Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210622
Música y patrimonio cultural

Museo Fréderic Chopin

Fréderic Chopin fue uno de los más virtuosos e indiscutibles compositores clásicos. En Varsovia, un museo recupera su vida y su obra, preserva el patrimonio tangible que le perteneciera, y difunde el intangible que representa su música, un legado apreciado en todo el orbe. 

El Museo.

Fréderic Franciszek Chopin nació en Zelazowa Wola, pequeña aldea ubicada a unos 60 km al oeste de Varsovia, Polonia, el 1° de marzo de 1810. Sus padres fueron Nicolás Chopin -un francés emigrado y profesor de literatura francesa- y Tecla Justyna Krzyzanowska, una mujer perteneciente a la nobleza polaca. 

Cuando tenía pocos meses de vida la familia fue a vivir a la capital del país, donde Frederic comenzó clases de piano siendo muy niño. Ya a los siete años compuso sus primeras obras: Polonesa en sol menor y Polonesa en si bemol mayor. Un año más tarde tocaba el piano con notable perfección: dio su primer concierto público el 24 de febrero de 1818. Desde entonces se sucedieron sus actuaciones en salas de la ciudad de Varsovia. Continuó durante su adolescencia estudiando música con renombrados maestros de la época, componiendo, brindando recitales y haciéndose conocido en el ambiente cultural polaco.

En 1826 finalizó sus estudios en el Liceo e ingresó en la Escuela Superior de Música de Varsovia, donde se relacionó aun más con artistas e intelectuales de la época. En 1829 dio en Viena su primer concierto en el extranjero, con gran aceptación y buenas críticas. A su regreso, hizo su primer recital solista en el Teatro Nacional de Varsovia. 

A fines de 1830 partió a Viena, donde estuvo ocho meses, para ir luego a Munich, y al año siguiente a París, el centro cultural más importante del mundo de la época. Continuó estudiando, perfeccionándose, brindando conciertos y haciendo amistad con reconocidos y talentosos músicos. También comenzó a dar clases de piano -fue muy cotizado como docente-, y sus obras comenzaron a ser publicadas en toda Europa. El 26 de abril de 1835 dio un concierto en el  Conservatorio de París con gran éxito, tocando Andante Spianato y Polonesa para piano y orquesta en mi bemol mayor Op. 22. 

Máscara mortuoria y mechón de pelo.

Enfermedad y muerte

Unos meses después enfermó, y se sintió tan mal que escribió su testamento. Se recuperó, pero decayó al año siguiente. Fue dejando de actuar en conciertos para dedicarse de lleno a la composición y a las clases de piano, aunque continuó brindando actuaciones en su propio estudio. 

En 1838 formó pareja con la baronesa Dudevant, conocida bajo el seudónimo de George Sand, una de las más importantes escritoras francesas del siglo XIX. Convivieron durante ocho años. Fue aconsejado por sus médicos para cambiar de clima, por lo cual viajó a Mallorca, España, donde vivió unos meses. Allí le diagnosticaron tuberculosis, aunque luego se puso en duda si no tenía en realidad otra enfermedad no detectada entonces. Volvió a París meses más tarde - alternando su estadía en la localidad de Nohant-, e iniciando una etapa de mucha productividad creativa. 

El 16 de febrero de 1848 Chopin brindó su último concierto en París -muy bien acogido por la crítica-, pero sufrió un síncope en el entreacto. Viajó a Londres por unos meses a pesar de su mal estado de salud. Al año siguiente empeoró su condición general. Fue cuidado por su hermana, quién viajó desde Varsovia a París con su familia para atenderlo. Falleció el 17 de octubre de 1849, a los 39 años. En su funeral, y a pedido de él mismo, se tocaron sus Preludios en mi menor y en si menor, y su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Pére-Lachaise. Sin embargo, y siguiendo su voluntad, su corazón fue extraído y enviado a Varsovia: se encuentra en una columna de la iglesia de la Santa Cruz de Varsovia. Un estudio realizado sobre el mismo, sin abrir el frasco donde se encuentra, determinó que murió de una pericarditis, complicación rara de la tuberculosis. 

Sala interactiva.

El edificio del Museo Fryderykv Chopin

El Palacio Ostrogski, edificio del siglo XVII diseñado por Tylman de Gameren, alberga el museo Fryderykv Chopin de Varsovia, a 1,5 km del centro de la ciudad y a uno del río Vístula. En 1778 sirvió como residencia de estudiantes, fue convertido en hospital militar por los franceses en 1806, y luego abandonado, sufriendo deterioros importantes. 

Cuando en 1830 se produjo el llamado Levantamiento de Noviembre -una revolución contra la dominación rusa-, fue adquirido por el gobierno polaco y convertido nuevamente en hospital militar, entregado luego de unos años a las autoridades civiles. En 1859 fue comprado por el Instituto Musical, que amplió sus instalaciones. Durante el Levantamiento de Varsovia contra la ocupación nazi en 1944 fue destruido por el ejército alemán, y reconstruido luego, entre 1949 y 1954. Desde entonces es sede de la Sociedad Fryderykv Chopin. 

