Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210767

Ford Focus 2022 solo para Europa

Con las fábricas de la marca cerradas en Brasil difícilmente haya una versión Mercosur de este modelo y por ahora ni vale la pena consultar sobre la importación que convertiría a este sedán promedio en un coche de alto lujo -en nuestro país al menos.

En Europa el Focus es un auto del tipo genérico lo que no significa que sea un coche mediocre o poco equipado pero el actual modelo ya tiene cuatro años de vigencia y Ford acaba de presentar un lavado de cara que coincide con la mitad del ciclo de vida comercial, y tiene como objetivo mantenerlo fresco y competitivo en un segmento que ha virado hacia el SUV y el crossover de forma alarmante.

El Focus 2022 luce más estilizado que la versión anterior. En la mitad de su vida comercial Ford decidió hacerle un rediseño para mantenerlo vigente

El Focus europeo es un coche "de los de toda la vida", y aunque ahora es mucho más tecnológico y tiene un diseño afilado, aún conserva motores diésel, cambios manuales y versiones familiares. 

Al igual que el lavado de cara del Ford Fiesta, el Ford Focus estrena cambios estéticos importante como una nueva parrilla, de mayores dimensiones y aspecto más agresivo rodeada de unas nuevas ópticas LED de mayor tamaño y que tienen una atractiva firma lumínica LED.

El nuevo Focus incorpora un enorme techo solar en alguna de sus versiones. Fue agregado por el pedido de los usuarios de las regiones alpinas que se van pasando a los SUV.

El paragolpes también fue revisado sin embargo por detrás los cambios son más escuetos, limitándose prácticamente a las luces traseras, de aspecto más moderno, firma luminosa es diferente, y ligeramente ahumados.

Las diferentes versiones del Focus tienen aspectos muy marcados. El diseño de la parrilla es diferente en un ST-Line o un Vignale, siendo especialmente llamativa la versión Active, de aspecto crossover. 

Una de las novedades es la incorporación de una enorme pantalla de 14” para administrar las funciones de conectividad. Hubo que sacrificar los controles del aire acondicionado que pasan a ser digitales.

Esta versión supone una importante parte de las ventas del Ford Focus y sigue contando con protecciones de plástico oscuro en su carrocería, una imitación de cubrecárter y una suspensión ligeramente elevada - sin ser tan capaz como un SUV fuera del asfalto, se puede defender bastante bien. Por dentro el principal cambio está en la consola central. Y es que en vez del sistema de infotainment SYNC 3 con pantalla de 8 pulgadas, tiene el nuevo SYNC 4, con una enorme pantalla panorámica de 13,2 pulgadas. 

El sistema es mucho más potente y cuenta con conectividad inalámbrica para Apple CarPlay y Android Auto. La clave del sistema SYNC4 es su conexión constante a internet, que permite el uso de servicios conectados, el uso de un asistente de conversación o las actualizaciones inalámbricas, que lo mantendrán siempre al día a nivel de software.

Las butacas deportivas de la versión Active con apoyos lumbares de grandes dimensiones y los apoyacabezas extendidos estilizadamente para imitar las butacas de los coches de carreras. Costuras de hilo rojo sobre el cuero negro. Un detalle de calidad.

La gama de motores del Focus para el viejo continente no sufre cambios, pero sí tiene novedades. La principal es la incorporación de un cambio automático de doble embrague y siete relaciones, disponible con los motores 1.0 EcoBoost de 125 CV y 155 CV con hibridación ligera. Estos motores siguen estando disponibles con cambio manual de seis relaciones, que es la única opción disponible en el resto de motores de la gama, dos 1.0 EcoBoost de 100 CV y 125 CV - sin hibridación - y dos 1.5 EcoBlue turbodiésel de 95 CV y 120 CV, y en ambos casos, también sin hibridación.