Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208130

Pizzi dejó de ser el técnico de Racing

La dirigencia resolvió la salida del entrenador luego de la derrota en el clásico. ¿Quién asume?

Pizzi se fue de la Academia. Foto Maxi Failla - CLARIN

El hilo era muy fino y un día terminó de cortarse. Después de la derrota en el clásico de Avellaneda, Juan Antonio Pizzi dejó de ser el técnico de Racing. La dirigencia decidió su salida y Claudio Úbeda asumirá como entrenador interino este miércoles (lo acompañará Juan Fleita), cuando el plantel regrese al trabajo post martes libre. Mientras tanto, Alexander Medina, conductor de Talleres, es uno de los apuntados.

"Se acordó la con el club la desvinculación de Juan. Era lo mejor para este momento. Nunca fue económico el problema", le confirmaron al diario Olé desde el círculo íntimo del DT, cuyo contrato vencía en diciembre próximo. Este martes se espera un anuncio oficial del club.

La caída del domingo frente a Independiente fue el último empujón que recibió Pizzi hacia el lado de afuera de la Academia. Resistido ferozmente por los hinchas, sin respaldo genuino de los dirigentes, la relación con ellos llegó a un desgaste insostenible. El único que lo bancaba de manera genuina era Rubén Capria, el manager que lo eligió como sucesor de Sebastián Beccacece.

Las autoridades lo mantuvieron en el cargo mucho más tiempo del que realmente quisieron, hasta que tomaron la decisión drástica para descomprimir el profundo malestar entre los simpatizantes. Al timonazo lo resolvieron luego de una reunión de este lunes por la tarde, de la que participaron los dirigentes encargados del fútbol, Víctor Blanco (presidente) y el Mago.

Los directivos, en su mayoría, nunca estuvieron del todo convencidos del arribo de Juan Antonio, pero fue aceptado porque respetaron la elección de Capria, cuando el ex enganche desembarcó en la institución en reemplazo de Diego Milito. El mismísimo DT, en su momento, declaró públicamente que no sentía le apoyo de las autoridades. Sin ese colchón que todo entrenador necesita al menos de entrada, el camino se le hizo muy cuesta arriba. Y él hizo poco para revertir la historia...

El equipo nunca logró una identidad definida y perdió los cuatro partidos más decisivos en el 2021: cayó 5-0 por la Supercopa Argentina ante River, perdió 3-0 con Colón en la final del torneo local pasado, quedó eliminado de la Libertadores por la derrota 3-1 a manos de San Pablo (en la ida habían empatado 1-1 en el Cilindro) y, por último, llegó el golpe en el derby de la ciudad.     

Más allá de esos juegos importantes donde a Racing le faltó carácter, los otros resultados le habían regalado un guiño por actuaciones muy buenas de Gabriel Arias (en los 90 minutos o en los penales), por obra de la fortuna o por la debilidad de algunos rivales. Había conseguido dejar en el camino a Boca y Vélez (por tiros desde los 12 pasos), terminó primero en el grupo de la Copa y llegó a la instancia final de la Liga que conquistó el Sabalero. No obstante, el juego de la Academia jamás conformó. Y los jugadores, por lo bajo, hicieron saber que no se sentían cómodos con la metodología de trabajo del DT por considerar muy livianos a los entrenamientos.

LA BRONCA DE LICHA LÓPEZ POR SALIR DEL CLÁSICO

Lisandro quedó masticando bronca en el banco cuando Pizzi lo sacó. Captura de pantalla ESPN.

Encima, de arranque, nomás, Pizzi no entró en buena sintonía con Lisandro López. Primero, lo puso tres partidos en el banco sin siquiera hacerlo ingresar. "Me dijo que no me ve a la altura de mis compañeros, pero yo me siento muy bien", había revelado Licha tras ser titular ante Aldosivi y una de las figuras de la cancha. Y contra el Rojo se dio otro capítulo de los desencuentros entre ambos, cuando el entrenador lo sacó del campo en el segundo tiempo.

El capitán salió en llamas y ya en el banco, incluso, reflejó muchísima calentura. Pizzi, como para embarrarla más, luego dio un argumento que no se correspondió con la realidad: "Licha hizo un gran partido. Nos manifestó que estaba cansado y es lógico por el desgaste". Al retirar de la cancha al ídolo, que había sido uno de los más claros en el clásico, generó un mayor resquemor en hinchas y dirigentes.

EL CACIQUE MEDINA GUSTA EN LA CD  

El Cacique Medina es el principal apuntado por la dirigencia de Racing. Foto: LA NACION.

Según pudo averiguar Olé, un sector de la dirigencia pretende el arribo del Cacique, hombre que analiza seriamente la posibilidad de dar un paso al costado de Talleres durante esta semana o bien luego del encuentro del próximo lunes contra San Lorenzo, disconforme con el armado del plantel. Y esta no es la primera vez que Racing pone los ojos en Medina. Es que en su momento, Diego Milito, el exsecretario técnico, lo fue a buscar días antes de que se arreglara la incorporación de Beccacece. Hoy tampoco hay que descartar a Gabriel Heinze, quien también sonó hace unas semanas.  

La lucha encarnizada que Pizzi sostuvo con su paraguas, durante el clásico de Avellaneda disputado bajo una lluvia torrencial con mucho viento, funcionó como el reflejo de un técnico que vivió de tormenta en tormenta. Las roturas en el bote se multiplicaron y lo tapó el agua. Después de perder 1-0 con el Rojo, este lunes Blanco recibió mensajes de integrantes de la CD que le pedían una determinación de fondo. "No puede sacar al tipo que siempre le hizo goles a Independiente y en cualquier momento podía repetir", se le oyó decir a un dirigente en estas horas, con relación a Lisandro.

Pese a que lo más normal hubiera sido que Mauro Gerk (DT de la Reserva) asumiera un interinato, la dirigencia resolvió darle ese rol a Claudio Úbeda, actual nexo entre las Inferiores y Rubén Capria. El Sifón ya dirigió a la Primera de Racing en esta misma condición hace unos años.

Fuente: Olé.