Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197314
Gustavo Giusiano, del Instituto de Medicina Regional de la UNNE

“Son medidas para no llegar a una situación extrema”

Como parte del comité que asesora al gobierno, el investigador advierte que quienes motorizan los contagios son los protagonistas de fiestas y reuniones sociales. “Se puede comprobar en el mismo laboratorio donde llegan los hisopados de todos esos grupos”, asegura.  

El doctor Gustavo Giusiano es investigador del Instituto de Medicina Regional de la UNNE, e integra el Comité de Monitoreo y Seguimiento de la Emergencia Sanitaria que asesora al gobierno provincial y recomendó las restricciones vigentes durante el fin de semana largo. “Estas medidas eran el único camino, porque la situación en la que estamos depende de la gente”, sostuvo y alertó: “La provincia venía muy bien en general, pero en las últimas dos semanas hubo una escalada de casos”. 

"Se observa un aumento de casos en el grupo de 0 a 19 años y en el de 20 a 39 años. Pero consecuentemente también hay un aumento en el grupo a partir de los 60 años", reveló Gustavo Giusiano.

“Aprovechando este fin de semana largo, para no llegar a una situación extrema en la cual tuviéramos que volver a una Fase 1, lo que sería muy difícil y casi imposible después de tantos meses, el Comité solicitó restringir la circulación”, fundamentó en diálogo con NORTE. 

Giusiano - bioquímico y especialista en micología médica- explicó que la causa del aumento de casos está relacionada al movimiento social más que al comercial. “Las reuniones, no sólo fiestas clandestinas que son las más multitudinarias, sino también familiares y de amigos con más de 5 o 10 personas, están generando un aumento de casos. Eso se refleja y se puede comprobar en el mismo laboratorio, donde lo vemos porque llegan los hisopados de todos esos grupos”, reveló. 

En ese escenario, destacó que “las medidas apuntan más a la noche y no tanto al día”. “Durante el fin de semana largo, se aprovechó para restringir al máximo posible la circulación en general. Pero, a partir del martes, el horario comercial continua normal de 8 a 20”, recordó. 

Otra medida solicitada por el Comité fue la reinstauración de la alarma sanitaria durante la noche “porque es ese movimiento nocturno y las reuniones las que generan el aumento de casos”. 

“El Comité lo solicitó para no llegar a una situación extrema. No estamos en una situación crítica, pero podemos llegar porque estamos en cantidad récord de hisopados, aumentó la cantidad de internados y la de internados con asistencia mecánica respiratoria. Entonces, no tenemos que llegar al punto de colapso del sistema sanitario”, expuso el especialista de la UNNE. 

Aseguró en ese punto que “hay margen en el sistema sanitario, pero no hay tanto personal sanitario”. “No hay tantos terapistas, ni bioquímicos y ni enfermeros. Entonces, tenemos que cuidar eso para no llegar a un colapso y no tener que hacer como otros países que debieron elegir a quién internar o colocar un respirador y a quien no. No es nuestro problema ahora”, subrayó, mientras alertó: “Teníamos muchos menos casos. Hace dos semanas teníamos seis casos en el casco céntrico de Resistencia y ahora cuadriplicamos esa cantidad”.  

El grupo que motoriza los contagios 

En cuanto al grupo etario que motoriza los contagios, el investigador reveló que se observa un aumento de casos principalmente en el grupo de 0 a 19 años y en el de 20 a 39 años. “Pero consecuentemente también se observa un aumento en el grupo a partir de los 60 años, porque el grupo de jóvenes vuelve a la casa y tiene contacto con sus padres y abuelos”, enfatizó, y recordó que los grupos más jóvenes son, por lo general, asintomáticos o cursan la enfermedad en formas leves. 

“Por eso, estas recomendaciones son para no llegar a un punto extremo, y para que tampoco se restrinja el trabajo de las personas luego del fin de semana largo”, marcó.  

También el doctor Giusiano hizo foco en el relajamiento general que implica no cumplir siquiera con las medidas indispensables para evitar el contagio: “Uno anda por la calle y ve que la gente anda sin barbijo o con el barbijo en el cuello. En un lugar abierto, cuando uno está solo, no es necesario, pero cuando hay circulación de personas es la única vacuna que tenemos en este momento, el barbijo y el distanciamiento, y la gente no lo respeta”, resaltó.  

 Pedimos la reinstauración de la alarma sanitaria porque ese movimiento nocturno y las reuniones generan aumento de casos. 

Testeos récord 

El especialista de la UNNE destacó que se procesan por día más de 800 muestras para detectar Covid-19 en los distintos centros de análisis de la provincia. 

Ese aumento de testeos y muestras “es bueno, pero indica una necesidad de monitorear la situación”, sostiene y agrega: “Cuantos más hisopados llegan significa que hay más llamados hay al 0800 y más casos que se presentan en las consultas”. 

Las fiestas de fin de año 

“Tenemos que cuidar ahora para que podamos sentarnos todos alrededor de una mesa”, responde el doctor Giusiano a la consulta de NORTE sobre las previsiones de evolución de la pandemia en la provincia y la cercanía de las fiestas de fin de año. 

“Así como estamos hoy será muy difícil que podamos tener una gran mesa como la teníamos en otros años, cuando la gente viajaba para estar con sus familias, porque la movilidad a nivel nacional e interprovincial es muy difícil”, trazó. Sin embargo, resaltó que es fundamental “trabajar ahora para poder pasar unas fiestas en familia y con amigos”. 

“Todos queremos estar mejor y salir de este encierro general que genera muchos problemas en las personas, no sólo por pasar las fiestas juntos, sino que se necesitan instituciones que atiendan a adultos mayores, a las personas con discapacidades, que reabran. Hay mucha problemática en la sociedad en general más allá de mirar una fiesta. Hay gente que necesita ese contacto social y ser asistido”, reflexionó.