Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210034

Vehículos reales de Mad Max a remate

Mad Max: Fury Road es la cuarta película de la zaga australiana "Mad Max" que comenzó en 1979 y catapultó a la fama al actor Mel Gibson.

Estrenada el 14 de mayo de 2015, la película ambientada en un futuro pos apocalíptico fue nominada a diez Premios Óscar en 2016, siendo la primera película de Mad Max que es nominada a estos premios, y fue la más premiada de ese año con seis estatuillas. 

La serie Mad Max se caracterizó por sus espectaculares vehículos y escenas de persecución para lo cual hubo que construirlos de verdad. Fueron casi 150 unidades los que el director George Miller y el diseñador de producción Colin Gibson encontraron en depósitos de chatarra de Australia

Gibson dijo en el estreno "Aquí no hay Gráficos Generados por computadoras (CG), no hubo una salida fácil para que los vehículos luzcan como queríamos".

Gibson supervisó la construcción a mano de los más de 150 coches que se necesitaron para rodar la cinta con un presupuesto de 150 millones de dólares. No se ahorró en motores  (casi todos V8) compresores volumétricos y cantidades de neumáticos de las medidas más raras, algunos de los cuales tuvieron que importarse.

La subasta

La casa de subasta Lloyds anunció que venderá al mejor postor varias de las unidades construidas para la película, todas funcionales. No hubo mucha información sobre la procedencia pero la prestigiosa firma asegura que son los vehículos construidos para el filme y no copias.

Su origen lo establece en "hallazgo de granero" algo que aquí diríamos que encontramos en un gallinero. Todo indica que alguien en Australia tuvo el buen criterio de guardar estos símbolos post apocalípticos para venderlos más adelante. Aquí algunos de los vehículos que los fanáticos de la película reconocerán.

Gigahorse 

Un par de Cadillac Coupe de Villes de 1959 que fueron cortados en dos, ensanchados y montados uno al otro, inclinados en un ángulo desenfrenado con enormes ruedas traseras dobles y propulsados por motores V8 gemelos conectados a una caja de cambios hecha a mano. Es el buque insignia de la Armada de la Ciudadela y está armado con un arpón de ballenero y  lanzallamas.

The War Rig  

El vehículo central de la película fue construido sobre la base de un Tatra T415, vehículo militar. Este mutante entre semirremolque y hot rod es un leviatán de dieciocho ruedas, tracción 6 ruedas y doble V8 que en la película cumplía el rol de logística de la colonia. Una docena de "War Boys" de élite viajan encima y un convoy de automóviles y motocicletas lo acompañan a través del desierto.

The Doof Wagon 

Un camión para oír bien lejos el batir del tambor de guerra que ejecutan bateristas amplificados por enormes parlantes construidos con conductos de aire acondicionado. Se trata de un reutilizado Porta-misiles 8 x 8 MAN. Es el bafle total para la banda sonora del fin de la civilización. Lloyds no informó si se incluye el enorme amplificador construido artesanalmente para mover tantos parlantes.

Razor Cola 

Se trata de un australianísimo Falcon X3 Coupé de 1973. El chassis fue levantado con ruedas de gran tamaño, tiene un compresor volumétrico doble aspiración para alimentar al V8 a coronado por una calavera. Su motor está alimentado por dos compresores volumétricos en serie que se creen son falsos.

 Elvis 

Son varios los coches escoltas del War Rig. Este tiene un par de motores GMC 6 cilindros colgados de un extremo a otro en los largueros extendidos del chasis de esta Cupé de 3 ventanas que semejan un V12. Con inyección de óxido nitroso lleva un solo artillero que mantiene la relación potencia/peso muy por debajo, Elvis se gana su lugar como el escolta de alta velocidad del convoy War Rig.

Caltrop 

Otro escolta, en este caso transporte de tropas. Se trata de un Cadillac Eldorado con volante a la izquierda y tablero de Ford F-100 a la derecha. El vehículo está levantado exageradamente y está pintado con brea negra. La primera versión de este vehículo tenía una ametralladora adjunta, pero en la película, el automóvil tiene un lanzallamas.

Ratroad  

La moda de los coches rat implica autos que funcionan muy bien, con mecánicas poderosas pero un aspecto de abandono y descuido con la pintura descascarada y muy oxidada. El "ratrod" de Mad Max fue el que le dio el impulso al estilo. Se trata de un Chevrolet recortado con mucha habilidad equipado con una ametralladora. Es otro de los escoltas sacrificables de la película. Afortunadamente su destrucción fue un truco con maquetas y la unidad original sobrevivió.

Ruta 

Curiosa imagen aparecida en las redes antes del anuncio del remate. El gigantesco “War Rig” en una ruta australiana. Los fanáticos deliraron con toda clase de versiones hasta que se supo que iba a Lloyds.