El piano de Fréderic.

La Sociedad Chopin

Fue creada en la década de 1930 por prestigiosas personalidades de la música y cultura polaca, comprando valiosos manuscritos a una sobrina nieta de Chopin. Luego reunieron una colección de fotografías, grabaciones y una biblioteca, que dieron origen al museo, oficialmente abierto a la comunidad en el Palacio  Ostrogski en 1954. La misión institucional es “cultivar la memoria del gran compositor y hacer que el conocimiento sobre su vida y obra esté disponible para el público en general”. Pero también se planteó un programa “académico, expositivo, educativo, editorial y artístico”, con actividades que permitan “recolectar, describir, salvaguardar y conservar los objetos del museo que pertenecen al patrimonio inmediato de Chopin, y poner esos recursos a disposición, como así como obtener y difundir los frutos del trabajo creativo contemporáneo vinculado a Fryderyk Chopin, su música y su época”.

El museo está guionado para ilustrar sobre la vida y obra de Chopin, guardando colecciones de manuscritos y documentos originales, fotografías, esculturas del compositor, y cartas y objetos personales de tal valor documental que en 1999 la UNESCO incluyó parte de su acervo en la lista de “Memoria del mundo”, por su enorme valor cultural. El museo Fryderykv Chopin de Varsovia fue reinaugurado el 1° de marzo de 2010, coincidiendo con el 200 aniversario de su nacimiento. 

Sala de exposición.

El museo 

Es considerado uno de los museos más modernos de Polonia por el uso de tecnología multimedia e interactividad. Las instalaciones se componen de cinco plantas y 15 salas de exposición que albergan una colección de más de 7.500 objetos, siendo los más valiosos los manuscritos musicales de Chopin, sus cartas, moldes de sus manos y su máscara mortuoria. Además se conservan los libros de su padre, el último piano del compositor, un reloj de oro que usaba frecuentemente, alfileres de camisa, pañuelos bordados por su pareja George Sand, un mechón de su pelo, y flores secas de su lecho de muerte. 

Si bien el museo se organizó en un edificio no concebido para cumplir esa función, la refuncionalización de los espacios es impecable, y se mantuvo la estructura original del inmueble, que fue perfectamente adaptado para albergar las colecciones. Todas las salas cuentan con planos de ubicación e indicaciones del circuito museográfico, sistemas contra incendios y cámaras de seguridad.   

Los objetos se exponen en forma impecable, con cartelería en polaco e inglés, y con una excelente iluminación que permite resaltar los espacios más importantes y llamar la atención del público hacia lo que se considera relevante de la colección.

La tecnología utilizada genera un proceso de interactividad con el visitante, que puede escuchar la música de Chopin, repasar su vida en las computadoras de uso público, ver imágines en las pantallas dispuestas en todo el recorrido y acceder a fotografías digitales de los objetos de la colección. 

Fréderic Chopin nació el 1° de marzo de 1810 y murió el 17 de octubre de 1849.

La exposición permanente

Reinaugurada en 2010, se distribuye en los cuatro pisos del edificio y abarca 12 temas. En el subsuelo se presenta su aldea natal -Żelazowa Wola-, viajes juveniles, Varsovia y el salón de su padre Nicolás. En la siguiente planta, la temática abordada es la vida del pianista, el compositor y sus imitadores. En el primer piso refiere a París, su estancia en Nohant y sus mujeres; y en el segundo algunos aspectos de su personalidad, sus viajes por Europa y su muerte. 

En la Sala de Conciertos, el visitante tiene acceso a distintas grabaciones, como por ejemplo las del Concurso Internacional de Piano Fryderyk Chopin.

La gestión institucional

La gestión del museo es digna de destacar. Entre las actividades que realiza y que permiten llegar a mayor cantidad de público, lleva adelante una política de préstamos de objetos para exposiciones que favorece la difusión de su misión institucional más allá del edificio que la alberga. 

Desarrolla una política cultural destinada a atraer y sumar público local y de otras ciudades. Realiza acciones dirigidas a jardines de infantes y niños de escuelas primarias, brindando charlas sobre la vida de Chopin y proponiendo juegos que desarrollan la creatividad en música, arte y movimiento. El proyecto “El piano encantado” introduce la curiosidad de los niños hacia este instrumento y el canto; y “El pequeño Chopin” explica a través de elementos multimedia su vida, su talento precoz y las personas que lo rodearon. Por otra parte se realizan concursos, reuniones musicales en vivo, recitales de piano todos los sábados, publicaciones periódicas, etc. 

El Museo Chopin de Varsovia es valioso en todo sentido: un ícono cultural de la ciudad y un lugar imprescindible para la visita de todo extranjero que viaje al país. Por un lado recupera el patrimonio cultural tangible de uno de los polacos más ilustres de la historia, pero también difunde el patrimonio cultural intangible que representa su música, como un valor digno de ser preservado para toda la humanidad.