Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205091

Educación ambiental y conciencia ciudadana

La Cámara de Senadores de la Nación aprobó por unanimidad la ley de Educación Ambiental Integral que establece la obligatoriedad de incorporar la cuestión ambiental en los planes de estudios de instituciones educativas de todas las regiones del país. La iniciativa, no obstante, necesitará sumar estrategias abiertas y flexibles de la comunidad educativa para promover la conciencia ciudadana en esta temática.

A partir de la entrada en vigencia de la norma, cada jurisdicción dispondrá la modalidad de implementación en la agenda educativa de al menos una jornada o espacio de mejora institucional dedicada a la educación ambiental y dará debida difusión sobre la actividad y sus participantes. El objetivo que se persigue es que las nuevas generaciones reflexionen sobre la problemática y comprendan la interdependencia de todos los elementos que, de una manera u otra, se relacionan con el ambiente.

De esta manera, conceptos como la biodiversidad (su valor y la necesidad de promover el respeto hacia la amplia variedad de seres vivos con las que las comunidades humanas comparten el planeta) deberán pasar a formar parte del lenguaje cotidiano de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de todo el país. Afortunadamente no son pocos los que ya tienen incorporado ese valor y que vienen trabajando en forma activa en defensa de la extraordinaria diversidad de especies vegetales y animales que viven en distintas regiones del país. A modo de ejemplo se puede citar el interés que despertó en el Chaco la labor de organismos oficiales de la provincia, Parques Nacionales y la fundación Rewilding para cuidar a uno de los últimos yaguaretés de la región —bautizado Qaramta—, que continúa siendo monitoreado con un sistema satelital que registra sus movimientos por el Parque Nacional El Impenetrable y zonas aledañas de nuestra provincia y Formosa, en amplio territorio que comparte con la hembra Tania, con quien en enero tuvo dos cachorros. También merece destacarse el compromiso asumido por el grupo de ciudadanos que forman parte del Colectivo Caraguatá Reserva Ya!, una iniciativa que muestra cómo la participación ciudadana puede generar un impacto positivo en la comunidad; en este caso sumando voluntades para trabajar por la recuperación y conservación del parque ubicado en el norte de Resistencia, que el año pasado sufrió la quema intencional de pastizales.

Como se ha señalado ya en otras oportunidades en esta misma columna, uno de los aspectos importantes para destacar de esta y otras iniciativas de la sociedad civil que surgen en la provincia es que cada vez se comprende mejor que la participación ciudadana en los asuntos públicos no debe limitarse únicamente a los procesos electorales, y es por eso que es digno de destacar el trabajo que llevan adelante quienes promueven el respeto y el valor de la biodiversidad; el cuidado del patrimonio natural y cultural y, por lo tanto, alientan a sumarse a toda la comunidad al ejercicio del derecho a un ambiente sano.

Volviendo a la nueva ley nacional, vale agregar que la norma crea la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral, a la que los legisladores definieron como el principal instrumento de la política para la enseñanza de esta materia en todo el territorio nacional. Por otra parte, en el Día Mundial del Ambiente que se celebre cada año, y para afianzar el compromiso con el cuidado de la biodiversidad, cada jurisdicción deberá promover una acción comunitaria en la que se fomente el “Compromiso Ambiental Intergeneracional” en el cual las personas tengan la oportunidad de establecer un pacto de responsabilidad también con las generaciones sucesivas.

Ya en 2019 la ONU publicó el más completo informe global sobre el estado de la diversidad en el planeta, elaborado por expertos en conservación cuya tarea se volcó en un documento de mil páginas basado en más de 15.000 informes científicos. De acuerdo a este informe en la Tierra hay 8 millones de especies animales y vegetales, pero cerca de un millón de ellas están en riesgo de extinción. Ese mismo año, una investigación de biólogos argentinos reveló que uno de cada cuatro mamíferos del país está bajo amenaza de extinción. Según este estudio dos especies que viven en nuestra región, el mono carayá rojo y el yaguareté, se encuentran en peligro crítico.

Es de esperar que la ley nacional de Educación Ambiental Integral que acaba de ser aprobada ayude a tomar conciencia del cuidado de los ecosistemas para evitar que el daño ambiental continúe erosionando las bases de las economías ya que eso impactará también en la calidad de vida.

Notas Relacionadas