Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204623

La Toma de Barranqueras y la historia del agua en el Chaco

La provisión de agua potable y abundante puede considerarse una de las principales aspiraciones del hombre. Cuando se está por establecer un pueblo siempre es el agua su obsesión dominante, por eso vemos que casi todas las ciudades están fundadas a orillas de un río

Resistencia no fue la excepción, porque el agua es fundamental para la salud y la higiene. Solo cuando estas necesidades están satisfechas, puede decirse que ha llegado el momento inicial de su desarrollo.

Los fundadores de Resistencia tuvieron en cuenta esta circunstancia, al establecer la ciudad a orillas del río Negro y del Paraná, pero tuvieron que pasar 46 años para que el gobierno nacional, en 1924, iniciara la construcción de la Toma de agua en el riacho Barranqueras, al satisfacer con esto una sentida necesidad. 

La solución tardo muchísimo en abastecer a una población creciente que vivía una pesadilla sin la provisión del líquido elemento. Por aquel entonces las bombas a mano y los aljibes eran el bálsamo de sus habitantes.

   Para que tengamos una idea, en el año 1915 el Gran Resistencia tenía una población de 15.000 habitantes; en 1935 los habitantes eran 35.000; en 1945 45.000; y hoy somos aproximadamente 500.000. En el Chaco todo, 1.200.000. Esto da una idea de la necesidad urgente de agua potable.

A principios de 1927 se terminaron totalmente las obras de la Toma y se efectuaron las pruebas de funcionamiento, que fueron satisfactorias. Esta obra inaugurada hace 94 años es la que actualmente provee de agua potable a la ciudad, lógicamente que con otra infraestructura. No solo provee a Resistencia, sino a gran parte del Chaco, con el acueducto inaugurado a mediados de los setenta, construido por la empresa Supercemento. 

Aquella original Toma de agua ubicada en Barranqueras ofrecía un aspecto grandilocuente, semejante a una fortaleza. Contaba con un centro de almacenaje en Resistencia, el emblemático tanque de agua ubicado en Avenida Italia y Avenida Paraguay, que aún se mantiene hidalgo como parte de nuestro patrimonio. Este tenía una capacidad de almacenaje de 1000 m3 de agua, con una altura de 15 m y 16 m de diámetro. En los años treinta la ciudad tenía 2000 conexiones de agua.

El organismo, sucesor del ente Obras Sanitarias de la Nación, pasó a manos de la provincia del Chaco desde el 1º de febrero de 1981 con la denominación de Servicios de Agua y Mantenimiento, Empresa del Estado Provincial (SAMEEP), a partir de la sanción de la Ley Provincial n° 2499. El Art. 2 decia: “La Empresa Servicios de Agua y Mantenimiento Empresa del Estado Provincial (SAMEEP), tendrá por objeto actuar como ente concesionario estatal del Sistema Provincial de Abastecimiento de Agua, evacuación de líquidos cloacales y residuos industriales; mantenimiento de bienes y realización de obras, estudios y proyectos por sí o por terceros, que le fueran encomendados”.

La provincialización de la empresa fue muy positiva, porque permitió tener mayor ejecutividad en la toma de decisiones, lo que posibilitó ampliar el servicio en toda la provincia.

Primer acueducto Resistencia-Villa Ángela

El 1º de diciembre de 1972, el presidente de facto general Agustín Lanusse inauguraba en Presidencia Roque Sáenz Peña el inicio de obras del acueducto Barranqueras-Sáenz Peña. El 15 de marzo de 1980 se inauguró este acueducto de gran envergadura, que beneficia a localidades del interior chaqueño a lo largo de la Ruta 16 "Gobernador Ducca", después de ochenta meses, tras haberse iniciado en 1972. Un mes antes, en un bombeo de prueba había llegado a la Ciudad Termal por primera vez agua del Paraná.

En el cruce de las Rutas 16 y 95 se encuentra la estación de bombeo que envía el agua a Villa Ángela. Las cañerías son de hormigón de 70 cm de diámetro y transportan el agua potable, contra pendiente, desde la planta potabilizadora del riacho Barranqueras hasta Presidencia Roque Sáenz Peña a lo largo de 174 km.

Segundo acueducto

   Con una extensión de 512 km, es considerada la obra más importante del país. Abastecerá a 26 localidades de la provincia y se compone de la obra de La Toma y equipo de bombeo, instalada a la derecha del puente Chaco – Corrientes, para impulsar el agua cruda a todas las plantas que hoy se abastecen de del Riacho Barranqueras.

Además, incluye dos acueductos paralelos para brindar mayor seguridad al sistema y permitir ampliaciones; una planta potabilizadora ubicada en adyacencias del complejo de plantas ya existente en Barranqueras. El acueducto de agua tratada, en un 80% ejecutado, tendrá una longitud de 512 km aproximadamente en sus distintos tramos: Barranqueras-Sáenz Peña; Sáenz Peña-Hermoso Campo; Sáenz Peña-Tres Isletas; tramo a Los Frentones; y tramo a Gancedo.

Notas Relacionadas