Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197569

Ibrahimovic, el rey de Milán

Zlatan fue la gran figura del derbi. Con sus dos goles en el inicio del partido, el Milan le ganó al Inter y se subió a la punta de la Serie A. Lautaro, tras volver de la Selección, no pudo seguir de festejo.

19.png
Zlatan imparable en el duelo ante el Inter. Doblete para el delantero de 39 años en la victoria del Milan por 2 a 1.

La inteligencia puede más que la potencia. Hay veces que el cerebro derriba obstáculos que no puede la fuerza. A los 39 años, Zlatan Ibrahimovic volvió a demostrar que la cabeza siempre marca diferencias en el fútbol. Desde su inteligencia (y sus pies), el Milan le ganó al poderío físico de Lukaku y Lautaro, y se quedó con el Derbi della Madonnina al derrotar 2-1 al Inter. Como postre , sigue con puntaje ideal en cuatro partidos, líder de la Serie A y cortó una racha de cuatro derrotas consecutivas ante el Neroazzurro.

20.png
Zlatan sigue siendo el rey. Con 39 años fue la figura del derby.

De inicio, el partido tomó un curso que jamás se alteraría. Fue Inter el que tuvo más la pelota y hasta atacó más, pero no fue certero y Milan supo lastimar, en especial de contra. A los 16 minutos, Zlatan ya había aprovechado las ventajas históricas que da la defensa del Inter para un exagerado 2-0 para su equipo. Primero de penal, tras una burda falta de Kolarov (atajó Handanovic y la metió en el rebote) y luego finalizando dentro del área una gran jugada colectiva. A todo esto, Inter intentaba desde la fuerza de sus dos delantero, pero sin un juego asociado producto del pobre partido de Barella, parado como enganche.

21.jpg
Lautaro Martínez estuvo bien marcado en el clásico.

Si bien Lukaku pudo descontar todavía en el primer tiempo, el derby no se terminó de dar vuelta producto de los desaciertos del equipo de Antonio Conte. En la segunda mitad llegó mucho, también sufrió contras y no logró emparejar el juego. Lautaro, importante en el juego de espaldas, esta vez no tuvo chances claras más allá de algún remate de media distancia o un cabezazo que Kjaer le sacó cerca de la línea. Sí fue importante para que el belga y los volantes encontraran espacios.

Un penal bien anulado por posición adelantada, la jugada de Lautaro,un taco sobre la hora de Lukaku y ataques mal terminados atentaron contra un Inter que volvió a defraudar en un partido importante. El rey de Milán, con apariciones justas y trascendentes, fue Zlatan, quien se considera el mejor del mundo. Ese optimismo contagia y lo llena de buena vibra. Se vio en Milan. Con poco, aunque notablemente mejorado a la temporada pasada, el Rossonero se quedó con el clásico. 

Fuente: Olé.