Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211372
Perspectiva climática de Hugo Rohrmann

"El 2022 tiene chances de ser otro año de bajante para el Paraná"

El ingeniero en recursos hídricos vaticinó un verano de pocas lluvias en las altas cuencas, que prolongarían la situación de aguas bajas en el principal río del Chaco.

La bajante sostenida del río Paraná ya lleva dos años manteniendo en vilo al gran sector de la economía chaqueña que gira en torno a este afluente. En este marco, el ingeniero Hugo Rohrmann, especialista en recurso hídricos, analizó la situación hídrica de la provincia y brindó sus previsiones climáticas de cara al verano entrante.  

En primer lugar, el experto señaló que las lluvias locales no tienen incidencia en los valores del Paraná, sino que el mayor aporte de caudal que recibe proviene de Brasil, más precisamente de las cuencas del río Amazonas.  

Para el ingeniero Hugo Rohrmann, las estimaciones del verano entrante son de pocas lluvias para el Chaco.

En este sentido, Rohrmann indicó que las precipitaciones que se dieron en el país vecino durante octubre empezaron a normalizar el caudal del Paraná, siendo que en menos de un mes llevó la marca del hidrómetro de los 60 centímetros a los 2 metros. No obstante, agregó que el Instituto Nacional del Agua informó que en las altas cuencas brasileras las precipitaciones siguen siendo deficitarias, lo mismo que en Corrientes y Misiones, y que este déficit se mantendrá al menos hasta enero de 2022. "En esa perspectiva de lluvias, si se cumples es dable esperar que el río descienda hasta la mitad de lo que mide actualmente, o continúe en esta situación de bajante que lleva dos años seguidos", añadió el ingeniero.

Según las estimaciones y los datos de los organismos oficiales, Rohrmann sostuvo que el 2022 "tiene cada vez más chances de ser un año de bajante, porque las lluvias no están siendo por encima de lo normal de forma muy clara". Además, dijo que "no hay que olvidarse de los 60 embalses brasileros que siguen totalmente deprimidos. Si aparecen lluvias normales, lo que van a hacer es recuperar esos niveles sin generar demasiado aumento hacia aguas abajo, y si no hay una recuperación evidente, el año que viene cuando se termine la temporada de lluvias el Paraná volverá a bajar", afirmó.

Luego de un largo período de bajante, el río Paraná empezó a mostrar signos de recuperación durante octubre, mes de inicio de la temporada de lluvias en nuestra región.

Fenómeno cíclico 

Rohrmann recordó que en los registros de Corrientes "hubo tres años seguidos con valores muy similares a lo de ahora, entre 1968 y 1970, con lo cual se reafirma que se trata de ciclos del río y podría repetirse en 2022".

"Las perspectivas para enero son de lluvias normales" 

Rohrmann indicó que hay zonas de la provincia que siguen con déficit de lluvias, como la parte norte del Chaco, más cercana al río Bermejo. "Si a este déficit actual le sumamos el de la temporada anterior, no refleja un cambio evidente", afirmó el experto, agregando que la zona central y sudoeste de la provincia empieza a cambiar el escenario en la zona ganadera tras las lluvias del viernes pasado, que superaron los 100 milímetros.

Respecto a las perspectivas a tres meses hacia adelante, Rohrmann sostuvo, en base a informaciones del Servicio Meteorológico Nacional, que para la zona del Chaco "habrá precipitaciones normales o por debajo de lo normal, y para la zona de Corrientes serán por debajo de los normal". Pero agregó que "no deja de ser auspicio que se presenten las lluvias como las del jueves, en el sentido en que dan un cambio de tendencia".

Para Rohrmann, la gran pregunta es: "¿Seguirá así hasta abril?". Lo cierto es que las perspectivas están indicando que no sería así. "A fines de noviembre lo vamos a saber, las perspectivas trimestrales son bastantes exactas en el primer mes y disminuyen su precisión en el segundo y el tercero", culminó.