Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210105

Los accesorios que los hombres deberían tener

Encontrar el equilibrio entre el exceso y la carencia de complementos masculinos es la clave. Te contamos sobre aquellos que no deben faltar en tu armario, y que debés saber combinar.

La corbata quizá sea el accesorio masculino más habitual y criticado de la historia. Con sus más de 100 años de vida, es símbolo de poder y de rechazo, aunque jamás despareció como broche de oro de la formalidad.

¿Estás cansado de olvidarte de tu celular, billetera, llaves, gafas de sol? En estos tiempos que corren en los que hace falta salir de casa con varios cargadores, dos computadoras y hasta un generador de energía, es el momento oportuno para que adquieras un bolso. Si sos poco innovador, siempre podrás optar por uno con aspecto clásico.

Un llavero, puede decir mucho de vos. Por ejemplo, ese que llevás dice que comprás en un local popular. O ese otro, que un amigo estuvo en esa playa exclusiva y que desde entonces no te preocupaste por cambiarlo. Con un llavero sobrio siempre darás en la tecla.

El modo de vestir de Mike Ross y Harvey Specter en Suits llegó a tu armario, así que necesitás de manera urgente unos gemelos. Son inversamente proporcionales en tamaño a su importancia en un traje. El rey Luis XIV los coleccionaba ostentosamente, vos al menos tenés que tener un par. Como decía Sinatra: “unos gemelos siempre quedan bien”.

Un hombre de estos tiempos jamás debe salir de casa sin estudiar concienzudamente qué lleva en los bolsillos. Puede fumar o no fumar, o sólo fumar esporádicamente cuando sale de fiesta. Pero no puede salir de casa sin un encendedor. El encendedor ‘mechero’, que no es cualquiera, es la llave que te abrirá las puertas de las conversaciones y quién sabe si alguna otra más.

Las gafas de sol, son junto al reloj, las estrellas de los accesorios. Imprescindibles para completar tu look en un día soleado; además te protegen. El general MacArthur dijo su famosa frase “me voy pero volveré”, bajo unas de tipo aviador. Cada marca tiene su historia sentimental, erótica, política, cultural y cinematográfica.

Las ballenas, parecen un complemento sin importancia, pero la tiene, y mucha. Su propósito es evitar que luzcas el cuello de tu camisa caído hacia abajo dando la sensación de look descuidado. Acordate de quitarlas cuando vayas a lavar tu camisa.

El alfiler de corbata es decorativo y práctico. Es importante que sea discreto. Si elegís algún alfiler con adornos, que no sean de gran tamaño. Menos es más.

La lapicera, bolígrafo, tan necesaria siempre. Nunca sabés cuándo vas a necesitar estampar tu firma en algún documento o apuntar algún dato relevante. Todas las buenas historias nacieron sobre servilletas en un bar, entre surcos de café y grasa. Así nació el guión de ‘Algunos hombres buenos’ de Aaron Sorkin. Y pensarás, ¿para qué necesito un bolígrafo en pleno año 2019 si ya tengo celular y tablet? El motivo es el 5% de batería que te queda.

Otro eslabón de buen gusto, es el reloj. No tiene que ser llamativo, basta con que sea un reflejo de tu personalidad, es decir, elegante. Procurá que no sea de arena, porque con ese todos llegamos tarde.

Y el que faltaba, el celular. Lo necesitás como una pizza al queso. En él llevás todo, es lo que tiene la hiperconectividad. El smartphone se convirtió en tu vida por completo.

Un tema con el anillo; al igual que con la hebilla del cinturón o las gafas de sol, no debe ser demasiado grande; no sos el rey Melchor ni formás parte del casting de ‘El lobo de Wall Street’. Optá por uno sencillo, de líneas puras; y las piedras dejalas a los geólogos.

El tarjetero es un complemento imprescindible para mantener tus tarjetas de presentación o de visita impolutas. De ellas pueden depender algunos negocios, recordá la obsesión de Patrick Bateman en American Psycho, y quién sabe si algunas conquistas.

El pañuelo de bolsillo, casi en peligro de extinción, es menos higiénico que uno desechable, pero una cosa es indudable, ese trozo de tela puede ser tu mejor y más fiel auxiliar.

La joyería es un complemento tradicionalmente femenino pero ahora es una tendencia emergente entre los hombres. Su uso se extendió notablemente en los últimos años, especialmente en el caso de las cadenas. Si tu reloj te pide compañía, dásela.

Los tirantes tuvieron su esplendor en los años 20, cuando más que estéticos eran necesarios como accesorio de sujeción de los pantalones de tiro alto. Ahora que ya no son necesarios, surgen como una posibilidad estética transgresora, a la par que elegante. Ponete unos tirantes, servite un whisky doble y ponete a leer un periódico.

Existe una regla no escrita que establece que la hebilla de tu cinturón nunca puede ser más grande que la palma de tu mano, especialmente si es brillante. Es el complemento más versátil. Así que en tu armario deberás tener por lo menos un cinturón negro y otro de tonos marrones.

El sombrero, el súmmum de la galantería, un básico clásico inmortal. Sólo necesitás conocer dos reglas para llevarlo, respetar tus proporciones, tu talla. Y por supuesto, quitártelo en espacios cerrados o mientras comés. También, conviene hacerlo mientras te presentás, un homenaje al dandi de toda la vida. Por lo demás, dejate llevar.