Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197502

Dunas y médanos, formas en la arena

Al observar la superficie terrestre, entre los paisajes eólicos más frecuentes encontramos las dunas o médanos.

En efecto, los rasgos morfológicos determinados por los depósitos de arena eólica son fácilmente reconocibles sobre fotografías aéreas y otras imágenes de las zonas áridas.

También puede reconocerse depósitos eólicos en ambientes no desérticos como las zonas costeras. En sí, las dunas no son simples montículos casuales de sedimentos transportados por el viento. Más bien, son acumulaciones que suelen tomar modelos notablemente constantes.

LAS DUNAS

Una duna (o médano) es una acumulación de arena generada por el viento en los desiertos o el litoral marino, por ello las dunas poseen unas capas suaves y uniformes. Pueden ser producidas por cambios en el viento o por variaciones en la cantidad de arena.

Según E. F. González Díaz (1962) la discriminación entre “médano” y “duna” carece de base. El médano y la duna son términos equivalentes o sinónimos (*). Al respecto el Diccionario de la Lengua Española indica que médano (Del árabe hispano: máydan, y este del árabe clásico. mandan: explanada de arena), tiene dos acepciones: 1. duna y 2. montón de arena casi a flor de agua, en un paraje en que el mar tiene poco fondo. Mientras al término duna (Del neerlandés. duin, y este del germano dūno-, colina) lo define como “Colina de arena movediza que en los desiertos y en las playas forma y empuja el viento”. Por ende ambos vocablos se usan como sinónimos.

Las dunas pueden ser activas o libres, cambiando su forma y posición bajo la fuerza del viento, o pueden ser inactivas o fijas, allí donde son retenidas por la vegetación. La plantas que crece principalmente en las partes bajas de las dunas, puede mantenerse casualmente fijando los sedimentos arenosos allí depositados. Las dunas ubicadas a lo largo de las líneas de costa resultan ser a menudo fijadas por la vegetación (natural o plantada por el hombre).

CÓMO SE FORMAN

Cuando el viento tiene una dirección dominante, las dunas adquieren la forma de una C con la parte convexa en contra del viento dominante. Estas dunas generalmente avanzan, se mueven, empujadas por el viento. La velocidad de avance de las dunas es inversamente proporcional a su tamaño, así, las dunas más pequeñas alcanzan a las mayores, con las que se van fusionando y aumentando de tamaño.

Cuando la duna alcanza un tamaño significativo, más de 4 a 6 m, comienza a desprenderse mayor cantidad de material por las dos puntas de la C, dando origen a nuevas dunas pequeñas, las que al ser más veloces que las grandes, se van alejando de la duna madre.

Cuando en extensas regiones se forman dunas de arena se habla de mares de arena o campos de dunas, denominados ERGS. Son especialmente visibles en el desierto del Sahara.

LAS DUNAS EN LAS REGIONES LITORALES

Las dunas costeras son acumulaciones de arena originadas por el viento en regiones arenosas litorales. Los requisitos que deben darse para la formación de las mismas son:

- Vientos dominantes.

- Clima contrastado para que haya una época del año donde la arena esté seca facilitando la erosión y el transporte.

- Abastecimiento continúo de arena.

- Presencia de obstáculos (plantas, rocas, troncos, etc.)

TIPOS DE DUNAS

Existe una amplia variedad de formas de dunas, que habitualmente se simplifican en unos pocos tipos principales para su reconocimiento. Ciertamente, hay series entre las diferentes formas, así como dunas de formas irregulares que no encajan fácilmente en una categoría. Varios factores intervienen en la forma y el tamaño que las dunas terminan por adquirir.

Esos factores son la dirección y la velocidad del viento, la disponibilidad de arena y la cantidad de vegetación presente. En la figura se muestran seis tipos básicos de dunas, indicando las flechas las direcciones del viento; así según su forma en planta condicionada normalmente por los vientos dominantes observamos: Barján, Dunas longitudinales, Dunas en estrellas, Dunas parabólicas, Dunas Transversas y Dunas barjanoides.

