Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205956
GIRASOL

Con una intención de siembra de 311.400 hectáreas, preocupa a los productores la distorsión del precio

SAENZ PEÑA (Agencia). En el Chaco, los datos aportados por los técnicos del Ministerio de Producción dan cuenta que hay una estimación de siembra de unas 311.400 hectáreas de girasol para la campaña 2021/2022.

La intención de siembra del oleaginoso, marca que los departamentos Independencia, O’Higgins y Chacabuco, son los que mayor superficie destinarán al cultivo, con una intensión de unas 34.000 a 35.000 hectáreas cada uno de ellos, seguidos por el 2 de abril y el Maipú, con 22.000 hectáreas y con 20.000, respectivamente.

De tener como pico en la campaña 2018/2019 una superficie de 468.800 hectáreas, se bajó en la campaña 2019/2020 a unas 253.290 hectáreas para caer a la mínima cantidad de hectáreas sembradas en la campaña 2020/2021, debido a factores climáticos, con solo 80.225 hectáreas, por lo que la estimación actual de 311.400 hectáreas muestra que si el clima así lo permite, puede empezar a dar un repunte en el hectareaje destinado al girasol.

LA DISTORCION DE LOS PRECIOS

“Nos preocupa la gran distorsión del precio de girasol”, comenzó diciendo a NORTE RURAL el productor y prestador de servicios rurales Ernesto Lalo Iván que tiene previsto sembrar en la zona de Mesón de Fierro, La Tigra y Campo Largo.

Los productores como Ernesto Iván piden que “la industria aceitera no se aproveche de la oferta de girasol que habrá en esta campaña”.

“Necesitamos que se respete la capacidad de pago, porque así como se vienen dando las cosas, el mercado de girasol perdió credibilidad”, asegura.

Indicó el productor que “estamos recibiendo un precio muy inferior al de la capacidad de pago, está faltando transparencia en el mercado. Necesitamos reglas de juego claras y perdurables”.

Avanzó diciendo que “no se puede permitir las prácticas de cartelización, de esta manera se ponen de acuerdo para no competir concentrando los precios, y se debe evitar las prácticas monopólicas”, pidió.

Esta es una polémica instalada desde campañas anteriores –agregó--- pero “nadie pudo ponerle el cascabel al gato”.

Puede haber una gran oferta de girasol en esta campaña, esperemos que la industria aceitera no se aproveche de esto, ya que en este mercado cuando mayor es la oferta menor es la transparencia en la comercialización”, apuntó.

Notas Relacionadas