Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209324
Literatura y patrimonio cultural

Museo Casa de Dante Alighieri

Este martes se cumplirán 700 años del fallecimiento de Dante Alighieri –acaecido en 1321-, considerado el “padre de la lengua italiana” y autor de “La Divina Comedia”, una de las obras más importantes de la literatura universal. 

Dante Alighieri.

Su casa natal en Florencia, Italia, convertida en museo, representa un patrimonio cultural que ilustra sobre su vida y su magnífica obra literaria. 

Dante Alighieri nació en Florencia el 29 de mayo de 1265, en el seno de una  familia que gozaba de bienestar y cierto prestigio en la ciudad. Su padre fue Alighiero de Bellincione y su madre Bella degli Abati, quien murió cuando Dante tenía apenas cinco años. Se comprometió a los 12 con Gemma Donati –algo convenido por sus progenitores y muy común en esa época-, se casó a los 26, y tuvieron cuatro hijos. 

Estudió poesía, latín y provenzal, y admiraba al poeta Virgilio. Se involucró en el conflicto entre güelfos y gibelinos, y participó en la Batalla de Campaldino en el bando güelfo; facción política que luego se dividió en los ‘blancos’ –de los cuales formó parte Dante-, y los ‘negros’.

Fue boticario de profesión, aunque ejerció el trabajo con el solo fin de participar en política, asumiendo como miembro del Consejo Especial del Pueblo, del Consejo del Ciento y embajador en San Giminiano. Sería uno de los seis magistrados de más alto rango en Florencia. 

Los conflictos de la ciudad con los Estados Pontificios –que pretendían anexarla-, hicieron que sus aliados –los güelfos negros- tomaran la urbe en noviembre de 1301, la destruyeran en gran parte, y mataran a muchos ciudadanos. Dante fue condenado al exilio por dos años y se le impuso una alta multa que no pudo pagar, por lo que su pena fue ampliada a cumplir un exilio perpetuo.     

Museo casa de Dante en Florencia

El exilio

Estuvo primero en Verona, luego en Sarzana y en Lucca. También se comenta que habría vivido en París y Oxford, aunque no está probado fehacientemente. En 1310 Enrique VII, conde de Luxemburgo y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, invadió la península itálica y dos años más tarde tomó Florencia. Sin embargo, el posible regreso de Dante se vio impedido ante la inesperada muerte del monarca. Volvió entonces a Verona, donde vivió seguro y con cierta comodidad.

En 1315 Florencia concedió amnistía a los exiliados, pero los obligaron a cumplir requisitos inadmisibles, tales como asistir a una ceremonia religiosa y a un consejo público donde serían reconocidos como delincuentes. Dante se negó a sufrir esta condición humillante y declinó la posibilidad de retornar a su ciudad natal. 

Fue invitado por el príncipe de Rávena, Guido Novello da Polenta en 1318. Allí terminó su obra ‘La Divina Comedia’ y murió el 14 de septiembre de 1321, a los 56 años. Fue sepultado en la iglesia San Pier Maggiore. En 1829 se construyó una tumba para trasladar sus restos a la Basílica de la Santa Cruz de Florencia, pero el hecho no se produjo y el cuerpo de Dante permanece en Rávena. 

Sala dedicada a la Divina Comedia

El legado 

Es considerado como “el padre de la lengua italiana” por su producción poética, filosófica, literaria y tratados políticos. Entre las más notorias pueden mencionarse “Rimas”, “Convivio” y el “Quaestio de aqua et terra”‘, “De Monarchia” y “De vulgari eloquentia”. Sin embargo, su obra cumbre, que lo ha la inmortalizado, es sin dudas “La Divina Comedia”. Esta se divide en tres partes: Infierno, Purgatorio y Cielo. El primer cántico tiene 34 canciones, el segundo y tercero 33, totalizando 100 canciones. 

El Infierno, representado como un cono invertido cuya base está en el hemisferio de las tierras sumergidas y el cono en el centro de la tierra, se divide en 10 áreas: un Antinferno y nueve círculos –algunos a su vez divididos en grupos- donde las almas son castigadas de acuerdo con la gravedad de los pecados que cometieran durante su vida terrenal.

