Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205844
Hipólito Ruiz

Columnista

La Argentina gelatina

Incolora, translúcida, quebradiza e insípida. Así es la gelatina. La Argentina, parece ser algo parecido: llena de contradicciones, sin un mensaje claro hacia dónde vamos (o pretendemos ir). Con un oficialismo que no escucha, y una oposición que peca de haber desperdiciado una oportunidad histórica con todas las argumentaciones que puedan utilizar para justificarse.

Una sociedad enfrentada, alentada por los intereses políticos, con algunos escenarios convertidos en un Boca-River, como si fuera esto la salida para los problemas del país.

La gelatina es quebradiza, frágil por los embates del individualismo que abren cada vez la herida o grieta que separan a los propios argentinos. En frente, el virus que provoca Covid, la falta de vacunas, el golpe de la economía, las contradicciones en cuanto a que se apoya en dichos a la producción pero en la práctica se toman medidas que ni si siquiera le consultan al propio ministro de Agricultura de la Nación.

NO TODO ESTA PERDIDO

La gelatina, cabe señalar, es una sustancia que está formada por colágeno.  Tiene su lado bueno. El colágeno es una proteína que se encuentra en el tejido conjuntivo de los animales, principalmente en la piel, los tendones, los cartílagos y los huesos. Tiene propiedades especiales, que se deben fundamentalmente a su composición química y a su característica estructura.

La gelatina, una vez extraída, se emplea para hacer lo que se conoce como gelatina de postre, que está formada por agua, gelatina (es decir, proteínas), azúcar, algún ácido orgánico y algún que otro colorante. Se trata de un producto totalmente seguro para la salud, siempre y cuando no se consuma en exceso.

El colágeno de la Argentina es el ciudadano que piensa y lucha por un país mejor, por los que se levantan todos los días bien temprano para trabajar, producir, enseñar, educar, curar y aconsejar en valores y principios.

¿QUIÉN SE ANIMARA A SALIR A PEDIR EL VOTO?

El gobernador Jorge Capitanich firmó el Decreto Provincial N°1214 para convocar a las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) para el próximo 12 de septiembre del 2021 y también, la convocatoria para las elecciones generales el 14 de noviembre de este año. Ambas elecciones se realizarán en simultáneo con las elecciones nacionales.

Los sondeos de opinión que se realizan y el palpitar a diario de quienes recorren la provincia por distintos motivos es elocuente: la comunidad, cada vez menos quiere hablar de política y mucho menos de políticos.

Es una consecuencia de algún tipo de accionar este comportamiento. El olvido sistemático, la obscenidad de los gastos que cada campaña política lleva implícito, hicieron que la sociedad les dé la espalda a varios dirigentes políticos.

Así las cosas, ¿Cuántos se animarán a salir por el interior, embarrarse los pies, para pedir que los acompañen con el voto?

NUEVOS VIENTOS, PERO NO VIEJOS ACTORES

La sociedad hoy reclama que haya nuevos actores de la política, comprometidos con sus comunidades, que sean capaces de trabajar en la búsqueda de soluciones para el conjunto de la gente y no individuales.

Pero advierte también que la tradicional dirigencia ha montado una muralla para que no puedan ingresar los nuevos actores.

En el Chaco hay personas que no se les conoce su paso por la actividad privada, y por décadas han estado atados al mástil del Estado, con todos los beneficios  que ello significa.

UNA LUZ EN EL CAMINO

Mientras todo esto ocurre, hay un sector que no para, que no descansa: es el sector productivo, el del comercio y de la industria chaqueña. La vienen peleando, duro, y con algunas señales que van a apareciendo como es el financiamiento que se les ofrece a través del Ministerio de Producción, Industria y Empleo, como también a través del Nuevo Banco del Chaco.

Hay señales de reactivación en tal sentido, y algunos han tomado líneas de crédito y ya retomaron actividades con algunos nuevos puestos de trabajo.

A eso, se suma que este año hay una de las campañas agrícolas como las del algodón que es histórica, con rindes que –hay que decirlo--- alcanzaron entre 5 mil y 6 mil kilos por hectárea.

En soja, salvo algunos departamentos como el Comandante Fernandez y parte de Villa Angela que fueron golpeados por la sequía, también hay buenos rindes. Y se espera con muchas expectativas lo que será la siembra del girasol.

Es hora de potenciar lo que el Chaco tiene, y que los políticos que piensan solo en sus quioscos, que se abstengan y se llamen a silencio.

Temas en esta nota

columna de opinión