Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/204119

Albert Solaz: hacia una alimentación consciente y saludable

Albert, vive en Barcelona, con más de 10 años de experiencia cocinando, ha tomado muchos rumbos y diferentes direcciones hasta entender que somos lo que comemos. Para él cocinar es una manera de amar y cuidar de uno mismo y de los demás.

Albert Solaz.

-Albert, ¿qué visión tenés acerca de cómo se alimenta actualmente el mundo?  

En mi parecer la alimentación está en un punto totalmente caótico y descontrolado. Hemos pasado de algo tan sencillo y poderoso a la vez como es una alimentación que proviene de la naturaleza que nos enseña valores imprescindibles tales como los ritmos de la vida, la paciencia, lo adecuado para cada estación, la abundancia y la grandeza de lo más simple como puede ser una semilla teniendo lo justo y necesario para cada uno.

A complicarnos la vida creando dependencia por la comida con excesos y queriendo manipularlo todo para sentirnos satisfechos, refinando y procesando los alimentos. Invirtiendo cantidades millonarias para después enfermar, sufrir adicciones, crear desequilibrios y necesitar encontrar dietas y remedios para escapar de este círculo vicioso.

Hay que parar, respirar y observar y darnos cuenta de que nos falta dedicar más tiempo para la alimentación educando con la práctica. Y no buscar tanta información que al final acaba confundiendo y generando malestar. Los conocimientos ya los tenemos dentro desde que nacemos lo que pasa es que hay mucho ruido y no nos llegan.

Albert en su cocina.

-¿Por qué ponés especial atención en la alimentación saludable masculina?  

Bien, hemos llegado a un punto en nuestra sociedad en que el género masculino ha empezado a despertar. Los hombres nos estamos dando cuenta de que es insostenible seguir actuando y pensado como hasta ahora.

En parte el género femenino nos ha llevado a este punto desde su lucha por cambiar las reglas del juego, pero no puede ser la mujer quien nos brinde siempre las soluciones porque no servirá de nada si hacemos las cosas porque toca y sin sentirlo de verdad. Es por ello que dedico mi proyecto y trabajo a acompañar a hombres enseñando herramientas como la alimentación saludable y un estilo de vida sano para que puedan seguir con buena salud su camino de evolución.

Además, si miramos estadísticas el hombre se muere con una media de 5-4 años antes que la mujer y en sus últimos años de vida padece enfermedades como colesterol, hipertensión, diabetes, problemas de corazón y ciertos tipos de cáncer debidos a una mala alimentación y un estilo de vida insano.

El concepto de cuidarse esta muy arraigado a la parte femenina, de hecho, viene del principio de los tiempos, así cuando la mujer se quedaba en la cueva a preparar la comida para alimentar y cuidar de la familia. Ocurre que cada vez somos más conscientes de que el ser humano es completo y los roles de género desaparecerán. Veo sumamente importante y necesario que como hombres nos responsabilicemos de nosotros mismos en todos los ámbitos porque tenemos la capacidad de hacerlo.

La cuestión es que se genera una dependencia del cuidado que recibimos de la madre y en la mayoría de veces lo trasladamos a nuestra respectiva pareja. Entonces cuando un hombre se queda solo, si no ha hecho un trabajo previo se siente perdido. No es culpa de nadie, pero si nuestro compromiso de tomar acción y cambiarlo.

Hamburguesa de lentejas y remolachas.

-Si bien hay una tendencia hacia lo orgánico, lo vegetariano y lo vegano los productos de ese segmento aún son escasos y en muchos casos bastante caros. ¿A qué se debe esta circunstancia? 

Este es un tema que da para horas de conversación. Desde mi punto de vista siento que la industria alimentaria sigue teniendo un gran papel en muchos aspectos porque se lo permitimos. Me gusta darle la vuelta y decir que los productos convencionales son demasiado baratos y por ello nuestro cerebro percibe los productos orgánicos, vegetarianos y veganos más caros.

También, es verdad que al haber menos demanda por estos productos hace que el precio de mercado sea más elevado. Entonces para que se produzca un equilibrio es cuestión de ir progresando hacia una alimentación más natural. Aquí veo dos opciones. Seguir ahorrando, comprando comida barata para después tener que invertir en medicamentos y dietas o bien comprar alimentos de mayor calidad para tener una buena salud.

Sé que en los tiempos en que estamos no podemos permitirnos gastar tanto dinero en la comida y quiero mencionar que no es necesario consumir siempre comida orgánica para tener buena salud, seguramente podemos encontrar en mercados cercanos productores con alimentos locales y de proximidad saludables para nuestro cuerpo.

