas líricas, y que esa libertad precisamente fue lo que le permitió fusionar estilos.

Algo similar ocurrió con sus simbolismos gay, debido a que si bien llegó a escena muchos elementos de esa cultura, por diversos motivos solo al momento de su muerte logró una identificación de los sectores más activistas.

La muerte de Freddie Mercury y el tributo que organizó Queen por su muerte, fueron parte fundamental para ayudar a cambiar la conciencia sobre el Sida y su prevención.