Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210528

Motociclistas no quieren eléctricas

Aunque la electricidad se va abriendo paso aceleradamente en el mundo motor hay un nicho del mercado que todos sabían se iba a resistir ferozmente a la electrificación, el de los motociclistas.

Pese a todo, muchas marcas se interesan en electrificar sus motos pero la cosa hasta hoy parece restringida a scooters urbanos y muy poco más. Hay modelos considerados de alta gama con rendimientos alucinantes pero -paradójicamente- el usuario que demanda más potencia su moto no concibe a esta sin el poderoso sonido de los escapes.

Un estudio realizado por la a Federación Europea de Asociaciones Motociclistas (FEMA) demuestra que el 90% de los conductores no tiene intenciones de pasarse a motos de propulsión eléctrica pese a las prohibiciones previstas para 2035.

Para llevar a cabo este estudio, el FEMA realizó una encuesta en línea en los meses de julio y agosto de 2021 sobre las emisiones de motocicletas, las posibles prohibiciones y los cambios energéticos que ya se anticiparon. La encuesta, disponible en 12 idiomas, fue completada por un total de 23.768 personas, de las cuales 1.188 fueron mujeres y 22.580 fueron hombres.

Para los scooters la electricidad significa una nueva vida pero en entornos que se limitan a los desplazamientos urbanos.

El estudio comenzaba con una pregunta tan simple como: "¿Qué opina de una posible prohibición de la venta de motocicletas nuevas con motor naftero?" reflejando que el 92,91 por ciento de los encuestados rechazarían la prohibición.

La asociación indicó que si se desglosase por países dentro de la Unión Europea, no bajaría del 80% el promedio en todos  ellos.

La vieja escuela de las motos tragadoras de nafta y contaminantes se resiste a desaparecer. Los motociclistas prefieren bajar antes que subir a una eléctrica.

Bajarse antes que una eléctrica

De los encuestados, más del 44% consideraría bajarse de la moto si se produjera tal prohibición. Este podría ser un problema aún mayor cuando decidan prohibir la entrada a la ciudad de vehículos impulsados por combustibles fósiles, porque en ese caso más del 76% de los encuestados cambiaría el medio de transporte en lugar de comprar una motocicleta sin emisiones (eléctrica / pila de combustible). También el estudio reveló otro dato curioso como el rechazo a pagar más por una moto eléctrica que por una convencional con una mayoría del 88,75%.

Aunque muchas marcas “gourmet” ensayan poderosas supermotos eléctricas una encuesta en Europa reveló que no tienen las preferencias de los consumidores.

Otra de las conclusiones preocupantes que ha reflejado el estudio, es que el 53,38% de los participantes afirmó que dejaría de circular en moto si se prohibiera la venta de nuevas motos de combustión, en lugar de pasarse a una de cero emisiones. De hecho, tan sólo el 38,96 % de los encuestados compraría una de cero emisiones cuando no hubiese motocicletas "normales" (tanto nuevas como usadas), y solo el 7,67% la compraría cuando todavía haya motos nafteras disponibles.