Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198574

Newell's goleó a Lanús

En un partidazo, La Lepra se hizo grande en el Sur y se llevó la primera victoria en el torneo: fue 4-2 ante los pibes del Grana, que no levantan en la Copa Liga Profesional.

Festejo del conjunto rosarino en "La Fortaleza" del Sur.

Esas cabelleras con canas peinan experiencia, sabiduría, conocimiento, juego y, sobre todo, fútbol. Mucho fútbol. Porque viejos son los trapos. Porque ellos, con varios años de trayectoria, supieron cómo jugar un partido clave en la Zona 4 de la Copa Liga Profesional. Porque, si bien muchos empiezan a pensar cuántos años de carrera les queda, les sobró aire en los pulmones y ganas de hacerse gigantes en La Fortaleza para quedarse con el primer triunfo del campeonato y creer que es posible la clasificación a la Fase Campeonato. Porque la pelota no conoce de edades. Porque los viejitos de Newell’s superaron a los pibes de Lanús, que cada vez se hunde más...

Nacho Scocco remata ante la mirada de sus rivales.

En el primero, los purretes del Grana empezaron mejor. Su potencia y su velocidad dañaban a un visita que le costó acomodarse al encuentro. Belmonte, De la Vega y Vera monopolizaban el balón, aunque sin mucha profundidad, más allá de un remate de Facundo Pérez. Pero a partir de ahí, los jobatos de La Lepra se hicieron dueños del trámite: Pablo Pérez dejó las peleas de los primeros minutos por el juego y la distribución y Fabricio Fontanini abrió el marcador a partir de la pelota parada y el centro de Mariano Bittolo.

Maxi Rodríguez, líder y figura del conjunto rosarino.

Con la tranquilidad del 1-0, Ñuls se potenció en el complemento: halló espacios a partir de varios contragolpes, Maxi Rodríguez y Nacho Scocco crecieron desde lo individual para potenciar al equipo. Así llegó el grito de Sebastián Palacios luego de una recuperación en defensa que encabezó Aníbal Moreno. Claro, porque a los veteranos, también se sumaron algunos chicos, como el propio Moreno y Panchito González.

La confianza le sirvió para que Santiago Gentiletti también la metiera con la testa y para que, tras el descuento de José Sand, los de Kudelka no sufrieran: saque del medio y gol de la Fiera. Después sólo quedó tiempo para que Pepe decore el resultado. Sí, porque el 4-2 le calzó perfecto a este partidazo que terminó siendo un desahogo para esos viejitos que quieren seguir dándole alegrías a Rosario.

Fuente: Olé.