Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205299

Cartas de Lectores

A 50 años del INSSJP: el PAMI es el fruto de la lucha de los trabajadores 

Señor director de NORTE:
Hace cincuenta años la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones de Jubilados y Pensionados de la República Argentina junto a una multitud de jubilados y —solidariamente— trabajadores activos, se concentraron frente al Ministerio de Bienestar Social reclamando al ministro de la dictadura militar, capitán Manrique, la integración del instituto para la atención específica de las personas jubiladas, pensionadas y mayores de edad.
 Así se logró que el 13 de mayo de 1971 se sancionara la Ley 19.032, que estableció la creación del Instituto Nacional de Servicios Sociales de Jubilados y Pensionados conocido como PAMI (Programa de Asistencia Médica Integral).
Nadie nos regaló nada.
El PAMI es el fruto de la lucha de los trabajadores: jubilados y activos y solamente el primer período de  cuatro años estuvo a cargo de directorios constituidos de acuerdo con la ley, con un director jubilado, elegido democráticamente por los propios jubilados. 
A partir de allí, seguramente advertidos del enorme potencial político-financiero de nuestra obra social, todos los interventores de la misma, hasta la fecha y bajo los distintos gobiernos de cualquier signo, constitucionales o de fuerza (dictaduras militares) fueron designados, sin excepción, por los gobiernos de turno.
A lo largo de estos cincuenta años de existencia, el PAMI fue conducido por más de treinta interventores. 
Las sucesivas intervenciones dispuestas en la obra social de los jubilados llevan acumulados más de 45 años.  Los “directorios” se alternaron en diferentes gestiones y existieron también tres o cuatro comisiones normalizadoras, aunque generalmente no fueron más que bisagras entre una intervención, un “directorio” y una nueva intervención.
El pasaje de más de treinta interventores y los encubiertos con el nombre de “director” (todos designados por la dedocracia) ciertamente desmerece la historia del PAMI y también desvirtúa una realidad en la que los jubilados, la mayor parte del personal de carrera y muchos prestadores fueron convidados de piedra en la serie de escándalos, denuncias e irregularidades, que aún hoy continúan siendo los capítulos más bochornosos del organismo.
La influencia de estos hechos llevó incluso a proyectar la disolución del PAMI, como si una institución reconocida en algún momento de su historia por su modelo prestacional y el sistema de atención médica por la mismísima Organización Mundial de la Salud (OMS), tuviera que cargar con culpas, por los desaguisados cometidos por varias de sus conducciones. 
El dato es más importante de lo que parece. 
Existieron horas de zozobra para los jubilados, cuando se vaticinaba el fin del PAMI, hubo quienes pretendieron devolver a los afiliados a sus obras sociales de origen, las que evidentemente nunca tuvieron ni tienen interés en recibirlos.
El PAMI se transformó en la mayor obra social del país, los beneficiarios que reciben atención médica y social y representan más del 15% de la población.
Durante muchos años el PAMI funcionó brindando una amplia gama de servicios médico-asistenciales y sociales. 
Incluso hasta en algún momento acudió en ayuda de jubiladas y jubilados otorgando una línea especial de créditos para la vivienda. Eran épocas en las que no se hablaba de corrupción ni tampoco de déficit, aunque sus recursos fueran menores a los que actualmente se le asignan. 
La dimensión e importancia del PAMI puede comprobarse también desde otros ángulos porque, en definitiva, las razones para que las intervenciones se hayan multiplicado no hay que buscarlas en problemas de funcionamiento del PAMI, más bien, en la mayoría de los casos, habría que hurgar en cuestiones políticas, esas que por lo general poco y nada tienen que ver con las necesidades de jubilados y jubiladas.
Por eso es que sostenemos el reclamo de normalizar institucionalmente el Inssjp designando democráticamente un legítimo directorio. 
 El PAMI necesita recuperar aquella imagen de mística y esfuerzo que le imprimieron jubilados, empleados y prestadores para convertirlo en una institución de servicios para millones de afiliados. 


Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados de la República Argentina

.............................................................................................................................................

Las juventudes siempre estamos movilizadas por los destinos de nuestro país, la región y el mundo

Señor director  de NORTE:
Sobre la nota de opinión publicada el 15 de mayo de 2021“Las sillas están ¿Quiénes la ocuparán?", escrita por Hipólito Ruiz, periodista, jefe de Chaco Adentro.
Frente a la indignación producida luego de leer el mencionado artículo, me veo en la necesidad de responder a tantas injurias, mentiras y agravios sobre las juventudes de nuestra provincia.
Comenzando por la falacia malintencionada del postulado “A los jóvenes no les interesa la política...”(fundada en una supuesta“encuesta”de la cual se desconocen las fuentes), frase tantas veces utilizada con la única intención de desprestigiar las luchas, las ideas, la organización y las victorias de las juventudes a lo largo de la historia nacional, regional e internacional.
Basta con animarse a leer un libro de historia o bien reflexionar sobre las conquistas contemporáneas de los sectores juveniles organizados, como el Cordobazo, el Rosariazo o el Correntinazo a fines de los 60’. El rol protagónico de las juventudes durante el debate y la conquista de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, los levantamientos populares juveniles en Chile, Bolivia y el más reciente en Colombia, son uno de tantos ejemplos que denotan a las juventudes como un sujeto político protagonista en nuestro país y Latinoamérica.
Por otro lado, agradecer la pretensión de imponer temáticas sobre las cuales, como jóvenes, tenemos que orientar las discusiones en la provincia. 
Aprovechar el intento para poner al corriente a las personas lectoras que las juventudes chaqueñas, argentinas y latinoamericanas construimos una agenda propia desde hace varias décadas con organización, debate y acciones colectivas.
Somos y seremos el motor histórico de los profundos cambios estructurales en pos del bien común de nuestra sociedad. 
Sepan que los, las y les jóvenes somos lo suficientemente pensantes y responsables para definir nuestra propia agenda política en beneficio del pueblo humilde y postergado de nuestra patria. 
Si de verdad está interesado en aportar a nuestras discusiones y acciones deje de subestimarnos, ningunearnos y utilizarnos como argumento para publicitar acciones del sector privado o de su interés personal.
Cuando la opinión está cargada de ignorancia, falta de fuentes, injurias y la clara intención de comunicar de una manera capciosa, se desvirtúa la práctica periodística al punto que tan noble profesión ofende y lastima a miles de personas, en este caso a jóvenes del Chaco que día tras día se organizan para mejorar esta realidad de . 
Por respeto a todos, todas y todes ellos me vi en la necesidad de interpelar su nota, como una forma de aclarar a la comunidad de lectores que las juventudes estuvimos, estamos y estaremos preocupados y ocupadas por los destinos de nuestro país, la región y el mundo.

RODRIGO VALENZUELA 
Secretario General de la Federación Universitaria del Nordeste 
DNI 38.359.930 
Resistencia  

Nota de Redacción: Lamentamos que el lector Valenzuela, en lugar de simplemente exponer su punto de vista, considere necesario atacar y descalificar en lo personal al autor del artículo que tanto alteró su ánimo. Esa obsesión por convertir en enemigo despreciable a quien piensa diferente es parte de la pobreza dirigencial que tanto ha distanciado a la ciudadanía de la acción política. También a los jóvenes. El intercambio racional y respetuoso de ideas podría ayudar a revertir el proceso.