Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211480

Las vacunas funcionan

Las vacunas son uno de los grandes descubrimientos de la ciencia y la medicina. Gracias a ellas, la humanidad ha logrado protegerse de una larga lista de enfermedades infecciosas, entre ellas la temida viruela -actualmente erradicada- que solo en el siglo XX provocó cerca de 500 millones de muertes en todo el mundo. Sin embargo, con la pandemia de Covid-19 volvieron a ser objeto de críticas por parte de grupos que, contra toda evidencia científica, se oponen a las campañas de inoculación.

En rigor, los antivacunas de estos días no son muy diferentes a los que tuvo que enfrentar en 1796 el médico inglés, Edward Jenner, cuando descubrió cómo un virus de las vacas era capaz de provocar inmunidad contra la viruela cuando se inoculaba en personas sanas. Jenner fue el primero en ver el potencial de la vacuna cuando en aquel año inoculó a un niño de ocho años con el pus de la llaga de una mujer que había sido producida por viruela. Según las creencias de la época, eso era suficiente para que el pequeño contrajera la letal enfermedad, pero seis semanas después Jenner comprobó que su paciente era inmune a la viruela. Cuando en 1853 se aprobó en el Reino Unido una ley de vacunación que obligaba a los padres que hicieran vacunar a los bebés antes de los tres meses, no tardaron en surgir grupos que rechazaron la norma y las obligaciones que imponía, haciendo circular rumores sobre los supuestos peligros de las vacunas. Un dibujo de 1802, realizado por el caricaturista británico, James Gillray, muestra una escena en un hospital con pacientes vacunados a quienes les salen pequeñas vacas en distintas partes del cuerpo. Desde entonces y hasta la fecha, no faltaron quienes sembraron temores contra las vacunas en todo el mundo y también, por supuesto, en nuestro país donde se llegó a hablar de un supuesto envenamiento de la población.

Pero más allá de esos disparates, lo cierto es que las vacunas salvaron a la humanidad de un gran número de enfermedades infecciosas. Gracias al descubrimiento de Jenner, por ejemplo, la viruela fue erradicada de la faz de la tierra. El último caso de contagio natural se diagnosticó en Somalia en octubre de 1977 y en 1980 la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó oficialmente la erradicación de la enfermedad en todo el planeta. Otro caso de lucha exitosa contra una enfermedad que se puede citar es el de la polio. En 1988, esa enfermedad causaba serias lesiones a más de mil niños por día en todo el mundo, pero a partir de un programa global que impulsó la OMS con una vacunación pediátrica masiva la poliomielitis hoy está erradicada de la mayoría de los países (en América no se reportan casos desde 1994), aunque en algunas naciones esa meta todavía no se alcanzó. De todos modos, se espera que se convierta en la segunda enfermedad viral por erradicar después de la viruela.

Otros males como la difteria, la enfermedad por el virus del Ébola, la fiebre amarilla, la fiebre tifoidea, la hepatitis B, la gripe, las infecciones por rotavirus, la meningitis, la neumonía, las paperas, la rabia, la rubéola, el sarampión, el tétanos, la tos ferina y la varicela, entre otras enfermedades, ya no representan un peligro grave para la población gracias a las campañas de vacunación. Como se podrá apreciar, muchas enfermedades infecciosas fueron derrotadas gracias a este notable descubrimiento. No es exagerado afirmar que es uno de los avances más importantes de la historia ya que ha permitido salvar millones de vidas en todo el mundo y proteger a países enteros frente a las amenazas de enfermedades muy graves.

Las vacunas funcionan. Hoy se sabe que las vacunas contra Covid-19 son efectivas para luchar contra la actual pandemia de coronavirus. De hecho, la comunidad científica internacional se refiere a la crisis sanitaria que transita el mundo como una "pandemia de no vacunados" ya que el virus sigue haciendo de las suyas básicamente porque hay grupos de personas que todavía no han sido inoculados. Tanto en nuestro país como en el resto del mundo, diversos estudios realizados para comprobar la efectividad muestran el impacto positivo de la vacunación. Incluso se han verificado grados de eficacia muy superiores a los esperados por los laboratorios. Es importante aclarar que ninguna vacuna previene la totalidad de los casos de una enfermedad, pero siguen siendo la herramienta más valiosa que se tiene para luchar contra la pandemia.