Tampoco es necesario que quien decida seguir una dieta vegetariana o vegana necesite comprar exclusivamente todo preparado. Se puede ahorrar mucho si dedicamos tiempo a preparar la mayoría de nuestra comida en casa. Para ello quiero compartir una de mis recetas favoritas.

Receta para probar en casa. ¿Te animás a hacerla?

-Los hábitos alimenticios saludables mejoran la calidad de vida. ¿Podemos ampliar más sobre este tema?  

Aquí se produce un efecto dominó. Solo por el hecho de cuidar de mí, dedicando tiempo a cocinar una alimentación saludable que me da energía y me sienta bien ya genera un impacto positivo en mi cuerpo que hace que me suba la autoestima.

Si he comido bien y mi cuerpo no se siente cansado ni pesado por consecuencia mi descanso será reparador lo que hará que me levante de buen humor para dar lo mejor de mí. Sea en el trabajo, en los estudios o lo que esté haciendo en este momento

. Y esta buena sensación me llevará a continuar, por ejemplo, practicando ejercicio. Entonces se liberan endorfinas, y me siento feliz. ¿Y qué ocurre? Que tengo ganas de volver a comer saludable. Si soy capaz de mantener estos 3 pilares, alimentación, descanso y ejercicio automáticamente mi calidad de vida mejora y el resto viene solo. Empiezo a atraer lo positivo a mi vida como buenas relaciones, pasiones, hobbies, dinero, abundancia y más.

Batchcooking.

-¿Existen formas de comer que se adapten a cada persona? Me imagino un traje hecho a la medida de cada uno.  

Si por supuesto, de hecho, es uno de los principios en mis programas de coaching nutricional porque no establezco dietas, sino que enseño a comer sano con todo tipo de opciones, porque somos diferentes y únicos, por lo tanto, nuestra manera de comer debe ser auténtica y honesta con nosotros mismos.

Siempre insisto en que debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo y saber qué nos está pidiendo en cada momento. Y también es importante ser flexibles. Puede que durante una época decidas no comer carne y te sientes estupendo, pero si en algún momento la necesitas, permítelo.

No es bueno etiquetarse en un tipo de alimentación y que nuestra salud se perjudique. Es como si nos hubiéramos creído que casarse con alguien es para el resto de la vida. La cuestión es conocer y tener una buena base alimentaría para luego ir jugando y adaptando a lo que más nos conviene.

-De acuerdo a tu experiencia, ¿qué alimentos son los que no deben faltar en una ingesta diaria? 

Más que alimentos en concreto, permíteme hablar de grupos de alimentos. Todos habremos visto alguna vez la típica pirámide nutricional donde nos recomiendan cierta cantidad de cada cosa. Esto es demasiado generalista.

Ahora empezamos a trabajar con la herramienta del plato de Harvard en que no específica las cantidades y recomienda hacer una ingesta variada donde tengamos de todo en cada comida. Con carbohidratos, proteína, verdura, fruta, grasa y estemos bien hidratados con agua. Además de hacer ejercicio.

-¿Qué es el batchcooking? y ¿cuáles son los beneficios? 

El batchcooking, si lo traducimos viene a ser cocinar en lote. Es decir, hacer preparaciones de comida con más cantidad y guardarla. De esta manera podemos ahorrar tiempo en nuestro día a día. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos, pero no significa que dejemos de comer saludable porque estemos más ocupados.

Es un método que me gusta enseñar porque a muchos hombres les resulta más funcional y agradable cocinar en 2-3 horas durante el fin de semana y así poder dedicarse a otras cosas el resto de días. Hay personas que no les gusta porque prefieren comer recién cocinado cada día y porque se pierden los nutrientes al refrigerar y congelar.

Pienso que es mejor dar la opción del batchcooking que buscar la solución rápida de la comida preparada la cual no podemos saber al 100% lo que contiene. Lo que hago es hacer un mix y en mis menús doy unas bases para hacer batchcooking de esas preparaciones más largas como cocer legumbres, granos integrales, cremas, salsas y cantidades grandes de verdura para luego en cada comida invertir entre 10 y 15 minutos como máximo y terminar los platos con ingredientes frescos como ensaladas, guarniciones y cocinar la proteína al momento como la carne, el pescado o una proteína vegetal.

Yo lo practico porque la verdad es que estoy bien ocupado y me resulta beneficioso por muchas cosas.

