Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204270

Crece el malestar en el campo y las bases comienzan a hablar de un paro

Martín Spada habló sobre las inquietudes en el sector por las resoluciones del gobierno nacional, que las entidades juzgan de corte "distorsivo", y establecen más requisitos y controles en las exportaciones.  

 "Se analiza la posibilidad de un paro", reveló ayer a NORTE Martín Spada, director en el Consejo Directivo de Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades agropecuarias que conforman la Comisión de Enlace; las que, a medida que transcurrió la semana, fueron subiendo la efervescencia frente a las medidas adoptadas por el Gobierno nacional en torno a las exportaciones de carnes, lácteos y granos, con más requisitos y controles.

"El productor tiene como única opción no enviar su producción, para expresarle al Estado nacional que no estamos de acuerdo con este tipo de medidas", marcó Martín Spada. 

En las últimas horas, los dirigentes que conforman la Mesa Enlace se declararon en estado de alerta y, a partir de ahora, definirán con las bases de productores cómo continuará el reclamo ante los funcionarios nacionales y de qué manera se expresará el malestar que hay en el interior del país. "Este fin de semana, o como máximo lunes o martes, se podrían anunciar los pasos a dar", estimó el dirigente chaqueño.

"El Gobierno alega que (las medidas regulatorias vía Declaraciones Juradas de Exportación) son por razones de control de la evasión fiscal. Pero entonces, ¿para qué está un organismo como la AFIP?", planteó el director federado. Y agregó: "Antes de todas estas resoluciones, ya se generaban declaraciones juradas de exportación y era muy fácil auditar si se evadía o no, porque los fondos ingresan desde el exterior a las cuentas de las empresas. Pero es algo que escapa al sector productivo". 

Posibles acciones  

En torno a las acciones que el sector agropecuario, a través de sus entidades, analiza por estas horas, Spada reveló que se considera "algún tipo de medidas para demostrar el malestar", entre las cuales también se habla de un potencial paro de comercialización. "El productor tiene como única opción no enviar su producción, como para expresarle al Estado nacional que no estamos de acuerdo con este tipo de medidas", marcó.

"No fueron consultadas con nadie", dijo sobre las resoluciones y controles sobre las exportaciones, al dar cuenta de una de las motivaciones del descontento generalizado en el sector agropecuario. "En el único diálogo que mantuvo la Mesa de Enlace con el presidente Fernández, él había dicho que no iba a cerrar las exportaciones", recordó, dando cuenta así que "las trabas" son también una forma de desalentar las ventas al exterior.

En tanto, hasta ayer, las entidades no habían recibido respuestas a un pedido de audiencia girado la semana pasada a los ministerios de Economía, de Desarrollo Productivo y de Agricultura de la Nación. 

Por último, Spada recordó que "entre 2006 y 2012 se aplicaron trabas a las exportaciones que significaron el cierre de 100 plantas frigoríficas y pérdida de 17 mil puestos de trabajo". 

 

El sector productivo está en contra de este tipo de trabas, que son distorsivas y no regulatorias.

 

Daño a mediano plazo 

Una de las principales preocupaciones del sector –según publicó Infobae- es que la administración de Alberto Fernández está avanzando con medidas que, en el pasado, provocaron un freno a la inversión y a la producción y alejaron a la Argentina de los principales mercados mundiales. Además, en la cadena de ganados y carnes, hubo cierre de plantas frigoríficas y pérdida de empleo.

“Por ejemplo, hoy (por ayer) se derrumbó el precio de la vaca, que no va a consumo interno, porque el consumidor argentino requiere calidad”, expuso Martín Spada a NORTE. “Con la apertura de exportaciones, el valor había subido y compensado un poco. Era un número razonable para un animal que termina su ciclo productivo y hay que sacar del campo. Ahora, con estas medidas, la industria frigorífica dice que las exportaciones no están tan abiertas y la vaca no va a exportación, por tanto, no paga lo mismo”, explicó el dirigente de FAA. 

En esa línea, subrayó que “el sector productivo está en contra de este tipo de trabas, que son distorsivas y no regulatorias, porque hay otros elementos más que probados para el control de la evasión”. 

“La implementación de una norma de control que ya fue aplicada y que generó tanto malestar en el sector, incluyendo la reducción del rodeo, conlleva a problemas de oferta de acá a cuatro o cinco años, con mayor presión de precios en las góndolas. Si el Estado nacional quiere controlar, tiene a la AFIP y a la Aduana”, insistió. 

Entre los requerimientos que imponen las nuevas normativas, el dirigente recordó que se debe presentar un plan de negocios, el balance anterior y la nómina de socios de las empresas. 

