Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201562

Ambientes ventilados evitan los contagios

Hay cada vez más evidencias que demuestran que los ambientes bien ventilados y con personas con barbijos respetando el distanciamiento social ayudan a reducir las posibilidades de contagio por SARS-CoV-2. El dato no es menor si se tiene en cuenta que habrá que esperar unos meses más para que se pueda alcanzar, a través de las vacunas, la inmunización de un alto porcentaje de la población.

Las investigaciones sobre dosis de este tipo de virus transportados por aire comenzaron poco después de que el nuevo coronavirus fuera declarado oficialmente como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, en marzo del año pasado. Con el paso del tiempo la comunidad científica mundial comenzó a tomar nota de casos llamativos, como el del contagio masivo que tuvo lugar en Estados Unidos en una iglesia de Mount Vernon, en el condado de Sakgit en el Estado de Washington. En esa oportunidad 61 integrantes de un coro estuvieron reunidos durante dos horas y media en un ensayo que se llevó a cabo en un espacio con muy poca ventilación. Al cabo de unos días se comprobó que una de las personas que asistió al ensayo tenía coronavirus (desde tres días antes de la reunión presentaba catarro) y contagió a 52 miembros del grupo, dos de los cuales fallecieron luego de complicaciones sufridas por Covid-19.

Episodios similares se registraron luego en España tras el ensayo de un coro en Sallent, Barcelona; otro en los Países Bajos con 130 integrantes de un grupo coral de Ámsterdam y en Alemania con 160 miembros del grupo de voces de la Catedral de Berlín. Los casos se repitieron en coros de Austria, Canadá, Reino Unido, Corea del Sur y Francia, siempre en situaciones que tenían comunes denominadores: lugares cerrados, poco ventilados y un número alto de infectados. Los investigadores no tardaron en confirmar algo que, en rigor, ya se sabía para casos de otras enfermedades, y es que la respiración, así como los estornudos o la tos, libera diminutas gotas infecciosas en el aire denominadas aerosoles. Pero incluso la OMS demoró en prestar atención a estos hallazgos debido a que en el organismo internacional persistía la idea de que el aire no era la principal vía de contagio. Sin embargo, algunos investigadores hicieron notar que los virus no se dispersan por sí solos en el aire sino que lo hacen atrapados en gotitas o adheridos a otras partículas. La repetición de casos de contagios masivos en coros de distintas partes del mundo hizo sospechar que esas situaciones serían difíciles de explicar sin la intervención de la vía áerea.

Si bien los científicos continúan estudiando qué tan peligrosas pueden ser estas dosis de virus transportadas por el aire, existe un consenso respecto a que se pueden adoptar una serie de medidas para evitar contagios especialmente en lugares cerrados. En primer lugar recomiendan abrir las ventanas para que el virus no se pueda acumular en los ambientes interiores. En ese sentido, explican que cada vez que una persona habla, ríe, tose, estornuda o canta emite unas gotas microscópicas que quedan suspendidas en el aire durante muchas horas. Debido a que ya existe una fuerte evidencia que demuestra que estas partículas pueden portar coronavirus si la persona está infectada, entonces desde hace unos meses se viene insistiendo en la necesidad de mantener los ambientes bien ventilados, mantener el distanciamiento social y cumplir estrictamente con el uso correcto de barbijos o tapabocas y también con el lavado frecuente de manos. Esta combinación de medidas, aseguran, es hoy por hoy —además de las vacunas, por supuesto— una de las mejores armas que se tienen disponibles para hacer frente a la pandemia.

Los investigadores explican, por otra parte, que cuando las personas exhalan diminutas partículas al aire, las de mayor tamaño caen al suelo en pocos segundos, pero las más pequeñas —llamadas aerosoles— se acumulan y permanecen durante horas en lugares cerrados.

De esta manera, una vez confirmada la transmisión aérea del virus mediante aerosoles, ahora es necesario generar conciencia sobre la importancia que tiene la ventilación de los espacios cerrados (además del respeto de las otras medidas mencionadas), especialmente teniendo en cuenta que dentro de poco volverán las clases presenciales a los establecimientos educativos.