Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205621
EL TESORO DEJÓ DE FINANCIARSE CON EMISIÓN

Mayo, el mes de mayor acumulación de reservas del Banco Central

El Central ya acumuló este mes reservas por 1.624 millones de dólares. La anterior mayor marca había sido en diciembre de 2019.

BUENOS AIRES, (NA) - La compra de divisas que el Banco Central intensificó en el primer tramo del año tuvo su correlato en un incremento de las reservas internacionales, al punto de que en mayo se contará con el mejor balance mensual desde la asunción del presidente Alberto Fernández y el titular de la autoridad monetaria, Miguel Pesce.

El Banco Central cambió su perfil de vendedor a comprador de divisas. Los ingresos del campo apuntalan el viento de cola, que incluso permitió frenar la emisión.

Cuando aún falta computar un día, las reservas acumuladas en este mes alcanzan un nivel provisorio de 1.624 millones de dólares y superan la mejor marca del tándem Fernández- Pesce, que se registró en diciembre de 2019, con 1.009 millones (997 millones desde el 10 de diciembre).

El Banco Central informa el nivel consolidado de reservas con 48 horas de atraso por lo que habrá que esperar para contar con el balance definitivo de mayo.

SIN INYECCIÓN DEL FMI

Para encontrar un balance mensual superior al de mayo hay que remontarse a julio de 2019, aunque en ese caso debe tenerse en cuenta que los 3.621 millones de dólares de crecimiento de reservas fueron el resultado de haber incorporado el último desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI), sin los que el resultado hubiera sido negativo.

Desde entonces, a partir del mal desempeño del entonces oficialista Juntos por el Cambio en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, las reservas acusaron un derrumbe que en el término de tres meses representó una caída de 24.639 millones de dólares.

Con el resultado de mayo, las reservas internacionales cerrarán por primera vez en el actual gobierno seis meses consecutivos de crecimiento, aunque aún así el balance desde el 10 de diciembre de 2019 sigue siendo negativo: restan 1.898 millones de dólares para igualar los 43.785 millones con los que asumieron Fernández y Pesce.

LENTO PROGRESO

La evolución de las reservas en actual gestión reconoce tres períodos diferenciados: un comienzo errático, alternando subas y bajas (diciembre 2019-agosto 2020), un trimestre con caídas de más de mil millones de dólares por mes (septiembre-noviembre 2020) y un período de crecimiento, hasta el momento de seis meses (diciembre 2020-mayo 2020).

El viraje de las reservas evidenciado en diciembre obedece en buena medida al cambio de estrategia del equipo económico instrumentada en el último trimestre del año pasado.

SIN MAQUINITA Y CON VIENTO DE COLA

Desde entonces, Pesce y el ministro de Economía, Martín Guzmán, resolvieron que el Tesoro dejara de financiarse con adelantos transitorios del Banco Central que, además, redujo sustancialmente la transferencia de utilidades.

Asimismo, el Palacio de Hacienda dejó de recurrir a la emisión monetaria como principal fuente de financiación del déficit fiscal, para recurrir desde entonces a la colocación de deuda en el mercado local.

Pero el principal factor que marcó el cambio fue el aumento de los precios internacionales de las commodities, en especial la soja y el maíz, que además de permitirle a Economía una mayor recaudación por derechos de exportación, cambió el perfil del Banco Central de vendedor a comprador.

Notas Relacionadas