Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197575

Urge la búsqueda de consensos

Los momentos difíciles que atraviesa el país, tanto por la pandemia que paralizó la economía como por los pasos que venía dándose desde hace varios años con recesión y ahora con inflación, no admiten disputas interminables e innecesarias.

Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Lamentablemente asistimos a una semana en la que un ex presidente que desencantó a los argentinos salió a opinar justo el mismo día en que en el país se hizo un banderazo en contra del gobierno de Alberto Fernández, pero lo más lamentable aun fue que el propio presidente salió a responder a su antecesor. Pobres los oídos de los argentinos, de los de buen corazón, de los que eligen el trabajo y la producción como bandera, que tienen que literalmente “bancarse” estas inconducentes discusiones mediáticas, en momentos en que cada día se pierden cientos de puestos de trabajo, que miles de nuevos contagiados de Coronavirus agrandan la estadística y lo que es peor: la desunión de los argentinos que nos hace presas fáciles de cualquier interés que no sea el bien común. Y lo peor: eso ya lo sabemos.

hipolito.jpg

UNA CAUTELAR DE ALTO IMPACTO

Un fallo judicial de la Sala Primera de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Resistencia, en el peor momento del pais, quiere paralizar la actividad foresto-industrial.

La medida va directo al centro de producción primaria e industrial que permite la exportación de productos y va a generar que cerca de 24.000 obreros que dependen en forma directa de la actividad no tengan trabajo. Sí, 24 mil familias sin sustento corren peligro. ¿Quién va a pagar el costo social de esto?. La medida esta siendo analizada por los productores y sus asesores legales, y ayer se reunían en las afueras de Los Frentones un grupo de empresarios y productores para diagramar un plan de lucha que por primera vez pone en pie de protesta a los forestales. “Saldremos con madera, con muebles, con carbón para exportar a las rutas hasta que alguien que tenga sentido común nos escuche”, adelantaron ayer.

La organización Somos Monte Chaco dice que celebra esta decisión judicial,  y rápidamente se excusa diciendo que “las complicaciones que surgirán por el paro temporario de los permisos, se hubieran evitado si las autoridades provinciales hubieran tomado en serio los avisos que con extremada paciencia y en distintos ámbitos le hemos acercado”.

O sea, chaqueños versus chaqueños. Más allá de los argumentos que tal vez sean razonables, le quita el plato de comida a 24.000 familias, en medio de una galopante inflación, una epidemia de coronavirus que trajo una cuarentena de nunca acabar.

Es necesario ponerse la camiseta Chaco e intentar el dialogo. No queda tiempo. Y si una gran comunidad que pide actos de grandeza y de desprendimientos sectoriales.