Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207713

Modelos que dan vergüenza ajena

Cringe es un término muy utilizado en el ambiente milenial y su traducción literal es "encogerse" o "hacerse pequeño", sin embargo, en tiempos de redes sociales su uso varió casi totalmente del término original.

Lo más acercado al idioma español es lo que usualmente se conoce como "vergüenza ajena". En el mundo automotor hay autos que dan vergüenza ajena por diversos motivos, no todos ellos objetivos, pero hay una lista de coches que resultaron ser tan innecesarios e inusuales que resultaron vergonzosos.

Chevette Jeans  

El Chevette fue un auto muy popular en Brasil y bastante apreciado en nuestro país. En 1979, General Motors decidió lanzar una versión apuntando al mercado joven y lo llamó Jeans. Por fuera, era un Chevette común y corriente pero lo curioso estaba en la cabina.

La tapicería de los asientos y los paneles de las puertas eran de tela, como los de los pantalones, e incluso con bolsillos a los lados de los respaldos. El modelo no sedujo a nadie y hoy es raro encontrar una versión en buen estado.

Citroën Aircross  

Citroën tiene una larga tradición en monovolúmenes y este tipo de carrocería gozó de bastante éxito a principios de siglo, es cierto. Sin embargo la aparición de la EcoSport ya mostraba por donde iría la industria, hacia un SUV urbano. En 2010 Citroën decidió lanzar una especie de rival de la Ecosport, pero en formato monovolumen.

Se trataba del C3 Aircross, una versión aventurera del C3 Picasso que ya se había presentado en Europa. A pesar del aspecto controvertido, incluso tenía más espacio que la Ford, pero no se parecía en nada a lo que quería la gente. Además, el motor 1.6 16V era débil para su peso y -por el consumo- el automóvil causaba escalofríos en la estación de servicio

Fiat Linea  

En 2007, Fiat intentó nuevamente demostrar que sabía cómo hacer autos más sofisticados que el Uno, el Palio y compañía y decidió lanzar el Linea, un sedán con un acabado pulcro, buena construcción y un buen paquete de equipos y servicios.

Fiat creía que su automóvil pelearía en igualdad de condiciones con el dúo líder entre los sedanes medianos, Honda Civic y Toyota Corolla pero la categoría tenía rivales de peso como  Chevrolet Vectra y Astra Sedan, Ford Focus Sedan, Renault Mégane, entre otros.

Toyota Etios Cross  

Los fanáticos de Toyota se mostraron un poco incrédulos en 2012, cuando la marca lanzó Etios. El proyecto indio de bajo costo (descontinuado este año) tenía una excelente mecánica, pero no era uniforme en el diseño y ni siquiera parecía un modelo de la marca japonesa.  

Un año después del debut de Etios, Toyota decidió hacer una versión aventurera llena de baratijas “todoterreno” con lo que lo único que lograron fue que el Eitos fuera más extraño que el original. El automóvil fue un hazmerreír y se suspendió en 2018.

Hyundai Veroster 

En 2011, grupo brasileño Caoa realizó un marketing intensivo para el lanzamiento del Hyundai Veloster algunos de los cuales llegaron a la venta hasta en agencias de Chaco-Corrientes. La campaña destacó el aspecto muy deportivo del cupé y el hecho de que el coche tenía tres puertas, y prometía un motor de 140 CV. Pero Caoa erró con el motor.

El Veloster importado a Brasil tenía el mismo 1.6 que el i30 en ese momento y que vendría a equipar al HB20 un año después. Así que de los 140 prometidos en la publicidad a nadie escapaba que era una mecánica de apenas 128 hp.

Troller Pantanal 

Es uno de los grandes fiascos sudamericanos.  Nacido como proyecto brasileño con la bendición de Ford Motor Company tenía la ambición de ser la pick up para Sudamérica. Su origen era el Jeep T4 en manos de Ford pero el fabricante estadounidense -por consejo de sus abogados- decidió retirar todas las unidades vendidas y reembolsar a los propietarios porque su chasis literalmente se quebraba en dos en cualquier momento.

La expectativa de ventas de Troller en el lanzamiento en enero de 2006, de 1,000 autos / año, no se materializó y solo hubo 77 unidades con licencia en aproximadamente un año de vida útil.

Chevrolet Montana Combo 

A finales de 2010, General Motors lanzó la segunda generación de su camioneta compacta basada en Agile, que utilizó la plataforma del primer Corsa (1994).

La versión Montana Combo tenía una caja cerrada en fibra de vidrio que era demasiado extraña, ya que el diseño inspirado en Agile era desproporcionado y controvertido. Las burlas en las redes fueron destructivas y GM dejó de producirlo por “feo”.

Notas Relacionadas