Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209325

Cine y teatro Marconi

Fundado por su dueño, el doctor Mario Coterno, con proyecto, planos y construcción de Lamberto Perini, fue naugurado el 12 de mayo de 1938.

Decían las crónicas de la época: “La ciudad crece. Día a día, casi puede decirse hora por hora, la fisonomía de nuestra ciudad asume aspectos nuevos. Donde ayer un terreno marcaba su triste nota de vacío, hoy hierve la obra febril de un pequeño hormiguero humano…”.

Así comenzaba la construcción del cine Marconi, allá por 1937. “La ciudad crece y con ella la gran obra que será el templo del séptimo arte (…) ¡febril trazar de líneas sobre el papel blanco y la criatura soñada tuvo su primera existencia grafica (…) Y así, dentro de poco Resistencia podrá vanagloriarse de haber crecido en su nuevo genito, el Cine y Teatro Marconi”. Continuaba la crónica: “El edificio del cine Marconi se levanta en la calle Tucumán, frente mismo al hotel Savoy”. 

La sala contaba con capacidad para casi mil personas y los asientos eran superpullman y pullman de color marroquí, el cielorraso tenía un gigantesco ovalo para luz difusa. El frente era de aspecto monumental, de una modernísima construcción para la época, estilo Art Deco. Las paredes del hall central estaban forradas en ónix San Luis y los pisos eran modelo veneciano, colocados por Roberto Pellegrini, como las escaleras y los zócalos exteriores.

Hacia 1938, juntamente con la inauguración del cine Marconi, nacía el conjunto coral creado por Yolanda Pereno de Elizondo, maestra egresada de la propia Escuela Normal y profesora superior de piano, que recibió el nombre de División Coral Mixta de la Escuela Normal. Se iniciaba entonces una larga y brillante trayectoria que anida sus primeros recuerdos en las teclas del viejo piano que el Museo Ichoalay atesora en su sala.

El 31 de octubre de 1941 a las 18.30, con la asistencia de un nutrido público que había abonado $ 0,20 la platea, hizo su primera presentación en el entonces Teatro Marconi. Auspiciaba este primer concierto El Ateneo del Chaco, una institución cuya impronta rubrica toda una etapa en la vida cultural de la provincia. Este coro dio origen al Coro Polifónico de Resistencia. El 29 de junio de 1956 se proyectó en el Marconi por primera vez una película en “cinemascope”, el film “Helena de Troya”.

En los años ´70 en los cines SEP y Marconi se puso de moda que los alumnos de quinto año de los colegios organizaran avant premier de películas para juntar fondos para el viaje de fin de curso. Una de ellas, que guardo en la memoria porque fue organizada por mi curso, fue “Luna de Papel”, con Ryan O´Neil y su hija Tatum.

Al lado del Marconi estaba el bar Chocolatín, nacieron casi juntos, que sigue abierto hasta el día de hoy. Su propietario era don Rafael “Chocolatín” Domínguez, y quien continua es su hijo, el muy conocido “Cachuza” Domínguez. Este bar es uno de los tradicionales de Resistencia, donde reúne a la bohemia de la ciudad.

Por los años ´80 el cine se cerró definitivamente y el local fue comprado por el empresario Emilio Blanqué, quien lo reconvirtió en un gigantesco boliche bailable, “Cinema”, luego “Monarca”.

Hoy, una de las máquinas proyectoras del Marconi, una Súper Heremann, luce toda su hidalguía en la vereda del cine, como dando su magia a ese emblemático lugar de Resistencia. Ahora que lo espera un nuevo destino, qué bueno sería que se reconvirtiera en un espacio cultural, como su hermano el cine SEP (Guido Miranda).

Notas Relacionadas