Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203776

Un mundo más justo y saludable

La Organización Panamericana de la Salud propuso conmemorar este año el Día Mundial de la Salud con el lema “Construyendo un mundo más justo y saludable”, recordando que en todos los países hay grupos de personas de muy bajos ingresos que tienen serias dificultades para acceder a servicios de salud de calidad, lo que se traduce en un sufrimiento innecesario, aparición de enfermedades evitables y casos de muerte prematura.

Para la OPS, la falta de equidad que subyace en estas situaciones perjudica al conjunto de la sociedad y frena el crecimiento de las economías. En todo el mundo -afirma el organismo internacional- algunos grupos no solo tienen acceso limitado a servicios de salud de calidad, sino que también luchan para llegar a fin de mes con pocos ingresos diarios, tienen un acceso más deficiente a condiciones de vivienda seguras y educación de calidad, menos oportunidades de empleo que paguen un salario digno, desigualdad, y tienen poco o ningún acceso a entornos seguros, agua y aire limpios y servicios de salud, y sufren inseguridad alimentaria. “Los grupos que más sufren estas desventajas son a menudo los que sufren discriminación étnica y de género. Estas condiciones pueden provocar sufrimiento innecesario, enfermedades evitables y muerte prematura. Y daña nuestras sociedades y economías”, señala la OPS en la campaña que lanzó por el Día Mundial de la Salud que se recordó ayer, y que sirvió también para pedir a los países que garanticen que la equidad en la salud sea la pieza central para vencer la pandemia de Covid-19 que tiene en vilo a todo el planeta.

Las autoridades del organismo entienden que si se trabaja para promover la equidad, el resultado será una región con condiciones de vida y de trabajo propicias para la buena salud, sistemas de información en salud configurados para identificar a las poblaciones en situación de vulnerabilidad, con la sociedad civil y los individuos unidos en la búsqueda de soluciones para aquellos lugares donde existan desigualdades.

La OPS remarca que la pandemia golpeó con dureza a todos los países, pero su impacto ha sido más fuerte en las comunidades con mayores índices de pobreza que ya enfrentaban una vulnerabilidad significativa, que están más expuestas a la enfermedad, tienen menos probabilidades de tener acceso a servicios de atención médica de calidad y más probabilidades de experimentar consecuencias adversas debido al resultado de las medidas implementadas para contener la pandemia.

En este punto, es necesario recordar que los últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos sobre la pobreza confirman que este flagelo volvió a crecer en todo el territorio nacional y que el Gran Resistencia es el conglomerado urbano con los indicadores más dramáticos del país, de manera que en medio de una crisis sanitaria cuya magnitud no tiene precedentes en la historia reciente el desafío es doble. Por un lado, es necesario evitar mayores sufrimientos a esos amplios sectores de la población y, por otra parte, redoblar los esfuerzos para garantizar la salud a quienes tienen vulnerado ese derecho.

Se debe aprovechar también la conmemoración del Día Mundial de la Salud para reconocer y valorar la tarea del personal de salud que viene trabajando sin pausas en la primera línea de batalla contra el Covid 19. En homenaje a todos esos héroes anónimos que sin descanso desempeñan labores en vacunatorios, hospitales, sanatorios y centros de atención de la salud de nuestra provincia y de todo el país, la población debe tomar mayor conciencia sobre la pandemia y mantener hábitos de cuidados para evitar un aumento de contagios que podrían saturar el sistema de atención.

La pandemia causada por el coronavirus demostró que es clave para la salud pública contar con una adecuada infraestructura sanitaria, con centros de atención primaria, clínicas, sanatorios y hospitales que sirvan de red de contención ante las emergencias. Pero también demostró que la tarea de trabajadores y profesionales de la salud es fundamental para enfrentar las situaciones críticas que generó el Covid-19, un patógeno que demostró tener una gran capacidad de contagio y que puso en riesgo la vida de quienes trabajaron y trabajan sin descanso en la lucha contra el virus.