Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210247
Luciano Olivares, subsecretario de Desarrollo Forestal

“La realidad y la estadística dicen que el Chaco redujo sus desmontes”

SÁENZ PEÑA (Agencia) -El subsecretario de Desarrollo Forestal Luciano Olivares aseguró ayer que en época de pandemia “pusimos todos los esfuerzos para no interrumpir los controles, y gracias al trabajo de la Dirección de Bosques en el año 2020, la deforestación descendió a niveles históricos alcanzando las 12.769 hectáreas”.

“Hemos reducido los desmontes en el Chaco. Es injusto que algunos apelen a un discurso sin fundamentos para intentar ganar terreno político, pero es vano porque la sociedad puede chequear los datos oficiales, que son públicos”, dijo el subsecretario de Desarrollo Forestal, Luciano Olivares.

“No negamos los desmontes ni los escondemos, al contrario, los asumimos y trabajamos con responsabilidad para evitar y detenerlos, por eso creamos un centro de monitoreo de esta información en la web que se publica semestral y anualmente”, dijo el funcionario provincial.

LOS NÚMEROS HABLAN

Olivares expuso que “en el periodo 1997-2007 -época de gestión del gobierno radical- se perdieron un total de 559.024 hectáreas de bosques nativos (50.820 ha promedio por año)”.

Dijo que en los años 2016-2021 se registró una reducción a 24.705 ha promedio por año (48% menos que 1997-2007). A partir del año 2018 al 2021 comenzó una tendencia de reducción aún más significativa (16.819 hectáreas por año).

Finalmente, en el año 2020, la provincia del Chaco ocupó el 5to lugar en el índice de desmonte, detrás de Santiago del Estero (32.776), Jujuy (30.071), Salta (20.962) y Formosa (17.779).

“Los números hablan, todos estos datos, son de acceso público y están publicados en las páginas oficiales del gobierno del Chaco, por lo que nos extraña que algunos referentes políticos apelen a un discurso sacado de la realidad para intentar posicionarse”, dijo Olivares.

REGULAR ES MEJOR QUE PROHIBIR

Existen diferentes opiniones al respecto de los desmontes. Algunos pretenden que prohibiendo la actividad se van a terminar los desmontes, y esto es incorrecto. El Chaco es muestra que esto no da resultados.

En el 2005, -por operaciones de grupos de presión social al entonces gobernador Roy Nikisch suspendieron los permisos de desmontes hasta que se realice el Ordenamiento Territorial, situación que se mantuvo hasta el año 2010.

El resultado de esa medida: la pedida de 226.031 hectáreas de bosques nativos (37.671 ha/año). A partir del año 2010, la cifra anual se redujo a más de la mitad, gracias al sistema de regulación de los permisos de Cambio de Uso de Suelo que consiste en la presentación de planes, con estudio de suelos e inventario forestal, la evaluación de impacto ambiental y audiencias públicas previas. Esto demuestra que la regulación es más eficiente que la prohibición o suspensión.

Solo una persona que no conoce el funcionamiento del Estado puede pensar lo contrario. Es más, conveniente saber dónde se ubican y distribuyen los suelos con capacidad y aptitud agrícola, identificando al titular y al productor que aprovecha la madera, determinando por geoposicionamiento satelital (GPS) la fracción de bosques que obligatoriamente deberá dejar en pie a modo de clausura (10%/50% del predio), controlar que se utilice la madera por la industria y percibir la tarifa de corresponsabilidad gremial para sostener y asegurar la seguridad social de los trabajadores.

Al prohibir o suspender solo se le priva al estado de su posibilidad de regular. El desmonte al ser ilegal, en muchos casos se procede a desmontar en suelos sin aptitud agrícola provocando un daño irreversible. No se aprovecha la madera, y se la comercializa ilegalmente, o en el peor de los casos se las quema, privando a muchos aserraderos y empresas de generar empleo, no aportando al sistema de corresponsabilidad gremial.

“Pedimos responsabilidad a la hora de comunicar”

SÁENZ PEÑA (Agencia) -Las 559.024 hectáreas de bosques que se perdieron en el 1997 al 2007 no son más importantes que las que se perdieron estos últimos años, dice Olivares. Una sola hectárea de bosques perdida “para nosotros es un problema que nos preocupa y nos ocupamos en detenerlos y aplicar sanciones a sus responsables”, indicó.

Lo que pedimos es responsabilidad a la hora de comunicar y que no se genere un escenario de confusión solo por estar en víspera de una elección. Añadió que “es preferible que trabajemos juntos en generar proyectos legislativos, o iniciativas para que desde el Poder Ejecutivo se cuenten con mejores herramientas para detener los desmontes ilegales y promocionar dentro del sector privado la sustentabilidad en el uso de los bosques nativos”.

Finalmente dijo que “no estamos de acuerdo con esta forma de comunicar. Se utilizan datos, y se los tergiversa, para desinformar a la sociedad. No se menciona la información histórica ni tampoco los resultados obtenidos estos últimos años, pese a que estos datos son públicos y está al alcance de cualquier persona”.