Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208526
Libros recomendados

Poesías pintadas

Autor: Jorge Evaristo Monzón

La ciudad de las esculturas tiene cientos de ellas desparramadas por sus calles, plazas y veredas. El busto a Ertivio Acosta, en la vereda del Museo del Hombre Chaqueño (2000); otra escultura homenajeando al profesor Alfredo Pértile (1989); también a don Néstor Amarilla, prócer chamamecero (1988); a Yolanda Pereno de Elizondo (1989) y muchas otras, que fueron realizadas no solo por un escultor, sino por un poeta, Jorge Evaristo Monzón, o simplemente Evaristo, como firma sus obras.

En el año de la pandemia, que se inició en marzo del 2020 y aún continúa, la editorial del Instituto Cultural Latinoamericano decidió publicar su libro ‘Poesías Pintadas’, un compendio de trabajos que tienen como hilo conector a la naturaleza, las cosas simples de la vida, en un estilo sencillo, como su autor, pero a la vez conmovedor en sus versos. Se suman al libro, reproducciones de sus pinturas, otra de sus pasiones como hombre del arte. El prólogo le corresponde a la profesora María Rosa Rolón.

Jorge Evaristo Monzón, posee una amplia trayectoria local y nacional, participando en eventos tales como el Primer Encuentro de Escritores del Litoral; en la Feria del Libro de Buenos Aires (2017); en el Primer Encuentro Latinoamericano de escritores ‘Madre de Ciudades’ (Santiago del Estero, 2018); en la Antología SADE Chaco (2017), Antología Resistencia los Abraza (2019). Integra el grupo literario Poetas Unidos, junto a otros autores locales.

Sobre sus referentes artísticos señala, “en la poesía todo me inspira, solo tengo como referente en las artes plásticas al gran Pablo Picasso; aunque mis esculturas que están en las calles de nuestra ciudad, solo buscan representar a hombres y mujeres del quehacer cultural del Chaco y de otros lugares, motivo por el que las dono a nuestra ciudad”.

Y agrega: “Resistencia y nuestro interior chaqueño, Corrientes, Misiones, Formosa, son un hervidero de pasión por las diversas expresiones artísticas, con una elevada calidad que caracteriza a la región de una manera superlativa”.

-¿Te sentís valorado como artista?

Sí, me siento valorado, son generosos conmigo y con mis obras.

-¿Qué rol ocupa el arte en tu vida?

Es inherente a mí, forma parte de mi personalidad.

-¿Quién es Evaristo?

Opino que Evaristo es una persona agradecida de los dones que recibió.

El escritor asevera, “la poesía es acercamiento y aproximación. El verso es el anclaje de signos y soles que funden nudos en la noche. La exploración del que ama el eco de esa inmensidad de la existencia”.

Entrevistador: el periodista y escritor, Alberto Solís Bonastre.

TU VOZ

 
Habita la paz en tu voz
de silencios y violines,
de cumbres con tules de nubes
y cóndores flotando en el azul…
Es verso del follaje,
acunada en la turquesa brisa.
La abeja sobrevuela tus labios
donde susurran los panales
de todos los planetas
despierta el silencio
entre lapachos y claveles…
Ahí… en ese infinito.

EN EL CAMBA CUÁ
Dicen que hay noches que se escucha
serpentear en el aire
el tom tom
de los tambores
que retumba el cielo
y navega el rio Paraná…
Ropas coloridas, pies descalzos,
la improvisada murga sarandea.
Tristezas y alegrías en sus rostros,
la danza se adueña de los cuerpos,
sube de la tierra por las piernas
giran los glúteos, tiemblan las caderas,
las manos son pájaros aleteando,
al son del canto,
tom tom!
Las sonrisas se agigantan,
con dientes y ojos que iluminan,
batidos de aquí y allá los tambores
Ay! Los tambores que alegran los corazones.
hay una sustancia zul,
un perfume de camalotes y lapachos floridos.
La felicidad se eterniza, se embriaga.
Se enamora y vive…
Allí, en el Cambá Cuá.
Tom, tom, tom, tom!!

MARIPOSA
En el pináculo del celeste cielo
se repetirá la condena de amarnos.
Estarás en todos los colores de las flores
bailando con el alba y el viento.
Encenderás tus besos con los míos
como la lluvia de flores que anima la tierra.
Esperanzada y preñada de sueños.
El mundo será un libro de oro con palabras que entenderemos todos.
Yo, tal vez, un árbol y caramelos,
Tú, quizás, una mariposa en celo;
yo acaso, una copa donde poses tus labios,
tú, el vino que siempre embriague mi pecho.

Notas Relacionadas