Ahorro tiempo, tengo una alimentación organizada porque no improviso, no me hace falta ir picando porque el menú es equilibrado, completo y me sacia, no tengo que pensar qué cocinar, tengo variedad porque hago planificaciones previas, sólo invierto una o dos horas a la semana en ir a comprar y lo mejor de todo es que me da libertad para permitirme comer fuera de este menú durante el fin de semana si me apetece sin tener que sentirme mal por comer menos saludable.

-Hay una frase tuya que me intriga: “la comida de una persona puede ser tóxica para otra”, ¿sería el caso de personas alérgicas a algunos alimentos o te referís a otros aspectos?  

Primero de todo saber qué es lo que mi cuerpo me pide a mí y respetar que somos únicos y diferentes. Digo esto porque muchas veces cuando se trata de la alimentación, se recibe información sin ser cuestionada.

Mi vecino empieza hacer cierto tipo de dieta, adelgaza y como veo resultados lo quiero también para mí. Pero no me pregunto que le llevó a él a hacerlo, ni tan siquiera sé cuál es su estilo de vida y qué objetivos tiene para adelgazar. Vemos a alguien conocido en la televisión o en redes sociales recomendando no comer cierto tipo de alimentos y hablando maravillosamente de los beneficios de otros, pero no sabemos que le ocurre a esa persona para comunicar estos mensajes.

O cuantas veces ha salido un libro con una dieta milagrosa, todo el mundo corriendo a comprar el libro pensando que será la solución mágica y resulta que no funciona. Seguramente a la persona que escribió le funcionó, pero no tiene por qué hacer el mismo efecto al que lo está leyendo. Incluso en una misma familia.

Sé que es más práctico, pero no tienen todos los miembros porque comer de la misma manera. Puede que un hijo tenga necesidades diferentes porque está en época de crecimiento y hace más ejercicio físico y en cambio su padre que tiene un trabajo más sedentario con menos cantidad se siente bien.

Para concluir, siéntete libre en experimentar y probar para encontrar la comida que realmente sea para ti y te beneficie, pero no hagas lo mismo que el otro porque sí. Y este concepto me encanta porque lo podemos aplicar a cualquier aspecto de la vida.

Club Mutatio.

-¿Qué es el Club Mutatio? ¿Cómo lo concebiste? y ¿cuáles son los beneficios que se tienen al formar parte?  

El Club Mutatio tiene como objetivo principal crear una comunidad para que los hombres podamos compartir, ayudarnos y apoyarnos. Empezar a colaborar más con el otro y dejar de competir contra el otro. La principal misión es tocar temas relacionados con una alimentación saludable y un estilo de vida sano permitiendo que de aquí se le vayan sumando otros conceptos que nos ayuden a crecer como hombres tanto en conjunto como cada uno es su camino personal.

Este concepto surge porque cada vez veo que hay más hombres interesados en cambiar su alimentación y mejorar su estilo de vida, pero quizás no disponen del suficiente dinero como para poder comprar programas de coaching nutricional. Es un servicio que permite a los hombres hacerse miembros por un precio más económico y recibir a modo de suscripción mensual diferentes herramientas online para poder lograr sus objetivos.

Desde menús con recetas flexibles y batchcooking, talleres de cocina saludable y creativa, vídeos con diferentes clases de ejercicio físico para hacer en casa como yoga, pilates y entrenamiento funcional, desafíos para cambiar hábitos y comprometerse tanto con uno mismo como con la comunidad y ganar premios, charlas inspiradoras con expertos para tratar temas que nos inquietan como la autoestima, las finanzas, la sexualidad consciente o las relaciones interpersonales y además poder participar en círculos de hombres para expresarnos sin miedo a ser juzgados, sacar todas esas preocupaciones y sentimientos que tenemos dentro en un espacio seguro y confidencial.

Estamos acostumbrados a vivir en solitario por miedo a sentirnos débiles si fracasamos, pero al ver un hombre comprometido, entregado y vulnerable es sanador e inspirador tanto para uno mismo como para los demás. Quitarse las corazas y las máscaras delante de otros hombres es tan liberador que hace que te sientas con una fuerza y un poder interior increíble. Quiero que al formar parte del Club Mutatio los hombres sientan los valores que estamos transmitiendo.

Ser libre, independiente y con buena salud el resto de su vida. La comunidad esta para apoyarse, pero cada uno luego sigue con sus propios procesos.

¿Cómo se pueden poner en contacto con vos nuestros lectores? A través de Instagram: @alimentacion_ para_hombres y por la web: www.clubmutatio.com  y www.albertsolaz.com  .

Notas Relacionadas