Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201752
El agresor, de 18 años se encuentra detenido

Caso Escobedo: La causa fue caratulada como homicidio simple

Miriam Ramos es la madre de Gonzalo Escobedo, quien el viernes falleció luego de agonizar seis días. Gonzalo fue agredido por otro joven de 18 años, en circunstancias que se investigan. La justicia, accedió el martes al pedido de la querella al cambio de caratula, que pasó de lesiones graves a homicidio simple. 

Charata (Agencia)“Tuve que soportar con un gran dolor en el corazón todo lo que los médicos me decían. Quería levantar a mi hijo de ahí y traerlo a mi casa”, Miriam revive entre lágrimas y enterezas, la última semana. 

58miriam ramos.jpeg
Miram Ramos, madre de Gonzalo Escobedo, logró que su hijo, y el agresor contaran lo que sucedió la trágica madrugada del 30 de enero. Ahora pide que actué la justicia.

El sábado 30 de enero, la vida de dos familias cambiaría para siempre. La del agresor A. R de 18 años y la de Gonzalo Escobedo de 17. Miriam, recuerda y reproduce lo que su hijo le contó, previo a ser ingresado al Perrando, sobre lo que pasó aquella madrugada. 

“Yo me voy con ellos, en un rato voy”

Miriam relata lo que Gonzalo le contó mientras estaba consciente, sobre lo que habría suscitado el fatal desenlace.

“Me dijo es que estuvieron en un lugar: La Calandria (NdR: un barrio de la ciudad ubicado entre calle Buenos Aires y la calle conocida como camino del Mercosur). De ahí se fueron todos juntos hacia la Costanera Sur (NdR: un espacio público, ubicado -casi en línea recta hacia el barrio Jorge Newery- a alrededor de 20 cuadras). Mi otro hijo, el hermano mellizo de Gonzalo, estaba también en ese grupo, pero decidió volver a su casa”, detalló. 

Gonzalo le dijo a su hermano Ezequiel “yo me voy con ellos, en un rato voy”. Eran ya las 6 de la mañana del sábado. “Salen de ahí todos juntos en moto para el lado de la Costanera. En algún momento, empezaron a tirar vino para arriba, con las motos en marcha. Mi hijo tira el vino para atrás y lo moja al chico este. Pero sigue la  marcha” , continúo.

“Antes de llegar a la Costanera, el que manejaba la moto se baja a orinar. Mi hijo queda sentado arriba de la moto. Este chico viene, desde atrás, lo agarra del cuello lo sacude, luego lo abraza, inmovilizándole los dos brazos. Él es físicamente más grande y más alto. Lo levanta en el aire lo hace rebotar en el piso, pegando la cabeza”, agregó

“No sé si le pegó más, porque yo le saque fotos a mi hijo y tiene más golpes. Eso lo determinará la autopsia”, aclaró.

Miriam ya no pudo hablar con su hijo porque empezó a empeorar su estado de salud. En Sáenz Peña le hicieron la tomografía y el médico advirtió que lo derivaba a Resistencia, para una cirugía de emergencia y lo intubaron. El viernes 5 de febrero los médicos diagnosticaron, por la mañana, la muerte cerebral, y a las 19, Gonzalo falleció.

58escobedo 1.jpeg
Gonzalo Escobedo tenía 17 años, su agresor 18. Estaban en el mismo grupo de personas que habían salido a divertirse, pero todo terminó en tragedia.

El chat con el agresor

Miriam, no solo habló con su hijo, sino que también lo hizo con el supuesto agresor, a través de las redes sociales, vía Messenger (Facebook). “Quería, como madre, preguntarle por qué hizo lo que hizo, que me diga él qué pasó. El reconoció el hecho, yo publique lo que él me contestó, lo que hizo. Me dice yo lo tiré, cayó mal. También hay audios que irán como pruebas”, indicó. 

En el chat, que fue compartido más de 27 mil veces, el supuesto agresor añade “yo reaccioné mal” 

El doctor Hugo Baigorrí es el fiscal a cargo de la causa y Marylin Barabas y Facundo Cabañas son los abogados querellantes. Entre las acciones que realizaron, estaba el pedido de cambio de caratula de la causa. A. R está preso, desde el 30 de enero, por lesiones graves. Este martes, por la tarde llegó la confirmación del cambio, ahora está acusado de homicidio simple. 

“A la justicia de Charata le pido que actué de manera rápida y ejemplar para que no haya otro Gonzalo. Que los chicos sepan que pueden divertirse pero con cautela. No podes matar a una persona por nada, hacer lo que le hicieron a mi hijo. Tienen que pensar en lo que hacen”, pidió la madre de Gonzalo. 

“Confío en la justicia, quiero y necesito confiar. Mi hijo con 17 años perdió su vida. Lo mataron. Voy a hacer lo  necesario para que la justicia actué. No me voy a detener”, concluyó.