Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208088

¿Qué vale más que una medalla olímpica?

El entrenador de la selección femenina de hockey sobre césped, Carlos Retegui, sabe de lo que habla cuando opina sobre el deporte de alto rendimiento. Y dirigir un equipo que ganó cinco medallas en las seis últimas competencias olímpicas -tres de plata y dos de bronce- no le impide ver la compleja realidad social del país. “Sacar un pibe de la calle y volcarlo al deporte vale oro, más que sacar una medalla en un Juego Olímpico”, dijo tras el partido final que jugó su equipo en Tokio, para luego dedicar la medalla de plata obtenida a los que trabajan día a día contra la pandemia en el país.

El director técnico aprovechó también la oportunidad para destacar la importancia de las políticas públicas de apoyo a las actividades deportivas. “Es importante que el deporte sea una prioridad en nuestro país”, sostuvo y destacó la enorme importancia que tiene volcar recursos en infraestructura para la práctica de las distintas disciplinas deportivas. “Sacar a un pibe de la calle es mejor que una medalla dorada, hay que sacar a los pibes de la calle”, insistió el entrenador.

El desafío que plantea es enorme para un país como la Argentina, que en las últimas décadas vivió una recesión cada tres años, y al que le cuesta encontrar la fórmula para estabilizar su economía y evitar que periódicamente regresen esos ciclos recesivos que hacen que millones de personas vuelvan a caer en la pobreza y la indigencia. Según los datos publicados por el INDEC, un 57,7 por ciento de niños de entre 0 y 14 años pertenecen a familias que viven por debajo de la línea de pobreza. Pero eso no es todo. En el distrito más rico del país, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, poco más de 7.200 personas viven en situación de calle, de los cuales 871 son niños, niñas y adolescentes, de acuerdo a un censo realizado por organizaciones de la sociedad civil. El mismo sondeo, realizado antes de la pandemia, reveló que al menos 40 mujeres embarazadas estaban en esa situación de extrema vulnerabilidad.

Las mediciones del Indec correspondientes al segundo semestre del año pasado revelaron que en el Gran Resistencia, el conglomerado que reúne a la capital chaqueña y a las localidades de Fontana, Barranqueras y Vilelas, más de la mitad de la población no podía acceder a consumos básicos debido a que la tasa de pobreza alcanzaba en ese período al 53,6 por ciento de la población. Aun suponiendo que este año se haya logrado mejorar la situación de todas esas personas mediante las distintas asistencias que brinda el Estado, está claro que falta mucho por hacer. Y en ese contexto de pobreza es donde el deporte puede ayudar a la inclusión social. En ese sentido, merece destacarse la reciente inauguración de un polideportivo en la ciudad de Juan José Castelli, un espacio que sin duda servirá para promover el acceso a la práctica deportiva y recreativa de muchos niños, niñas, adolescentes y adultos.

Los clubes que trabajan con distintas disciplinas también desempeñan un papel fundamental a la hora de promover el deporte. Es importante que se los acompañe y se apuntale su labor ya que son valiosas herramientas para lograr un desarrollo más armónico de la sociedad. En el Gran Resistencia y localidades vecinas, por ejemplo, hay entidades deportivas que a veces no son muy conocidas por el gran público, pero que cumplen un rol fundamental en sus comunidades. Algunas cifras reflejan la importancia de estas instituciones: hay 45.000 jugadores de fútbol de todas las categorías, pertenecientes a 53 clubes, registrados en la Liga Chaqueña de Fútbol. Más de 2.000 son mujeres que integran los 25 equipos de fútbol femenino que participan en esa liga. Sería largo enumerar las múltiples actividades que llevan adelante las entidades deportivas de otras disciplinas que, por supuesto, también son importantes.

Si, como afirma el entrenador de la selección femenina de hockey sobre césped, Carlos Retegui, convocar y entusiasmar a los chicos para que se sumen a una actividad deportiva y evitar que estén en las calles vale más que obtener una medalla en los Juegos Olímpicos, entonces es de esperar que todos los sectores de la sociedad sumen sus esfuerzos para trabajar con la mirada puesta en ese noble objetivo.