Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210326
EL JOVEN FUE ASESINADO CUANDO FUE A COMPRAR GALLETITAS

Declararon culpables a los acusados de matar a Damián Gracioli

Anoche en un juicio por jurados, fueron hallados culpables del asesinato del joven de 21 años Lucas Esquivel y Alfredo Martín Pineda.

El 29 de agosto de 2020, mientras Damián Gracioli de 21 años estaba con su familia en la casa del abuelo convaleciente, en el barrio Don Andrés y cuando regresaba con su tía de un kiosco 24 horas, ambos fueron insultados. En esa discusión Lucas Esquivel le pegó un botellazo en la cabeza, cayendo al piso y el cómplice, Alfredo Pineda, lo apuñaló debajo de la costilla izquierda, provocándole una lesión mortal en el corazón. 

Vanesa Fonteina, fiscal del juicio por jurados y Roberto Villalva lograron demostrar la autoría de ambos.

Ayer concluyó el juicio por jurados en el Centro de Estudios Judiciales que tuvo a Dolly Fernández como jueza y los fiscales especiales Vanesa Fonteina y Roberto Villalva. Mónica Sánchez fue la abogada querellante. Pablo Pascuzzi, Nicolás Yagueddu, defensores de Pineda y Juan Fernando Díaz, representó a Esquivel. 

El jurado compuesto por doce ciudadanos en su veredicto declaró culpables a Esquivel y a Pineda por el delito de homicidio en grado de coautor (artículos 79 y 45 del Código Penal), por el asesinato de Gracioli, ocurrido el 29 de agosto de 2020. La pena prevista en dicho delito tiene una mínima de 8 años y máxima de 25, la que tendrá que resolver la jueza Fernández una vez que se realice la audiencia de cesura, donde las partes darán a conocer los cómputos que crean corresponder. 

EL CASO  

Eran las 4 de la madrugada del 29 de agosto del año pasado y la familia estaba reunida en la casa de un abuelo al que le quedaban pocas horas de vida. Todos sus afectos estaban despidiéndolo. 

Damián Gracioli y su tía Graciela decidieron ir a un kiosco a las 4 de la madrugada que quedaba cerca de donde estaban. Fueron a comprar galletitas y una gaseosa, y se toparon con los asesinos. Fueron interceptados en calle Haití y Lisandro de la Torre, donde “las hermanas Sánchez”, apodadas “Churrengas” comenzaron con insultos. El joven les respondió que vayan a dormir y otras palabras, hasta que en escena aparecen Esquivel y Pìneda, los que no tardaron en atacarlo.

En grupo estaban bebiendo y con una de las botellas, Esquivel lo agredió a Gracioli con un certero golpe en la cabeza, lo que hizo que el joven perdiera el equilibrio y aturdido se desplomó. Lejos de cesar con la agresión, Pineda extrajo un cuchillo de grandes dimensiones y una sola puñalada bastó debajo de la tetilla izquierda para cometer el asesinato. La herida fue directa al corazón y si bien fue trasladado para atención médica, Gracioli había muerto en el acto. Los individuos fueron encontrados culpables intentaron acusarse mutuamente, pero el jurado los consideró responsables a los dos.