Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207332

María Giannone: creadora de zapatos con estilos únicos

“María asume en cada una de sus propuestas creativas la tradición y el legado de lo artesanal como base. Desde su taller crea piezas que trascienden la idea preconcebida de las tendencias cambiantes y el perfil efímero de determinado estilo. La contemporaneidad y el confort versátil han conformado el ADN de sus creaciones con recursos de la más alta calidad, ecuación que ha conducido al acierto a María Giannone de Ruma Zapatos”, licenciada Gisela Ferricelli, analista de mercados.

90.jpg
María Giannone.

María estudió Técnica en Diseño y Modelaje de Calzado, Marketing de Moda en la Universidad de Belgrano y realizó el Curso de diseño, desarrollo de colecciones, tendencias en Arsutoria School Milan.

Recibió las siguientes distinciones: Premio Mejor colección de calzado. Tijera de Plata 2014 Cámara Argentina de La Moda, Distinción Una Mirada Femenina 2017 otorgada por la Federación de Comercio e Industria, Reconocimiento Mujeres Empresarias de la Ciudad 2020, Trayectoria Empresarial (FECOBA) y Distinción Sello del Buen Diseño Argentino 2021.

Definitivamente, María se abrió paso y tiene un lugar de privilegio en un mundo de hombres.

¿Cuándo nace tu pasión por elaborar zapatos artesanales?

En realidad, fue una necesidad, estar en contacto con mujeres en el día a día, noté que era un nicho que estaba bastante desprovisto, ya que el ingreso de marcas de afuera, productos de países limítrofes generaron que el calzado artesanal se vaya perdiendo y así cerrando talleres.

¿Por qué zapatos?

Nací en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires y siempre tuve una numeración grande, por lo cual no era fácil conseguir zapatos, -no es como ahora que las flats es algo común- entonces me mandaban a hacer zapatos, es algo cultural, de familia, que admiré y con los años me importó mucho investigar y poder realizar mis propios zapatos.

¿Considerás que sos una precursora en nuestro país de la cultura ‘bespoke’?

No considero ser una precursora de la cultura Bespoke. Sí, alguien que se atrevió, defendió y miraron con rareza al querer recuperar, revalorizar el trabajo realizado a mano, a medida, el medio punto. Al no provenir de una familia de ‘zapateros’ fue un gran desafío.

¿Cómo surge tu inspiración para la realización de nuevas colecciones? ¿Se mira mucho lo que se usa en el mundo?

La inspiración se basa en la necesidad de la mujer que día a día, año tras año se acercó a nuestra marca y la posibilidad de interactuar con el mundo de la moda, formarme, capacitarme. Hace que pueda presentar colecciones diferentes. Por ejemplo, yo uso amarillo hace más de tres años, y hoy es moda.

Pasa eso, cuando estás en tu trabajo al cien por cien, hay una mirada, una emoción que se presenta y se plasma.

En plena pandemia, para ser más precisa en octubre del año pasado, entre zoom y zoom empecé a bocetar otoño/invierno y hoy uno de nuestros diseños (de esa colección) obtuvo una distinción del Sello del Buen Diseño Argentino.

¿Cómo es tu relación con Swarovski?

Con Swarovski tuve hace muchos años y aún hoy, con su distribuidor oficial, un convenio de asociación, súper interesante.

Nosotros diseñamos una colección y ellos aprobaron y se les transfirieron los cristales. Esas piezas tenían una etiqueta que garantizaban el cristal colocado en dichos modelos. Cristales auténticos de 24 Cortes con etiqueta original de garantía. No es muy común que en las prendas o calzado se entreguen con sellos de autenticidad, pocas marcas lo han logrado.

Si uno piensa en zapatos generalmente los diseñadores son hombres. ¿Cómo te llevás con tus colegas? ¿Te costó ingresar en el mercado?

El rubro zapatería es por tradición de hombres. No es fácil y aún hoy seguimos apostando a desarticular las formas.

