Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/202417

Para las empresas el costo del boleto supera los 100 pesos

De cara a la audiencia pública, los números que generan escozor.  El aporte de los estados es la única alternativa para evitar un “boletazo”.

A poco más de 15 días para la realización de la primera de las dos audiencias públicas convocadas por el Gobierno para concretar la actualización tarifaria del transporte público de pasajeros, el escenario no es el mejor para los usuarios.

Los empresarios estiman que los costos actuales llevaron el precio del boleto a unos 106 pesos, los que deberán ser costeados en parte por los usuarios y en parte por los Estados nacional y provincial, vía subsidios, en proporciones que aún no están determinadas.

Los costos que manejan las empresas estiman el precio del boleto por encima de los 100 pesos, si se retiraran los subsidios.

En rigor, la negociación está en marcha y, como en todo inicio de un proceso de estas características, las partes ‘abren la jugada‘ con aspiraciones que luego tienden a acomodarse en función de múltiples variables y propuestas. Lo cierto es que en cualquiera de los escenarios posibles, será el aporte de los estados lo que evitará el ‘boletazo‘ que exigen los costos actuales.

NUEVOS VALORES

En este caso, las empresas tomaron un promedio de pasajeros transportados teniendo como base el 2019, habida cuenta de lo atípico del 2020. En consecuencia, para fijar la tarifa, se tomó como referencia un pasajero promedio de 1,4 por kilómetro: con esa base y con la Nación y la Provincia sosteniendo los aportes realizados en 2020, el precio del boleto, de bolsillo, que debería pagar el usuario es de 59 pesos, cuando hoy paga $25,90, es decir, más del 100%. Sin embargo, sacando los aportes nacionales y provinciales, que se entregan en concepto de subsidios, la tarifa llega a 106 pesos.

Sin embargo, los empresarios saben que el precio del viaje no puede dispararse de manera exagerada porque eso generaría una caída aún mayor, en un círculo vicioso perjudicial para todas las partes.

Las expectativas de los empresarios pasan fundamentalmente por lograr más subsidios por parte del Estado, como mínimo hasta que se pueda recuperar gran parte de la demanda perdida.

APORTES NECESARIOS

Las expectativas de los empresarios pasan fundamentalmente por lograr más subsidios por parte del Estado, como mínimo hasta que se pueda recuperar gran parte de la demanda perdida.

Aseguran que con los aportes nacionales y provinciales, durante el 2020 solo se alcanzó a abonar los salarios de los trabajadores, pero la inversión fue nula.

Ahora, el inicio de las clases plantea nuevas exigencias, lo que se suma a las nuevas autorizaciones para, por ejemplo, ocupar el 100% de la capacidad de cada unidad.

En este escenario, los empresarios apuestas a que ‘se reconozcan los costos del sistema‘ y eventualmente se resuelva si esos costos se trasladan a la tarifa para que los afronte el usuario o hará una ‘compensación mayor‘.

La estrategia pasa por lograr que el Gobierno Nacional reconozca y revierta la asimetría entre los aportes que realiza en el Área Metropolitana del Gran Buenos Aires (AMBA) y CABA; pero para eso se requiere una fuerte articulación con los gobiernos provinciales.

Notas Relacionadas