Reconociendo que el “fondo” de las medidas adoptadas es el control de precios en las góndolas, resaltó que “el 80% de la producción de carne vacuna va al consumo interno”. 

“Si sacás la posibilidad de exportar ágilmente la vaca, vas a saturar el mercado por mayor oferta y bajará el precio. Pero el problema es que se viene la próxima campaña. El productor que, vendiendo las vacas podía comprar un toro, ahora no puede vender, no pone en servicio al campo y el año que viene, en lugar de tener 80 terneros, tendrá 60, lo que termina por derivar en menor oferta en góndola y precios más altos”, trazó, alertando que las medidas adoptadas por el Gobierno son “cortoplacistas”. “Se lo estamos tratando de decir, en buen tono, que se está equivocando”, subrayó. 

“Chivo expiatorio”

Según publicó Infobae, se está advirtiendo en el ámbito de las entidades agropecuarias que el camino a seguir para frenar la suba de precios, no es con controles a la producción y acotando la exportación. Esta semana, integrantes de las cuatro de cadenas de cultivos señalaron que “hay que buscar los orígenes en el excesivo gasto público, el déficit fiscal y la elevada emisión monetaria. Es inquietante e injustificado que la acusación recaiga siempre sobre el sector productivo, convirtiéndolo en chivo expiatorio de otras prácticas que colaboran a ese proceso y al aumento de precios”.

A partir de esto, los dirigentes de la Mesa de Enlace dijeron que las medidas que implementó el Gobierno, mediante el ministerio de Agricultura y el de Desarrollo Productivo, “rompen con la promesa de diálogo que hicieron las autoridades y demuestran un altísimo desinterés en los productores y en el sector, que tantas divisas aporta a las arcas del Estado, al tiempo que provee de alimentos a los argentinos”.

Sin respuesta a pedido de audiencias 

Hasta ayer, la Mesa de Enlace no había logrado respuestas a los pedidos de audiencia que el viernes pasado presentó ante el ministerio de Economía, de Agricultura y Desarrollo Productivo. Y ese fue uno de los principales motivos para declarar el estado de alerta.

En ese sentido, anunciaron que reforzarán pedidos de audiencia a gobernadores, legisladores y fuerzas políticas, “con el fin de transmitirles la visión acerca del sector y las políticas que consideran virtuosas para la producción, la actividad económica y la generación de empleo, que lejos están de las implementadas en las últimas horas”, señalaron los dirigentes.

Esta semana, el Gobierno, mediante una resolución conjunta del Ministerio de Agricultura y de Desarrollo Productivo, implementó la Declaración Jurada de Operaciones de Exportaciones de Carne. Para la Mesa de Enlace, dicha medida “recuerda a los nefastos ROE, por medio de los cuales se restringían y direccionaban discrecionalmente las exportaciones de bienes de origen agropecuario, y causaron un daño irreparable a la producción”.

Todo esto se suma a las medidas con mayores requisitos para las exportaciones de granos, lácteos y carne: “Ambas medidas se suman a otras políticas implementadas anteriormente en forma inconsulta, perjudicando siempre al productor que necesita incentivos promocionales para seguir produciendo bienes y colocarlos en el mercado interno y externo. Todo esto demuestra que no existe un compromiso real de diálogo ni tampoco se busca articular consensos por parte del Gobierno nacional en pos de generar desarrollo productivo, social y económico”, señalaron.

Promesas incumplidas

Los dirigentes remarcaron, en otra parte del comunicado emitido días pasados, que hasta el momento el Gobierno no cumplió con las promesas que asumió el propio Alberto Fernández, cuando aseguró que antes de tomar cualquier medida de alto impacto para el sector, se conversaría con la Mesa de Enlace. “Eso evidencia que aquellas promesas fueron sólo una puesta en escena para confundir a la opinión pública, traduciendo nuestra vocación en un esfuerzo inconducente”, dijeron os representantes de los productores agropecuarios.

Y agregaron: “No deja de asombrarnos que, en el momento en que el país más necesita la cohesión para salir del atolladero en el que se encuentra como consecuencia de la grave crisis sanitaria, económica y social, el Gobierno nacional decida cerrarse así sobre sí mismo. Porque es lo que hace cuando decide prescindir del diálogo y de la búsqueda de consensos, que es a nuestro entender la única forma de lograr la construcción colectiva de la Argentina que todos deseamos”.

Además, ayer los integrantes de las cuatro cadenas de cultivos recordaron cuando el presidente de la Nación al iniciar su mandato “denominó al campo como un socio estratégico y que necesitaba que crezca, porque tiene la capacidad de exportar y traer divisas al país”.

Notas Relacionadas