Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201965
En primera persona

Crecer de la mano de la diversificación

SAN BERNARDO - De ser un empleado más, desde muy joven, con un fuerte apego a las cosas de campo que heredó de su padre, Darío Jaciuk es un ejemplo de la visión y de la acción que hoy impone al productor primario.

“Queremos aumentar el volumen de producción agroalimentaria, pero el gobierno tiene que dejar que crezca el campo y haya más productores y empresas”, dice el productor Jaciuk.

Hoy, es líder de una empresa familiar agropecuaria. “Hacemos unas 5.000 hectáreas de cultivos y tenemos un plantel de unas 7.000 cabezas de ganado vacuno”, cuenta a NORTE Rural en su establecimiento ubicado en la zona rural de San Bernardo.

Su origen es haber sido un empleado rural y provenir de una familia que practicó el monocultivo durante muchos años.

De la mano de la diversificación productiva, Darío logró un desarrollo de su actividad con una fuerte inversión en herramientas, maquinarias agrícolas y también en infraestructura necesaria para la siembra intensiva y desarrollo ganadero, además de contar con un avión fumigador propio, sembradoras, cosechadoras y pulverizadoras propias.

DE EMPLEADO A PRODUCTOR

“Yo era empleado rural, trabajé con la firma de Reinaldo Dickau por mucho tiempo, manejaba las maquinas cosechadoras de algodón, y ahí empecé a sembrar siempre un poquito más y más en el campo de mi padre”, cuenta a NORTE Rural.

De lotes dedicados durante décadas al monocultivo, “al ver que era necesario poner los huevos en varias canastas, optamos por diversificar y trabajar de sol a sol”, con lo cual dice que “pudimos pagar las deudas que teníamos como familia, porque cuando uno se juega por un solo cultivo y viene mal por el clima, por ejemplo, se pierde todo y se queda endeudado”, señala.

Darío logró darle impulso a la producción primaria y logro sostener la empresa agropecuaria familiar.

La familia Jaciuk desarrolla además una intensa labor ganadera en sus predios, además de la agrícola.

UNAS 5000 HECTÁREAS DE CULTIVOS

El productor siembra cerca de 5.000 hectáreas de cultivos. Para esta campaña implantó 1.030 hectáreas de algodón, 3.000 de soja, 700 de maíz y alrededor de 300 de sorgo. A la vez, se dedica a la cría de ganado bovino y “más fuerte nos dedicamos al engorde, y en general estamos en 7.000 cabezas”, dice.

“Hay días que me dan ganas de vender todo y poner un negocio en la ciudad, y todo por las erráticas políticas de los gobiernos, pero miro para atrás mío, y lo veo a mis padres, a mis hijos, a mi hermana, y a los empleados, y no me puedo dar el lujo de echarme atrás”, comenta. “Tengo un muy lindo equipo de gente de trabajo, son todos muchachos de mi edad, que fuimos juntos a la escuela y son muy guapos y me dicen no vamos aflojar Darío y eso me da ganas a seguir”, cuenta.

DIVERSIFICAR, LA CLAVE

El joven productor sostiene que la experiencia propia le está indicando que el único camino posible para el productor es la diversificación de actividades productivas en el campo.

“Nosotros fuimos aprendiendo con el lomo, porque el monocultivo produjo deudas que tuvimos que pagar con mucho esfuerzo”, relata, señalando que a partir de la puesta en marcha de otras actividades complementarias, “pudimos emparejar un poco, comprar bienes y servicios y desarrollar nuestros campos como una empresa familiar”.

Para el productor, la familia es la bandera que motiva “nuestras luchas y nuestro trabajo incesante”.

“Así podemos ver por ejemplo cultivos de maíz y soja que los utilizamos para la conversión en proteína animal, pero también le apostamos al algodón con más de mil hectáreas”, cuenta.

Jaciuk les pide a los gobiernos de turno “que nos dejen laburar, como productores que somos, y que nos desafíen a ver si trabajando sin palos en la rueda no vamos a logra que la Argentina sea líder en la producción de agroalimentarios y con valor agregado global”.

“Más que nadie, sabemos que con nuestro trabajo y nuestro aporte, aseguramos la provisión alimentaria nacional y satisfaciendo la demanda internacional en cantidad y calidad”, dice enfáticamente. “Les digo a los gobernantes, trabajen con nosotros, el campo quiere seguir haciendo lo que sabe hacer pero no nos expriman, y ahí si podremos hablar de equidad territorial, inclusión social y sustentabilidad ambiental, económica y social”, expresa.

“No tengo bronca, tengo indignación”

“Aquí en el campo, no solo nosotros sino muchos productores como yo, no es que tengamos bronca, nos sentimos indignados porque no nos dejan trabajar desde los gobiernos en libertad, siempre poniendo palos en la rueda, siempre haciéndonos poner a la sociedad en contra”, dice enfáticamente Darío Jaciuk.

“No le tengo miedo al clima, porque ya sabemos cómo es aquí y sabemos que esto es una industria a cielo abierto, yo me lo banco, no que quejo, pero lo que no me banco es que los gobiernos siempre exprimen al productor, nos asfixian, ni idea tienen los gobernantes, ni los diputados, que tenemos que cargar sobre el hombro a nuestro país todos los que trabajamos aportando divisas y recursos al Estado”.

“Una familia de fierro”, su motor y bandera

“Soy el único hermano varón, pero todos trabajamos codo a codo”, dice mientras presenta su familia a NORTE Rural: “Rosa y Eugenio son mis padres, Miriam es mi esposa y Álvaro y Alan, son mis hijitos varones que son la luz de mis ojos y mi hermana Karina, que junto con la muchachada, llevamos adelante esta empresa que nació bien de abajo, y creció luego de mucho trabajo basado en la diversificación”.

Notas Relacionadas