Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207329
Patrimonio y paisaje cultural

Parque arqueológico de Selinunte

En la provincia de Trapani, al sur de Sicilia, reúne los restos de una ciudad griega, posteriormente ocupada por los cartagineses y abandonada durante la guerra con Roma. Una conjugación de culturas que marcó por siglos la historia de la civilización occidental.

La colonización griega

En la etapa protohistórica -entre el primer milenio y el siglo VIII a. C-, se produjeron las primeras migraciones griegas masivas y creación de ciudades en el territorio continental europeo, las islas del Egeo y la costa de Asia Menor. A partir de entonces, y con un crecimiento poblacional considerable que se multiplicó más de diez veces en tres siglos –se calcula en unos 13 millones de habitantes-, hubo una segunda ola migratoria y continuó la expansión en Tracia, las costas del Mar de Mármara y el Mar Negro hacia el este; y Sicilia, Italia, sur de Francia y España y norte de Egipto y Libia en el Mediterráneo.

Las causas de estas movimientos poblacionales fueron varias, entre ellas la presión demográfica, la necesidad de expandir tierras para cultivos, el aumento considerable de la producción artesanal que requería de nuevos mercados, y las luchas internas de la aristocracia que se daba en algunas ciudades y que ejercía influencia para que los grupos perdedores buscaran nuevos rumbos y evitar conflictos armados que podían ser devastadores. 

El espacio geográfico conocido como la Magna Grecia ocupaba el sur de Italia y Sicilia, y entre las polis más importantes que se situaron en este territorio podemos citar a Neápolis, Sívaris, Segesta, Siracusa, Agrigento, Selinunte, Mesana, Regio, Crotona, Regio, Elea, etc. 

La historia de Selinunte

Ubicada en la costa sudoeste de Sicilia, fue fundada en el siglo VII a.C. –según distintas crónicas fue entre 650 y 628 a.C- con el nombre de Selinus y en una llanura situada a una altura de 30 m sobre el nivel del mar, por colonos de Megara Hyblaea y bajo el liderazgo de Pamilo. La ciudad data del 728 a.C. y estaba en la isla a unos 280 km al este, en la costa del Jónico. Su nombre, Selinus, se debe a la planta de selinon –apio-, muy presente en toda la zona. 

Su población osciló en determinado momento en torno a los 25.000 habitantes, y llegó a ser un importante centro comercial por su situación estratégica para el tráfico marítimo del Mediterráneo; a lo que se agregaba la producción agrícola y la cría de caballos como complemento económico. El historiador Tucídides afirmó que hacia el 400 a.C. contaban con cuantiosos tesoros en sus templos, lo que da una idea de prosperidad. Sobre su forma de gobierno, se sabe que imperaron las oligarquías en un principio, pero dando lugar a posteriormente tiranías. 

A inicios del siglo V a.C. se desató una guerra entre griegos y cartagineses que finalizó con la batalla de Himera en el 490 a.C. y con Selinunte aliada a los cartagineses. Esto la llevaría luego a tener continuos conflictos con la vecina Segesta –al norte-, fundamentalmente por el control territorial. La primera fue apoyada por los siracusanos y la segunda por los atenienses. 

Atenas envió una expedición en el 415 a.C. que finalmente fracasó, por lo cual Segesta recurrió a la ayuda de Cartago. En el 410 a.C. una fuerza cartaginesa al mando de Aníbal Magón atacó y arrasó Selinunte en diez días de feroces combates, dando muerte a 16.000 habitantes y tomando 5.000 prisioneros que vendieron como esclavos. Desde entonces la polis fue un enclave cartaginés. 

Durante la Primera Guerra Púnica, a mediados del siglo III a.C., la urbe fue destruida por los propios cartagineses, y nunca más fue reconstruida. El geógrafo Estrabón la menciona –siglo I d.C.- como una ciudad extinguida. Entre los siglos X y XI un gran terremoto habría dejado la ciudad como se ve ver actualmente.   

El sitio histórico 

El Parque Arqueológico se ubica en Trapani, a unos 120 km al sur de Palermo, la capital de  Sicilia, y a unos 800 m del centro de una pequeña localidad fundada a fines del siglo XIX, llamada Marinella, de 1.500 habitantes. Por eso cuenta con servicios de hotelería, gastronomía, comercio y balnearios, que facilitan una estadía en el lugar y un recorrido más profundo por el sitio.

En el ingreso hay un estacionamiento de grandes dimensiones, un bar y tiendas de ventas de recuerdos. Luego de pasar por la boletería, el visitante puede dirigirse caminando hacia su derecha para visitar los templos E, F y G en un recorrido de unos 500 m por un camino peatonal. No hay cerco que impida acercarse y recorrerlos interiormente, por lo que supone que son seguros. Lo conveniente luego es desandar el recorrido y tomar en la entrada un vehículo eléctrico que transporta a  la gente de ida y vuelta hacia la zona de la Acrópolis y los otros templos, hacia el oeste y la costa, a una distancia aproximada de 2 km. Pero también, si se accede en un automóvil, se puede recorrer por su cuenta un camino enripiado hasta un segundo estacionamiento. 