Dormitorio

El Purgatorio es el segundo estadio del más allá, representado como una montaña surgida de las tierras sumergidas. Se divide en tres partes: el Antipurgatorio, el Purgatorio –compuesto de 7 cornisas-, y finalmente el Paraíso Terrenal.

El Cielo es el último reino, compuesto por diez cielos que corresponden a disciplinas específicas:  el Cielo de la Luna –Gramática-, de Mercurio –Dialéctica-, de Venus –Retórica-, del Sol –Aritmética-, de Marte –Música-, de Júpiter –Geometría- y Saturno –Astrología-. Luego vienen los cielos de las Estrellas Fijas –metafísica-, el Cielo Cristalino –ética- y el Cielo del Imperio-teología-.

Dante relata que realizó su recorrido por el inframundo durante el equinoccio de primavera, entre el 7 y el 14 abril de 1300. La “Divina Comedia” cuenta la historia del viaje que un hombre realiza para salvar su alma,  y constituye una de las obras cumbres de la literatura mundial de toda la historia. En este trabajo idealiza la figura de Beatriz Portinari, de quién se dice que estuvo enamorado. 

Sala exposición 2

La recuperación de la casa natal

A su muerte, su hermano vendió una parte de la casa, dejando un sector para sus hijos. Los nuevos y sucesivos propietarios modificaron durante siglos las instalaciones originales, agregando nuevos espacios para adaptarlos a distintas necesidades que iban surgiendo. 

Al cumplirse el sexto centenario del nacimiento de Dante, en 1865, el municipio de Florencia decidió comprar la casa familiar, que se ubica en el Popolo di San Martino al Vesovo, frente a la Torre Chesnut, tras arduos trabajos de investigación que determinaron su autenticidad. 

Pasaron muchos años entre la compra y recuperación del edificio. Los trabajos de restauración se iniciaron en 1911 a cargo del arquitecto Castellucci, y consistieron también en la demolición de las casas de las esquinas para crear una pequeña plaza. 

Sala exposición 1

El Museo Casa de Dante

Está ubicado en pleno centro de Florencia, a 350 metros de la Piazza del Duomo y a 500 del Ponte Vecchio. Se compone de un pequeño hall de acceso donde se ubica la recepción, y tres plantas, a las que se puede acceder por escaleras y ascensores.

La primera planta cuenta con cinco salas pequeñas. Se presenta la vida del escritor en algunos de sus aspectos trascendentes y con líneas cronológicas, y el contexto histórico que vivió. Se destaca una holografía que muestra su rostro que gira en todas direcciones. El visitante accede a una  pantalla táctil en la cual puede recabar mayor información sobre la familia, su actuación política y diversas anécdotas sobre su vida. 

También se ilustra sobre la batalla de Campaldino, en la que participara en el bando de los güelfos, las artes florentinas de su época, distintos aspectos de la vida cotidiana medieval en Florencia, y su propia vida en el exilio que tanto agobio le produjera. Aquí pueden verse reproducciones de libros antiguos y un manuscrito de la “Divina Comedia” del siglo XIV.

En la segunda planta hay tres salas con información sobre la formación literaria y filosófica y el impacto que el poeta tuvo en la lengua italiana. Se reproduce su dormitorio, con una cama y escritorio de época. Se destaca la sala 7, donde se proyecta un videomapeo de la comedia, con imágenes del infierno, purgatorio y paraíso, mientras se escuchan versos seleccionados que logran un clima que produce sensaciones impactantes.

En el tercer piso hay dos salas. Aquí puede verse un fresco de la Madonna della Misericordia de Bigallo, que reproduce la Florencia de Dante, y pantallas que virtualmente muestran la evolución de la ciudad durante los siglos. Todas las muestras se exhiben con muy buena estética, con excelente iluminación, información general correcta –en italiano e inglés-, y pantallas táctiles que permiten acceder a mayores datos a quienes quieran ahondar.

La figura de Dante Alighieri trasciende sin dudas este pequeño museo, pero es un hecho auspicioso que se pudieran rescatar algunos sectores de lo que fuera su vivienda familiar, y se ilustren su vida y obra enmarcadas en el contexto histórico de una ciudad y una época. El museo-casa de la mayor figura literaria italiana combina un patrimonio tangible sustentado en la intangibilidad de la “Divina Comedia”, una de las obras literarias más importantes de todos los tiempos.

Notas Relacionadas