Es por eso que las mujeres zapateras del país nos hemos agrupado, ya casi somos 70 y trabajamos para estar unidas, generando espacios de reflexión y hábitos de consumo. Se crearon varias comisiones internas, externas, compromiso social, producción y armado de productos, de género y diversidad e innovación donde se ha generado una propuesta para dar clases, capacitaciones en espacios creados por colegas o en diferentes centros de nuestra ciudad y también provincia, con la finalidad de dar a conocer el oficio, que puedan aprender y por qué no, ser alguna de las personas que se acerquen luego para ser colaboradoras nuestras.

¿Con qué materiales trabajás o cuáles son los más nobles?

Trabajo con cueros naturales, textiles y todo lo que pueda ser usado en la realización de calzados o carteras, hay materiales nuevos que son muy confiables al momento de ser trabajados.

En zapatería ¿se aplica el clásico dicho: ‘la moda no incomoda’?

Es que nosotros no somos moda, somos diseño, identidad y sobre todas las cosas seguimos fieles a nuestros principios desde los inicios de la marca. No vas a encontrar nada que dañe la pisada, la postura y el cuerpo de una clienta.

¿En qué te diferenciás del resto?

Creo que tiene que ver con una identidad, con encontrar un diseño femenino y atemporal, que no tiene que ver en sí con la paleta del mundo. Son diseños que a mí me gustan llevar, con mis actividades diversas, y sentirme cómoda, segura, con un calzado de calidad. Sin tener dificultades.

¿Cuántas personas forman parte del staff de Ruma?

Somos varios, ya que la construcción de un par de zapatos tiene varios pasos: diseño, patrón, molde, corte, aparado, suela, armado, deformado, empaque y vamos, si además se bordan, se transfieren cristales.

Durante este tiempo de pandemia donde las fiestas de todo tipo quedaron en stand by, ¿cómo repercutió esto en tu empresa?

Fue y es una etapa de deconstruirnos y retomar, con otra mirada, con más valores, más respecto y mayor cuidado en cada pieza que estamos realizando.

¿Los argentinos estamos abriendo camino hacia el exterior con nuestras creaciones?

Sí y se puede. Somos caros por la materia prima y mano de obra, pero siempre se intenta. Los productos argentinos tienen buena aceptación en el exterior.

¿Existe un zapato que aún no hayas realizado?

Siempre, siempre en la realización de zapatos, te quedan diseños, propuestas, texturas por trabajar y hacer. Es un mundo infinito, donde abundan las formas y posibilidades.

¿Por qué los zapatos son pasión para las mujeres?

Son pasión para las mujeres y hombres. Hoy no hay una regla, desde hace años esto ha cambiado, evolucionó el cuidado y la imagen masculina.

Quizás aún faltan más marcas que surjan o las que están instaladas (de hombres) se animen a romper reglas y nos den otra mirada.

En Ruma también se confeccionan accesorios. ¿Cuáles son los más solicitados?

¡Todos! Porta lápices, porta tarjetas, porta celulares, carteras tres en uno y todo los que sean porta deseos.

Cada novia es única. Cuando una acude a vos para su casamiento ¿qué tiempo lleva el proceso creativo y de confección?

Aún a casi 20 años, siento eso, que cada novia es única y su universo es infinito.

Tenemos una entrevista inicial, zoom, video llamada o algunas se van animando a que sea presencial, donde nos conocemos y compartimos deseos, necesidades y trato de ver por dónde debemos ir con el calzado.

Luego, si ambas nos elegimos, nos reunimos para definiciones de todo, ahí tomo medidas, se define material, variedad de tacos e iniciamos el proceso. Teniendo en cuenta el momento entre 30-40 días hábiles entre pruebas y entrega final.

¿Los hombres también tenemos posibilidad de calzarnos un auténtico Ruma?

¡¡Claro que sí!! Siempre los recibimos con amor. Tenemos pocas hormas, las de vestir y súper sport. Cómo para cada diseño, se necesita, su horma, diseño, desarrollo. He preferido abarcar poco.

¿Qué abarca Ruma?

Así como tenemos una línea de alta gama con cristales, de novia, de madrina, de quince años, nos interesa tener algo un poco más urbano chic, prêt-couture.

¿Existe la posibilidad de que en el NEA desembarque en algún momento el universo de Ruma Zapatos & Carteras de María Giannone?

Por supuesto, es algo que tengo en agenda y deseo que pronto se concrete.

Notas Relacionadas