Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210032

Mercedes-Benz celebra los 30 años del airbag

La marca Mercedes-Benz está ligada profundamente al lujo y la elegancia desde tiempos inmemoriales, pero también pueden hacer gala de haber estado siempre a la cabeza en materia de seguridad.

Si bien es aceptado que Volvo es la marca que siempre estuvo a la avanzada en esta materia Mercedes fue la primera en registrar en octubre de 1971 la patente número (DE 2152902 C2), del airbag que en ese momento estaba en estudio.

Hace 30 años Mercedes Benz incorporaba a sus vehículos de producción las primeras protecciones conocidas como airbags.

Pese a que esa patente fue registrada en 1971, ya desde el año 1966 había comenzado el desarrollo por parte de los ingenieros del Grupo Daimler, y el Clase S de la serie 126 fue el elegido para equipar por primera vez el revolucionario airbag de conductor que marcó un hito importante en la historia de la seguridad pasiva, más tarde ya en la primavera de 1988 también llegó el airbag del acompañante.

El Clase S fue el primero en incorporar los llamados airbags de cortinas que protegen la cabeza de golpes laterales.

Desde entonces se han ido sumando más airbags con el objetivo de proteger cada vez más a los ocupantes que viajan en el interior del vehículo, incluso ya hay un modelo creado para los techos panorámicos. 

Mercedes-Benz también celebra por esta fecha el aniversario del airbag de cortina o ventana, que fue presentado hace ya dos décadas de la mano del Clase E como un gran avance para su época. Hoy en día los autos rodean a los ocupantes con multitud de airbags preparados para actuar en el momento crucial.

Cómo funciona

El sistema de Mercedes fue rápidamente adoptado por el resto de la industria una vez que se comprobó sus bondades en caso de accidente. Hasta el día de hoy ha cambiado muy poco el principio básico de su funcionamiento, su activación está asociada a unos sensores que registran una frenada (desaceleración) más fuerte de lo habitual y activan el mecanismo del airbag. 

Desde mediados de los 60 Mercedes Benz ensayaba los primeros airbags accionados por una detonación pirotécnica.

En ese preciso instante se libera una gran cantidad de nitrógeno en el generador de gas que infla una bolsa textil con forma de almohada, esta bolsa del airbag está fabricada de tela de poliamida con un interior de goma.

Esta bolsa sale a gran velocidad y amortigua el golpe que recibiría un cuerpo humano en caso de accidente y junto con el cinturón de seguridad permiten disipar la energía cinética generada por el accidente. 

La bolsa no es hermética, permanece inflada lo suficiente para cobijar al cuerpo pero pierde el gas casi de inmediato.

Los airbags de los modelos cupé de Mercedes fueron los primeros diseñados para evitar que los cuerpos se levanten de las butacas.

Pese a lo esencial de este sistema para salvar vidas, recién llegaría a la mayoría de vehículos a mediados de los años 90 y sería a partir de 1994 cuando se convertiría en un elemento indispensable para todo conductor. Poco a poco también fueron reduciendo su tamaño. El primer airbag de acompañante ocupaba la guantera entera, inflado podía ascender hasta los 170 litros.

Gracias a que poco a poco se consiguieron airbags de menor tamaño fue posible el uso de estos en otros lugares menos accesibles. En 2001 llegó el airbag de cabeza/tórax, en el 2009 el airbag de rodilla y en el 2013 el airbag lateral de tórax/pelvis, de cinturón y de amortiguación convirtiéndose en uno de los elementos que más vidas ha salvado junto con el cinturón de seguridad de tres puntos,  que nació en 1962 de la mano de Nils Bohlin.