Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210546

“El uso de la tecnología Flex es ilegal y un problema grave a resolver”

El secretario técnico de la Mesa Algodonera Nacional, Jorge García, agregó que el uso de la semilla “atenta contra la producción de algodón y quita posibilidades de desarrollo”.

SÁENZ PEÑA (Agencia) – La aprobación de variedades de soja Enlist, resistentes a 2.4 D, abona el reclamo de los productores algodoneros por la aprobación del uso de la tecnología Flex, que está siendo utilizada “sin autorización” desde hace varias campañas “y es un problema muy grave a resolver”.

"En esta campaña se registraron muchos camiones rechazados", aseguró el secretario técnico de la Mesa Algodonera. Ese descarte, también es una preocupación, porque varios de esos transportes se rechazan al estar contaminados.

El secretario técnico de la Mesa Algodonera Nacional, ingeniero Jorge García, en charla con NORTE, comentó que “no es fácil resolver el problema del uso de una tecnología que no está aprobada para el algodón en el país”. La preocupación de los algodoneros chaqueños generó reuniones entre las asociaciones, el Inase y los organismos del Estado, pero hasta el momento el uso del evento biotecnológico Flex, sembrado en Brasil, sigue siendo “ilegal”.

“Estamos tratando de delinear alguna salida, teniendo ya la problemática instalada en toda la zona”, indicó García, mientras la soja avanza con la aprobación de variedades que permitirán el uso de hormonales cuya deriva provoca daños al algodón. “Hoy es ilegal el uso de Flex, pero entendemos el planteo del productor”, resumió.

"El uso de semilla no fiscalizada es ilegal, y atenta contra la producción integral de algodón y quita posibilidades de desarrollo del cultivo", dice enfáticamente Jorge García, integrante de la Mesa Algodonera Nacional.

El profesional, que fue funcionario provincial, entiende que “incluso el productor que quiere hacer las cosas bien comprando el cien por ciento de semilla fiscalizada, sembrando en un lote aislado, en algún punto de la cadena, se encuentra con la contaminación”. “Ese algodonero que quiere jugar dentro de lo habilitado, cuando llega al deslintado para poder hacer uso propio, muchas veces se encuentra que esa semilla está contaminada con un evento que no está autorizado”, ejemplificó Jorge García.

ENCONTRAR UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA

“El problema es mucho más grave de lo que era hace cuatro o cinco años atrás”, aseguran desde la secretaría técnica de la Mesa Algodonera Nacional. En este contexto, desde el Estado se lo está viendo como una dificultad ya instalada “a la que, de alguna manera, hay que encontrarle una solución”.

La resolución de la problemática “no es fácil”, porque están en juego factores legales, de propiedad intelectual y la definición de quién es el dueño de esos eventos. “No es sencillo liberar el uso de la tecnología Flex porque no es posible que el Estado, de un día para el otro, diga que se libera su uso en el país, pero se está buscando una salida viable y que conforme a todas las partes”, indicó García.

CONTROLES DEL INASE

Si bien la tecnología genética usada en Brasil está presente “ilegalmente” desde hace varias campañas en los campos algodoneros de Argentina, aseguran que desde el Inase “no se hace la vista gorda”. El programa implementado por el instituto que autoriza el uso de simientes, es el de “semilla segura” que prevé el control en las deslintadoras.

“En esta campaña se registraron muchos camiones rechazados”, aseguró el secretario técnico de la Mesa Algodonera. Ese descarte, también es una preocupación, porque varios de esos transportes que se rechazan al estar contaminados, “terminan deslintándose ilegalmente en pequeñas plantitas flameadoras no habilitadas”. “Es muy complejo el tema, porque hay toda una secuencia de situaciones en la cadena y somos conscientes de todo lo que ocurre, por eso estamos buscando una solución, pero no podemos decirle al productor que mañana tendrá el desenlace que espera”, reflejó el ingeniero Jorge García.

AVANCE DE LA TECNOLOGÍA LEGAL

La complejidad existente para habilitar el uso de la tecnología Flex, tiene en los campos la utilización sin permiso del evento, aunque entienden los especialistas algodoneros que con el ingreso al mercado de la nueva genética aportada por el Inta, “el área ocupada por el evento ilegal irá disminuyendo”.

“El trabajo que está haciendo el Inase es efectivo y la disponibilidad de las nuevas variedades del Inta muestran resultados excelente de rendimientos en bruto y en fibra, superiores a la respuesta de las ilegales, lo que detiene el avance de la semilla introducida sin aval”, analizó García. El profesional, siempre ligado al algodón, considera que “la Flex, con la legalidad de la nueva genética nacional, no sigue creciendo en superficie, pero se mantiene en un porcentaje que es elevado”.

“También es cierto que en estos últimos años, hubo más uso de semillas certificadas, cuando hace diez años atrás no se llegaba al diez por ciento y hoy se supera el treinta y cinco por ciento del área, es decir que poco a poco se fue avanzando, pero no desconocemos que el uso del evento Flex es un tema a resolver”, señaló finalmente Jorge García, secretario técnico de la Mesa Algodonera Nacional.

Notas Relacionadas