Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209468

Guerra al picudo y a la sequía: Avanzan los últimos trabajos de variedades

SAENZ PEÑA (Agencia). Los técnicos del INTA, no obstante a las variedades presentadas, siguen profundizando el estudio de variedades que, según ellos mismos, “son una deuda que tenemos con el sector algodonero, que son luchar contra el picudo y avanzar en variedades que soporten la sequía de esta parte del país que cada año se va profundizando”, dicen en dialogo con NORTE RURAL Mauricio Tcach y el titular de la Agencia de Extensión Fabio Wyss.

Los técnicos del INTA explicaron que se trata de líneas pre-comerciales con tres eventos (BG+RR+ con tolerancia a imidazolinonas); (Guazuncho 5 Inta BGRR-IMI, Guaraní 2 Inta BGRR-IMI y Porá 3 Inta BGRR-IMI); y línea experimental SP 283 Frego, tolerante al picudo.

“El ARNi es una técnica consistente en lograr que en la planta se genere una secuencia muy pequeña de ARN para bloquear específicamente la funcionalidad de un gen esencial en el picudo y, de esta manera, disminuir su capacidad de daño”, explicó Tcach.

ESTUDIOS EN PLANTAS TRANSGENICAS

En la estación experimental de Sáenz Peña, el INTA trabaja en el incremento de plantas transgénicas con el evento de ARNi para control del picudo del algodonero.

“El ARNi es una técnica consistente en lograr que en la planta se genere una secuencia muy pequeña de ARN para bloquear específicamente la funcionalidad de un gen esencial en el picudo y, de esta manera, disminuir su capacidad de daño”, explicó Tcach.

PLANTAS MULTIPLICADAS

En la campaña anterior, estas primeras plantas transgénicas fueron multiplicadas en invernáculo para incrementar el volumen de semilla y llevar adelante los ensayos de eficiencia del evento en la próxima temporada.

También se llevan adelante tareas de ensayo de líneas mejoradas con distintos materiales genéticos, entre ellos la tolerancia a herbicidas de la familia de las imidazolinonas y algodones con mayor resistencia a la sequía.

EL CASO DE LA VARIEDAD RESISTENTE A SEQUÍA

El INTA ya puso en marcha, en sus lotes de ensayo, variedades que presentan resistencia a sequía. Estas líneas se vieron muy promisorias y con una alta carga de algodón a pesar de las escasas precipitaciones que no alcanzan los 100 milímetros desde inicio de cultivo. También se vieron líneas que destacan por su resistencia a los herbicidas de la familia de las imidazolinonas RR y BT, estás líneas de investigación en el cultivo están en proceso de dejar de ser experimentales para sumarse al circuito comercial.

La línea experimental SP 283, tolerante al picudo, está en proceso y se esperan buenos resultados. Será en poco tiempo más una buena noticia para el algodón.

ENSAYOS EN BUEN ESTADO

También se mostraron las líneas terminadas de un algodón que tiene la característica de tener un menor desarrollo de las brácteas (sépalos) que se conocen como "brácteas frego" y que permiten tener un mejor control sobre el picudo con insecticidas a la vez que no permiten generar un lugar de albergue para estos insectos en la planta. Todas estas líneas experimentales se encuentran en buen estado general a pesar de las condiciones climáticas.

La semilla: clave en el proceso de fortalecer el textil

SAEZ PEÑA (Agencia). Uno de los principales insumos donde el productor suele dudar a la hora de analizar el cultivo a implantar, es el costo de la semilla. En este aspecto, durante los últimos años el sector algodonero asistió a una cantidad de cambios que fueron desde el uso de semillas de origen desconocido (en muchos casos de origen ilegal y con tecnologías no autorizadas) hasta la reciente aparición de tres nuevas variedades de INTA de la mano de las inversiones de Gensus; estamos hablando de genética 100% argentina como lo son las variedades Guazuncho 4 INTA BGRR, Porá 3 INTA BGRR y Guaraní INTA BGRR, tres variedades de ciclo intermedio, que surgieron para cubrir la demanda de los productores para este ciclo. Pero la gran pregunta que debemos hacernos es ¿por qué es importante usar una semilla fiscalizada en nuestros planteos productivos? La respuesta obvia seguramente pase por decir: “porque es la forma de hacer las cosas bien”.

Pero esa respuesta por sí sola no soluciona los problemas productivos y no mejora la rentabilidad de las hectáreas sembradas, dicen los especialistas. Hay mucho más en el insumo “semilla” que lo que uno supone. La semilla es el origen y el destino de toda la inversión que hace el productor. Cuando se selecciona un lote, cuando se lo prepara para la siembra, cuando se hacen los controles preventivos contra el picudo, cuando se siembra y cuando se hace el manejo “artesanal” para cuidar las plantas de ese algodón que expresarán la cantidad de bochas que maximicen el potencial productivo; todo eso se hace partiendo de una semilla en la cual ponemos todo nuestro esfuerzo, esperando que crezca y responda a cada una de las prácticas de manejo.

Sin embargo, en el cultivo de algodón y lamentablemente en la inversión en semillas no hay segundas oportunidades en una campaña. Es por eso que la selección de la mejor genética disponible, conociendo su origen y con la fiscalización correspondiente es la que nos va a dar mejores chances de éxito.

Uno puede, sin mentir, atribuirle al manejo y al clima el éxito de la producción de fibra la última campaña. Pero muchos han visto el importante incremento de semilla fiscalizada de calidad utilizada el último año y seguramente podríamos encontrar también correlación entre el aumento por hectárea de los rendimientos y la calidad de la semilla sembrada.

A este impulso se le agrega esta campaña el lanzamiento de nuevas variedades que van a potenciar el rendimiento a campo y la calidad de fibra. Los primeros ensayos nos hacen prever un incremento promedio de 3 puntos en el rinde al desmote.

Temas en esta nota

AlgodónPicudoSequíaINTA
Notas Relacionadas