1. Barján: del ruso barkhan, derivado de un vocablo kirghiz que significa “duna de arena que se mueve”, define una duna con forma o trazado de C o media luna, cuyas puntas indican la dirección del viento dominante. Son dunas que se dan en zonas con provisión de arena limitada sobre superficie dura, plana y carente de vegetación. Migran lentamente con el viento a una velocidad de hasta 15 metros por año. Su tamaño suele ser modesto, alcanzando, las más grandes, alturas de unos 30 metros, mientras que la expansión máxima entre las puntas se aproxima a 300 metros.

2. Duna longitudinal, lineal o seif: duna alargada y rectilínea, que se forma más o menos paralela al viento predominante y donde el suministro de arena es limitado. Aunque los tipos más pequeños tienen sólo 3 o 4 metros de altura y varias docenas de metros de longitud, en algunos desiertos grandes las dunas longitudinales pueden alcanzar grandes tamaños. Por ejemplo, en partes del norte de África, Arabia y Australia central esas dunas pueden alcanzar una altura de 100 metros y extenderse a lo largo de distancias de más de 100 kilómetros.

3. Duna transversal o transversa: largas crestas separadas por depresiones orientadas con ángulos rectos respecto al viento. Se dan en lugares donde la acumulación de arena cubre por completo el suelo, los vientos predominantes son uniformes y la vegetación es dispersa o no existe. Generalmente, muchas de las dunas costeras son de este tipo. En algunas partes de los desiertos del Sahara y el Arábigo, las dunas transversas alcanzan alturas de 200 metros, ocupan una superficie transversal de 1 a 3 kilómetros y pueden extenderse a distancias de 100 kilómetros o más.

4. Duna parabólica o blowout: con forma de U, sus extremos apuntan en dirección contraria al viento (al revés que el barján), y, como su nombre lo indica, semejan una parábola. Típicas de las zonas de costa, donde hay disponibilidad de mucha arena y dónde la vegetación cubre parcialmente la tierra.

5. Duna en estrella o piramidal: (también conocidas como “Ghourds”), son colinas aisladas de arena que exhiben una forma compleja, con varias crestas que parten de la cima. Se forman cuando hay direcciones variables del viento. Esta variedad está circunscrita en gran medida a zonas de los desiertos sahariano y arábigo.

6. Duna barjanoide: constituyen hileras festoneadas de arena orientadas según ángulos rectos con respecto al viento, son formas intermedias entre los barjanes aislados y extensiones de dunas transversales.

LAS DUNAS… ARENAS NÓMADAS

Las arenas, suaves y secas que forman las dunas o médanos provienen de la erosión eólica. Empujadas por las corrientes de aire se van acumulando en parvas y continuamente cambian de forma ya que están en permanente movimiento.

Por este motivo también han recibido el nombre de arenas nómadas. El movimiento de las dunas puede causar serios problemas, como la invasión de terrenos cultivados, obstrucción y ocultación de carreteras y vías de comunicación, invasión de áreas pobladas.

Para prevenir estos problemas existen varios procedimientos que buscan limitar el avance de las dunas, entre ellos sembrar plantas que requieren poca agua para subsistir y que es obtenida naturalmente de la humedad atmosférica; otro consiste en rociar con materiales aglutinantes la parte convexa de la duna, tales como petróleo, o aceites industriales usados, aunque no es una solución ecológica ya que supone el uso de sustancias contaminantes.

Fuentes: González Díaz, E. F. Revista de la Asociación Geológica Argentina. Tomo XVII – Jul.-Dic. 1962, Nº 3 – 4. pag. 244

h t t p : / / e s . w i k i p e d i a . o r g / w i k i / Duna#Dunas

http://geologia.co/tipos-de-dunas- -de-arena/69/

http://www.geovirtual.cl/geologiageneral/ ggcap05g.htm

Real Academia Española (2012). Diccionario de la Lengua Española - Vigésima segunda edición. En: http://buscon.rae.es/draeI/