Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205069

Cartas de Lectores

En respuesta al ministro Wado de Pedro

Señor director de NORTE:
En el marco de la cobertura de la visita presidencial a El Impenetrable, el viernes 7 de mayo, se publicó en NORTE una nota firmada por el ministro Wado de Pedro exhortando a sus lectores a recuperar el valor de la palabra tal como, según él, lo reclama también su presidente. 
Inusitada paradoja, sin duda, porque los que se sienten con autoridad moral para exaltar la importancia del lenguaje en relación con las instituciones son, precisamente, los que se ocupan todos los días y a cada momento de construir con su discurso los enemigos que necesitan para alimentar su propaganda y su demagogia. En efecto, el cristinismo camporista sabe que para ocultar su autoritarismo, su ineficiencia y su corrupción le resulta indispensable la continua confrontación con sus opositores actuales o pasados, aunque para ello tenga que recurrir a la mentira.
Esto queda claramente demostrado en la nota de Wado de Pedro, en la que se advierten las comparaciones que al autor le permiten adjudicar a su arco político las cualidades positivas y al mismo tiempo otorgar valores negativos a un enemigo que no nombra y al que pretende denostar. Así, se atribuye como propia “una mirada federal e integradora”, a diferencia de los “sectarismos y mezquindades políticas” —se entiende— de la oposición. Propone seguidamente “retomar la senda” de Néstor y Cristina “truncada por políticas en pos de la concentración”, calificación que, naturalmente, le adjudica a la gestión pasada. 
Un párrafo central es el que sostiene que “las asimetrías regionales y las desigualdades sociales no se saldan con discursos vacíos, ni con proyectos vacíos, como el que alguna vez se prometió con el ejemplo del Plan Belgrano.” A esto, no cabe sino recomendar al ministro del Interior que lea atentamente (lo puede hacer por Internet) las Memorias del estado de la Nación, presentadas en tiempo y forma por la gestión anterior. De ellas, podemos destacar para ser breves, algunos datos:  
• La Unidad del Plan Belgrano, creada en diciembre de 2015, estuvo destinada a articular las acciones de desarrollo y fortalecimiento de las diez provincias del Norte argentino con los diversos ministerios, las provincias entre sí y las provincias con el gobierno nacional. 
• Para ello, junto a los diferentes ministerios nacionales se han llevado adelante más de 3.800 obras. De esta manera, en 2019 se había llegado a cumplir con el 45% de las inversiones planificadas para el período 2015-2025 por un monto total de USD 16 mil millones.
• A noviembre de 2019 se habían finalizado más de 5000 km de infraestructura vial. 
• Quedaron en ejecución 2393 km de rutas.
• Se renovaron más de 900 km de vías del Belgrano Cargas. De 2015 a octubre de 2019 se incrementó un 188% el potencial de carga: se pasó de 841.681 toneladas a 2.039.281. El tiempo necesario de transporte entre Joaquín V. González (Salta) y Timbúes (Santa Fe) se redujo de 15 días a 7 días.
• De la misma manera, pueden consultarse cifras y datos respecto de viviendas sociales, aeropuertos, gasoductos, agua potable, cloacas, acceso a Internet, combate al narcotráfico, mejora en la seguridad, etcétera. En la Infraestructura de Datos Espaciales del Plan Belgrano puede constatarse la importancia de lo realizado en las diez provincias y específicamente en el Chaco.
Lo que se vuelve arduo y problemático es explicar las irregularidades y la falta de transparencia financiera e institucional en las que se encontraron muchas de estas obras algunas de las cuales ya estaban licitadas, en construcción lenta o interrumpidas, debido a la falta de cumplimiento de la Nación y/o de ciertas provincias y/o municipalidades concernientes a sus propias obligaciones. Estas circunstancias muchas veces obligaron a la suspensión de las obras o a la ralentización en su continuidad. Tener en cuenta estas circunstancias y analizar rigurosamente estos documentos públicos permite ver cómo se deshilacha el relato oficial (provincial o nacional) que permanentemente denigra u oculta los logros de la gestión pasada. 
Por ello, señor Wado de Pedro, si usted decidiera insistir en su afirmación acerca del vacío de los discursos y de los proyectos del gobierno anterior, debería exponer antes las pruebas de lo que dice y demostrar que los datos oficiales enumerados en las Memorias de estado de la Nación son falsos.
Mientras tanto, la ciudadanía debería tomar conciencia de que es el discurso cristinista camporista el que degrada cotidianamente el valor de la palabra, hiriendo y ofendiendo de modo sistemático la inteligencia de sus potenciales votantes y de la sociedad entera.

MARTA SUSANA LÓPEZ
Resistencia