Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198493
A 40 DÍAS DE LAS FIESTAS

Pandulces y budines aparecieron en las góndolas con una suba cercana a 30%

Supermercadistas y panaderías que elaboran este producto aún no han definido su precio, pero el incremento de los insumos y la inflación se verán reflejados en los mismos.

A poco más de un mes para la llegada de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, algunos supermercados de Resistencia ya muestran en sus escaparates la mercadería tradicional de fin de año.

Sin embargo, elaborar un pandulce propio con materia prima fresca y de calidad sale bastante más caro que comprar un producto industrial de marcas conocidas, y esto se debe a que en los últimos meses se registraron incrementos en el precio de las harinas, de las frutas secas y de las esencias que se usan para su fabricación, y estos aumentos golpearon a los productos que vemos hoy en góndola.

En comunicación con NORTE, Miguel Simons, quien es vicepresidente de la Cámara de Supermercadistas del Chaco, brindó sus estimaciones sobre el incremento de pan dulces y budines, y remarcó que debido a los costos de elaboración “es más económico comprar un pandulce industrial que uno hecho en panadería”.

En este sentido, sin dar un número preciso “porque eso lo tienen que definir cada supermercado”, estimó que el aumento será de poco más de 30 por ciento, señalando además que la amplia gama de variedad de segundas y terceras marcas, aunque ninguna a un costo menor a los 110 pesos. Si bien se cuenta con una gran variedad de presentaciones, las marcas líderes seguramente tendrán los precios mucho más elevados.

Hay que tener en cuenta que los vaivenes del dólar que se vieron en las últimas semanas afectan directamente a las remarcaciones de precios aplicadas por los proveedores de las panaderías, y no se descarta un nuevo aumento del precio de todos los derivados de la harina por estos días. Es así que la harina, por ejemplo, podría subir entre un 10 por ciento y un 15 y la materia grasa y derivados, entre un 40 y un 60 por ciento.

De acuerdo con lo que se pudo saber, este año este tipo de artículos tendrán incrementos que rondan 30 por ciento.

“Un pandulce sale hoy 180 y 300 pesos, uno de 400 gramos de marcas populares”, señaló Simons, agregando que los pandulces premium no tendrán tanto protagonismo este año, y esto se debe a que, según Simons, “eran un mercado chico y ahora es aún más chico”.

Respecto de esto, Simons remarcó que, si bien el precio difiere mucho, su calidad también, “pero la gente siempre opta por pagar menos, por lo que hay posibilidades de que estos pandulces no se vean este año en los supermercados pymes, porque se perdió mucho el consumo. Tal vez sí en las grandes cadenas”, añadió el supermercadista.

La elaboración propia de estos productos cuesta más caro que comprar marcas industriales en el mayorista.

Por otra parte, Simons remarcó que “estamos a 40 días de las fiestas y todavía no se abastecieron todas las góndolas de pandulces o budines en los supermercados pymes”, por lo que hablar de un precio definido es todavía apresurado.

No obstante, el supermercadista recomendó que, si bien las panaderías tienen costos más altos, “sus productos son mejores y es conveniente siempre pagar un poco más por un buen pandulce hecho con productos frescos”.

A dos meses de las fiestas de fin de año empiezan a aparecer tímidamente los productos típicos, aunque con un precio llamativamente mayor al del año pasado.

Otros productos de la canasta navideña

Si bien aún no hay precisiones sobre cómo serán los festejos, los consumidores ya realizan compras anticipadas para pasar las fiestas, y tanto el pandulce como la sidra, los turrones y las garrapiñadas son algunos de los artículos más característicos para estas fechas.

Sin embargo, muchos de estos productos tendrán un incremento de entre 20% y hasta casi 70% respecto del año pasado.

Los comercios proyectan armar una canasta navideña, de entre seis y nueve productos, a precios económicos.

En este sentido, un budín con frutas de una reconocida marca, de 215 gramos, el año pasado se vendía a 100 pesos y este año a 120 pesos, lo que representó un alza de 20%.

En el caso de un budín sin frutas, el valor era de 80 pesos y ahora se comercializa a 100 pesos, es decir, 25% más caro. En el caso de la sidra, de una marca económica, en 2019 se conseguía a 65 pesos y ahora a 110 pesos.

Este fue el producto que más se encareció, ya que la suba fue de 69%. Otra sidra, de una marca más costosa, en 2019 en góndola estaba a 159 pesos y ahora, 210 pesos, con una variación de 32%.

Respecto de la carne para el asado, se vaticina un incremento de 20 por ciento en promedio, pero aún no se sabe de cuánto será.

Por el momento, se vende el kilo de costilla de novillo a 390 pesos, y de ternera a 500 pesos. En el caso del vacío, el de novillo cuesta 395 pesos y el de ternera 600 pesos.

Notas Relacionadas