Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210317

La baja percepción de riesgos en el tránsito

En la reciente visita que realizó a la provincia el director nacional del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, confirmó que el Chaco tiene el peor índice de muertes de motociclistas ocurridas en siniestros viales. Dijo además que 90 por ciento de los conductores que perdieron la vida en esos siniestros no llevaban puesto el casco reglamentario en el momento de la colisión, y relacionó ese grave problema con la baja percepción del riesgo que, al parecer, está presente en la mayoría de los casos.

En reiteradas oportunidades, en esta misma columna, se abordó el complejo problema de los conductores de motos que se desplazan, muchas veces a altas velocidades, sin llevar puesto el casco. Vale recordar que la Ley nacional de Tránsito, así como las normas de jurisdicciones provinciales y municipales, obligan a los conductores de motovehículos a utilizar ese elemento de seguridad cuando circulan por la vía pública.

“Es más fácil encontrar un motociclista con barbijo que con casco. Se nota que el umbral de percepción del riesgo es tan bajo que piensan que no es necesario usar casco. Entonces, de ocurrir un siniestro, lo asocian con el azar o la fe, o sea, el decir ‘qué mala suerte’ o ‘Dios así lo quiso’, pero la respuesta es la prevención permanente. No esperar a que pase”, dijo el director nacional del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, Pablo Rojas, en un diálogo que mantuvo con NORTE dejando claras definiciones sobre una temática que tiene muchas aristas y que obliga a utilizar nuevas estrategias para generar conciencia en la población sobre los riesgos a los que se exponen los conductores de estos vehículos de dos ruedas cuando salen a la calle.

El NEA es la región del país con más motovehículos en las calles. Eso se explica, en parte, por los bajos ingresos promedios de la población, es decir, porque es más barato acceder a una moto que a un auto.

En los últimos años, en conglomerados urbanos como el Gran Resistencia y algunas ciudades del interior provincial, el uso de motovehículos como principal medio de transporte tuvo un crecimiento exponencial y de ahí que también la participación de estos rodados en siniestros viales sea significativa.

Pero lo que más preocupa es que en muchos casos podrían haberse evitado víctimas fatales si se cumplía con el uso correcto del casco. Debe recordarse que este elemento de seguridad actúa protegiendo la cabeza del motociclista, dispersando la energía que se produce por el golpe de la colisión y, a la vez, absorbiendo el impacto.

Las estadísticas confirman que, sin el empleo de ese elemento de protección, el traumatismo que sufre el conductor de la moto casi siempre es más grave. Este dato es clave, especialmente en una provincia como el Chaco, donde -como informaron las autoridades del Observatorio Nacional de Seguridad Vial- 90 por ciento de las víctimas fatales que iban a bordo de motos no llevaba puesto el casco en el momento del siniestro.

Otro factor a tener en cuenta es el exceso de velocidad. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) explica que tanto la velocidad excesiva (conducir por encima del límite de velocidad establecido) como la velocidad inapropiada (conducir demasiado rápido de acuerdo con las condiciones de la vía, pero dentro de los límites) están consideradas casi de forma unánime como los mayores factores de riesgo de los siniestros viales.

Si se observa lo que a diario ocurre en las calles, se puede comprobar que el desplazamiento de motos a velocidades excesivas es muy frecuente en la ciudad de Resistencia. Y se sabe que la alta velocidad multiplica el riesgo de sufrir un siniestro vial y aumenta en forma notable la posibilidad de generar lesiones graves en las personas que se ven involucradas. Dicho de otro modo, la velocidad es un factor de riesgo que está presente en la mayoría de los accidentes donde se registran muertes.

En ese sentido, la OPS advierte que la velocidad puede jugar una mala pasada al conductor, ya que en su percepción como factor de riesgo influyen muchas circunstancias, como las características del vehículo, la hora del día, las condiciones climáticas o el estado de la vía por la que se circula. Es necesario generar conciencia en los motociclistas sobre la importancia que tiene el respeto a todas las normas de tránsito y sobre los graves riesgos que implican circular sin casco y a velocidades excesivas.