Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200666

Con la baja parcial de retenciones, las economías regionales no salen de su ahogo

El 30 de diciembre, el Gobierno nacional eliminó retenciones a un conjunto de productos generados por las economías regionales. El beneficio no modificó lo que paga el algodón, pero sí lo que tributa la carne caprina y la actividad apícola, complejos que tienen producción en el Chaco. Observaciones desde CAME a través del análisis de Pablo Vernengo.

La decisión del Gobierno nacional de eliminar las retenciones a diversos productos agroindustriales fue celebrada por distintos sectores, desde las áreas productivas de los gobiernos provinciales hasta múltiples entidades representativas del ruralismo. La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que tiene un reconocido y federal sector de Economías Regionales, valoró el beneficio, pero solicitó que se extienda a todos los productos generados por estas regiones.

Algunas cadenas productivas tienen, con la baja de retenciones, 0% de arancel. Pero la medida estableció algunas subas en posiciones arancelarias de productos con algún grado de elaboración.

En un documento, la confederación marcó que la rentabilidad de los productores pymes se ve afectada por la elevada carga impositiva y la permanente suba de costos. “Para que las economías regionales puedan desplegar todo su potencial, generando divisas y empleo genuino en el interior del país, es imprescindible que el Gobierno nacional tome la decisión de eliminar las retenciones a las exportaciones”, resaltaron.  

Entre los factores que afectan la rentabilidad de las economías regionales, CAME mencionó al aumento de los combustibles de un 15% entre agosto y diciembre pasado, los insumos que registran subas por encima de la inflación, acompañando en muchos casos el dólar “Bolsa”, y la brecha cambiaria -en torno al 90%-. Todo ello –alertaron- dificulta cualquier proyecto productivo a mediano y largo plazo.   

El eje de los cuestionamientos surge porque la medida establece una eliminación de la alícuota en el caso del jugo de manzana y, al mismo tiempo, una suba al 4,5% para el jugo de pera. Allí, CAME expuso dudas sobre el criterio adoptado para bajar las retenciones en unos productos y subirlas en otros. Lo mismo ocurre con la baja de los derechos de exportación a la semilla del arroz y el mantener las retenciones al arroz elaborado.

Los complejos alcanzados  

El Gobierno nacional eliminó desde el 30 de diciembre de 2020 los derechos de exportación para la mayoría de los productos de las economías regionales, una medida que procura alentar las exportaciones de productos con valor agregado.

Las cadenas alcanzadas por el nuevo arancel 0% son las de carne ovina y caprina, huevos, acuicultura, apícola, productos hortícolas (tomate, pimientos, cebolla, ajos, puerros, esparrago, etc), hongos, olivícola, maíz pisingallo, legumbres, papa y mandioca.

También la producción de frutos secos, frutas tropicales, cítricos dulces, cítricos, uva en fresco y pasas de uva, cucurbitáceas, frutas de carozo, frutas finas, peras y manzanas, infusiones, semillas, quínoa, especies, alfalfa, alimentos en base a frutas, jugos de frutas y aceites y esencias de cítricos.

La eliminación del arancel fue incluida en el decreto 1060 publicado el último día de 2020 en el Boletín Oficial, que también incluyó modificaciones arancelarias para productos no agrarios.

En sus fundamentos, explicita que "en cuanto a los bienes agroindustriales, se identificó en una primera revisión la potencialidad de determinadas economías regionales en términos de crecimiento de las inversiones, la producción y las exportaciones que generará creación de empleo en forma directa e indirecta en todas las provincias del país".

Y agrega: "Se fija para esas mercaderías un Derecho de Exportación del Cero por ciento (0%) como medida concreta para contribuir a aumentar la producción y las exportaciones, apoyando a los productores y las productoras y las cadenas de valor asociadas y de esta forma recuperar los niveles históricos de exportación, fomentando el desarrollo de la industria exportadora nacional".

El universo de productores de alimentos y bebidas de las distintas regiones del país, alcanzados por la eliminación de los aranceles, reúnen al 41% del empleo del sector y generan el 24% del total de las exportaciones del rubro.

Desde el Ministerio de Agricultura precisaron que las economías regionales impactadas por la decisión "involucran de manera directa a 192.000 trabajadores en todo el territorio nacional".

Más de 430 entidades representadas

El área de Economías Regionales de CAME, que elaboró un documento luego de conocer la baja de retenciones para reflejar el potencial de los distintos complejos exportadores, está integrada por más de 430 entidades, desde federaciones hasta cámaras que nuclean “a esa Argentina profunda”, desde apicultores o especieros de los Valles Calchaquíes hasta sectores productivos de la Patagonia. Allí, el Chaco está representado por Leonardo Saucedo, presidente de la Cámara de Comercio de Miraflores.

En ese ámbito se genera el valioso Índice de Precios de Origen y Destino (IPOD), que expone las brechas entre los productos generados por el campo y la cadena intermediaria que finalmente los deposita en las góndolas.

Además, con esa representación federal, la entidad es miembro de la paritaria que define salarios para trabajadores del ámbito rural.