Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204582

Una Granada contra Barcelona y Messi

El Barsa ganaba por otro gol de Leo, pero se quedó y Granada se lo dio vuelta: 2-1 y el Atlético sigue líder.

Messi y el festejo del Granada.

Un bombazo en el Camp Nou, que partió desde el sur de España, aceleró a la altura de Madrid y explotó en Barcelona. Fue una Granada que hizo le hizo un agujero importante al sueño catalán de ganar la Liga. El equipo de Lionel Messi ganaba de local por un lindo gol del 10, pero se quedó y, no solo perdió el partido, sino también la chance de liderar el torneo y depender de sí mismo. Vértigo. Sonrisas del Cholo Simeone y de Zinedine Zidane.

El Barsa dependía de sí mismo, pero, para este equipo, eso puede ser un arma de doble filo. Si ganaba, le quedaba la Liga servida. Si empataba, dependía de sí mismo. Nada de eso. Lo dejó ir y quedó mal parado. Granada, que en sus 26 visitas previas al Camp Nou siempre había perdido, explotó su propia historia y logró la primera victoria en el estadio Culé. ¡Y en que momento!

¿Qué la pasa al Barcelona? Tiene un líder con el 10 en la espalda, pero con él no alcanza para ser, justamente, líder del torneo. Messi fue el que salió a la cancha con más ganas de ganar y buscó socios para llevar a cabo su objetivo. Encontró coequiper en Griezmann, con el que armó una linda pared y la mandó a guardar a los 23': el francés metió un buen giro y asistencia para que Leo la cruce abajo, imposible para el arquero Escandell. El 26° tanto de la Pulga en el torneo (le sacó cinco a Benzema en la carrera del Pichichi) y el 15° ante este rival (en 15 enfrentamientos).

Messi jugó y luchó. Si bien viene de aquel feo planchazo ante Villarreal, nunca escondió el físico y hasta tuvo un picante cruce con Nehuén Pérez, otro argentino: choque hombro contra pecho y luego amarilla para el defensor al que alguna vez le pidió una foto en la Selección. Ahora fueron rivales, con un mano a mano especial.

El Culé no lo liquidó (Messi erró una en el ST y Griezmann otra) ni escuchó los avisos de Soldado, el delantero del Granada que tuvo dos claras. Más allá de eso, parecía que nada iba a pasarle al local, hasta que llegó un cuarto de hora letal, entre los 62 y 77 minutos del ST: el venezolano Darwin Machís lo empató aprovechando un error de Mingueza, Ronald Koeman fue expulsado por protestar y Molina la clavó de cabeza para el 2-1. Tres golpes de KO.

Más allá de los cambios reactivos y no proactivos (llegaron como manotazo de ahogado), el Barsa no encontró cómo empatarlo. En ese momento, el punto era premio. Pero ni eso... Porque sumando uno, quedaba arriba del Real y a uno del Atlético, al que enfrentará el 8 de mayo. Es decir, dependía de sí mismo. Ahora las cartas están en Madrid.

Fuente: Olé.