Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206701
LA BAJANTE DESMORONA BARRANCAS EN LA CIUDAD DE PARANÁ

Llevan tranquilidad por exposición de la cobertura del túnel subfluvial

Las autoridades salieron a tranquilizar a la opinión públi­ca a raíz de las imágenes de la manta protectora del túnel que une Santa Fe con la ciudad de Paraná.

La cobertura que protege al túnel subfluvial de la erosión expuesta por la bajante. Fue colocada en 1982 cuando la inundación puso en riesgo la construcción por la erosión.

En la ciudad de Paraná, el río tenía ayer 1,25 metros menos que a principios de junio, y prevén que alcance niveles muy similares a los históricos, registrados en 1944, lo que preocupa a las autoridades provinciales que comenzaron a monitorear el túnel subfluvial que une Entre Ríos y Santa Fe, cuya manta protectora se ve casi un metro fuera del agua.

El fenómeno hizo que quede al descubierto la manta geotextil instalada para evitar la erosión del lecho del río lo que llevó preocupación de distintos sectores.

El ente del túnel explicó que sus ‘equipos técnicos realizan constantes mediciones batimétricas‘ y que hasta hoy ‘no se observaron cotas comprometedoras ni anomalías en la distribución del flujo‘, y las cubiertas protectoras muestran ‘un comportamiento adecuado, dentro de un escenario de aguas bajas‘.

Lo que se ve son bloques de cemento instalados en la década del 80 cuando la creciente puso en riesgo al túnel al erosionar el lecho del río. La construcción está unos 7 metros por debajo y la manta tiene por objetivo evitar que el río se lleve la arena que cubre el túnel.

Imagen de 1982 cuando se instalaba la manta de bloques de hormigón que protege al túnel subfluvial de la erosión.

LA INUNDACIÓN DE 1982

La iniciativa de proteger al túnel se gestó a raíz de la severa inundación que ocurrió en 1982, donde los registros llegaron a 7,35 metros en el puerto santafesino, (ayer estaba en 24 centímetros) lo que provocó transformaciones en el suelo del río.

Las condiciones mínimas que garantizan la estabilidad del Túnel -como por ejemplo tener al menos tres metros de recubrimiento de arena- se alteraron durante aquella crecida. Entonces, la solución encontrada para evitar futuras erosiones fue fijar el lecho del río en la zona de emplazamiento del Túnel.

Así, tras los estudios pertinentes (1984-1985) el proyecto se concretó en dos etapas: la primera se extendió de 1992 a 1993 y la segunda de 1998 a 1999. La manta es similar a la desarrollada por el cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU para estabilizar las orillas del río Missisipi y ahora de uso extendido.

El sistema se va armando sobre una barcaza que literalmente ‘desenrolla‘ la manta a la que están encadenados los ‘ravioles‘ de 700 kilos cada uno de concreto formulado para resistir el paso del tiempo y seguir endureciendo bajo el agua.

Otro fenómeno claramente visible que ocasiona la bajante son las fracturas de barrancas especialmente en la zona del barrio Puerto Sánchez al sur del acceso al túnel en la capital entrerriana. Medios de esa capital documentaron profundas hendiduras en el piso algunas de las cuales afectan a varias casas del lugar y calles.

Notas Relacionadas