Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201308

El poder acumulado de gigantes de internet

Gigantes tecnológicos como Google, Amazon, Facebook y Apple aportaron grandes innovaciones que transformaron el mundo. Pero hoy gozan de una posición dominante que utilizan en contra de empresas más pequeñas y nuevos emprendedores. Por eso ahora la Unión Europea propone crear nuevas regulaciones para evitar las prácticas que ahogan la competencia.

Se calcula que el 90 por ciento de las búsquedas de los usuarios de internet se realiza a través de Google, empresa que además controla una buena parte del millonario negocio de la publicidad en línea, donde solo compite de igual a igual con Facebook. Pero eso no es todo, el mercado de celulares está dominado por los sistemas operativos de Google y Apple, mientras que el de las compras en línea cada vez más está concentrado en manos de Amazon.

No es casual que medios europeos y estadounidenses hayan puesto la lupa sobre estos titanes. La cadena alemana Deutsche Welle, por ejemplo, realizó un documental sobre Amazon en el que se advierte que se trata de “una máquina que puede observar, comparar y analizar simultáneamente a más de 300 millones de personas en todo el mundo”.

“La empresa no solo es una plataforma de venta, que al mismo tiempo vigila el mercado y ofrece cada vez más servicios y productos, sino que además controla todos los flujos de datos de este mercado y los utiliza para su propio beneficio”, advierte el informe de la emisora alemana. Por su parte, el portal de noticias de la BBC define a este grupo de grandes corporaciones como las espadas del “imperialismo digital en su máxima expresión”, que representan una seria amenaza para la competencia y la innovación.

Esta semana, la titular de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, propuso a las autoridades de Estados Unidos promover un marco regulatorio para controlar a estos gigantes tecnológicos. Lo que se busca, dijo la funcionaria europea, es que “las interferencias en el derecho de expresión no estén basadas solamente en reglas internas de una empresa”.

“Necesitamos contener el inmenso poder de las grandes empresas digitales. Quiero invitar a nuestros amigos en Estados Unidos a unirse a nuestra iniciativa. Juntos podemos crear una guía para la economía digital que sea válida en todo el mundo”, dijo Von der Leyen en un discurso por videoconferencia en el Foro de Davos.

El auge de empresas como Facebook y Google, que ofrecen sus productos a los consumidores en forma gratuita demostró que mucha de la legislación actual sobre esta materia no está actualizada. Estas compañías ganan dinero monitoreando toda la actividad en línea de sus usuarios y esa información se transforma en valiosos datos que venden a los anunciantes.
Para la Unión Europea el modelo de negocios de estas plataformas en línea “tiene un impacto no solo en la competencia libre y justa, sino también en la democracia, la seguridad y en la calidad de la información”.

En diciembre pasado, la UE lanzó dos proyectos de ley sobre derechos y operación de empresas de servicios digitales, con el objetivo de enfrentar mediante regulación fenómenos como discursos de odio divulgados en gran escala, desinformación, liquidación de los pequeños comercios o la creación de gigantescos conglomerados que eliminan la competencia. Las autoridades europeas explicaron que la idea es que además de alcanzar a Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft la regulación llegaría también a las plataformas Booking, Alibaba, Bytedance (TikTok), Snapchat y la firma de teléfonos móviles Samsung.

El extraordinario crecimiento de estas empresas preocupa no solo en Europa. En Estados Unidos, algunas organizaciones no gubernamentales alertaron que la empresa Amazon también tiene intereses en el campo de los servicios de salud y de las aseguradoras, y advierten además que ha logrado desarrollar un sofisticado programa de reconocimiento de rostros que actualmente es utilizado por la policía de EEUU.

Todos estos pulpos comparten una misma estrategia: compran empresas más pequeñas para quitar de su camino a potenciales rivales. Google, por ejemplo, adquirió unas 300 pequeñas y medianas empresas tecnológicas, de las cuales la mitad podían representar una incipiente competencia para sus negocios. La compañía de Mark Zuckerberg, a su vez, compró unas 90 empresas y cerró la mitad de ellas con el fin de evitar posibles competidores.