Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203699

La concesión de la hidrovía

El 30 de este mes finaliza la concesión del servicio de dragado y balizamiento de la Hidrovía Paraná - Paraguay, la estratégica vía logística de ingreso y egreso de mercancías de todo tipo al país cuya operación genera sumas millonarias en dólares cada año. No es casual que gigantes transnacionales hayan posado su mirada en este codiciado sistema de navegación troncal que es uno de los más extensos del planeta.

Cuando en agosto del año pasado el Ejecutivo nacional anunció la creación de la Administradora Federal Hidrovía Sociedad del Estado, integrada por el Estado nacional y las siete provincias ribereñas que comparten el sistema troncal, entre ellas el Chaco, se dijo que se dejaba en manos de las jurisdicciones provinciales las decisiones más importantes sobre el funcionamiento y la operatividad del corredor fluvial por donde circula casi el 80 por ciento del comercio exterior del país. Sin embargo, el decreto 949/20 de noviembre pasado abrió las puertas a una nueva privatización y eso generó preocupación en distintos sectores que aseguran que la licitación que impulsa ese instrumento legal representa una amenaza para la soberanía nacional.

Un informe de 46 páginas elaborado por el Centro de Estudios Agrarios que dirige Matías Strasorier asegura que se está frente a una cuestión de fondo para la soberanía nacional. “En la concesión por el dragado y balizamiento de la mal llamada hidrovía Paraná- Paraguay, se pone en juego mucho más que una vía navegable para el comercio agroalimentario, también es parte del tablero global en disputa”, se asegura en ese documento al que se puede acceder a través de internet. Según este informe, al menos cuatro empresas transnacionales tienen interés en participar de las operaciones de dragado y balizamiento de la Cuenca del Plata que desde 1995 está en manos de la empresa Hidrovía SA, que en principio ganó una concesión que era solo por diez años, pero que se renovó hasta llegar a estos días.

Por si queda alguna duda de que la importancia de esta vía fluvial no pasa desapercibida para las potencias mundiales, vale recordar que durante el gobierno de la administración Trump, Estados Unidos hizo saber a la Argentina su preocupación por el interés que mostraron empresas chinas para participar de los negocios de la hidrovía. En 2019, distintos medios nacionales revelaron que en el encuentro que mantuvo en julio de ese año el entonces secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo con el presidente Macri, se abordó la cuestión de la participación de firmas chinas en áreas comerciales que son consideradas estratégicas por Washington, como es el caso de la Hidrovía Paraná-Paraguay. En esa oportunidad, distintos analistas coincidieron en señalar que lo que más preocupaba a la Casa Blanca era que el brazo de Pekín se extienda a toda América Latina, a través de su plan para volcar en la región varios miles de millones de dólares con el fin de financiar obras de infraestructura que facilitarán el comercio de países latinoamericanos con la potencia asiática.

Hay quienes aseguran, por otra parte, que esta preocupación norteamericana debe leerse en el marco de la disputa comercial que Pekín mantiene desde hace varios años con Washington y que está lejos de ser cosa del pasado. De hecho, el actual presidente Biden dejó en claro en la primera conferencia de prensa que ofreció como mandatario que no está dispuesto a permitir que China se convierta en líder mundial mientras su administración continúe en la Casa Blanca.

Por su parte, en este entramado, el Chaco tiene el desafío de lograr la integración de los puertos de Barranqueras y Las Palmas al sistema ferroviario del Belgrano Cargas y al sistema de cargas multimodal, para poder ser competitivo en un mundo en el que, tal como lo advierten los expertos, la competencia ya no es solo entre las empresas ni los productos, sino entre procesos logísticos. La provincia, como otras de la región, dependen del mayor o menor aprovechamiento que se tenga de la Cuenca del Plata, que debe potenciarse con inteligentes acciones de cooperación, como las que debe concretar el espacio que reúne a mandatarios de las diez provincias del NEA y NOA con el objetivo de impulsar el desarrollo y corregir las históricas asimetrías estructurales que padece la región.