Se considera que es el mayor parque arqueológico griego de Europa: comprende una ciudad competa, dos zonas suburbanas al oeste y los santuarios al este, lo que conforma un patrimonio cultural helenístico de envergadura.

Éste fue identificado en el siglo XVI por el historiador Tommaso Fanzello, pero recién a principios del siglo XIX investigadores ingleses iniciaron los trabajos arqueológicos en la zona que se continúan en el presente para echar luz sobre distintos aspectos de su pasado y encontrar respuestas a muchos interrogantes que se plantean sobre la historia de la ciudad. 

El complejo arqueológico

El complejo se divide en cuatro zonas. La Acrópolis –al sur-, es la más rica: rodeada de una muralla, poseía un buen diseño de defensa y urbanístico, con 5 de los 8 templos existentes;  la Colina de Manuzza –norte-, donde se ubicaba la antigua ciudad donde se asentaron los primeros colonos que luego se trasladarían a la Acrópolis; la Colina Oriental donde se levantan los templos E, F y G, éste de grandes proporciones; el Santuario de la diosa Malophoros –oeste-, protectora del ganado, fue utilizado desde el siglo VII a.C. hasta la destrucción de la ciudad, dedicado en sus últimos dos siglos a divinidades púnicas. También hay dos necrópolis: Manicalunga y Galera Bagliazzo. 

Un lugar cercano que puede visitarse son las Cavas de Cusa: una cantera de donde se extraían las piedras con que se construyeron los templos y demás edificios, que nos transmite la idea del enorme trabajo y esfuerzo que demandó la erección de la ciudad, pues debieron trasladarse unos 20 km utilizando la fuerza de los esclavos y bueyes. Los estudios arqueológicos determinaron que la urbe tenía 2500 viviendas, calles, puerto y una zona industrial que producía cerámica.

Los templos de la colina

Los primeros templos –Colina Oriental- son los más importantes que tuviera la ciudad. El templo G – el más alejado- se cree que estaba dedicado a Apolo o Zeus. Poseía un peristilo –galería- de 46 columnas, de 16 m de altura por 10,5 de circunferencia, lo que daba un tamaño de 110 por 50 m, el más grande construido en el mundo helénico. Su trabajo se inició en el 580 a.C. y se encontraba aun inacabado al destruirse la ciudad.  

El templo F –Atenea-, más pequeño, dataría de 560 a.C. El templo E estaba dedicado a Hera, medía 67 por 25 m, 6 columnas en frente y fondo y 14 en los laterales, y fue erigido en el siglo V a.C. Fue reconstruido y es el que en mejor estado de conservación se encuentra de todos los existentes en el parque.

Cada uno tiene cartelería identificatoria y explicativa en italiano e inglés, con fotografías y gráficos que brindan información concisa y práctica para acercarse a la idea de cómo fueron los templos en su época de esplendor. De camino a la Acrópolis, se divisan con claridad vestigios de las murallas defensivas construidas por griegos en un principio, como por cartagineses posteriormente. En todo el recorrido no hay presencia de guardias ni medidas de seguridad. 

La Acrópolis de Selinunte

En la Acrópolis hay restos de otros seis templos. Los nombrados como O y A están cercanos al mar, fechados en el 490 a.C. y posiblemente estaban dedicados a Castor y Pólux. El B hacía honor al filósofo Empédocles, de Agrigento. 

En este sector, el templo mejor conservado es el C (siglo VI a.C), erigido en honor a Apolo: es dórico, con 6 columnas en el frente y el fondo y 17 en los laterales. Los templos D y R son visibles en sus cimientos y se observan restos de columnas.

Además de los templos, en la Acrópolis y aledaños hay vestigios de edificios como el mercado y talleres de artesanías, viviendas y espacios utilizados como necrópolis. Hacia el oeste y fuera de ella, luego de atravesar el río Modione donde se encontraba uno de los puertos de la polis, se ven los restos de los santuarios de Malaphoros –siglo VI a.C.- en honor a Deméter, el de Hera, y el templo M. En la zona púnica se hallaron vestigios de un área de sacrificios con losas donde se observan signos de la diosa Tanit, y una necrópolis. 

La señalización es adecuada, con cartelería explicativa correcta, no hay obras de infraestructura que faciliten la visita de personas impedidas físicamente. Como dijera Giulano Volve, presidente del Consejo Superior de Bienes Culturales y del Paisaje de Sicilia, en Selinunte ‘se puede encontrar un gran despliegue de la arquitectura dórica arcaica.’ Pero además, da cuenta de la utilización de una ingeniera puesta en beneficio de la población, que ha permitido desviar cursos de agua, captar manantiales, y construir enormes instalaciones dedicadas al comercio, al culto  religioso y al uso militar-defensivo.

Selinunte fue una ciudad importante, con épocas de gran esplendor, legado de siglos de ocupación griega y un enclave cartaginés que culmina abruptamente con la conquista de Roma. Aun deja muchos interrogantes en la historia de la Magna Grecia, algunos que se develarán con investigaciones y otros que permanecerán en la incógnita, como su alianza con Cartago contra otras ciudades griegas. Constituye un patrimonio y paisaje cultural que suma un eslabón de mucha importancia en la historia del mundo helénico. 

Notas Relacionadas