Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196973

Escuela de empoderamiento

Se creó en Argentina la Escuela de Empoderamiento, primera en su tipo. Funcionará en el Merendero Sembrando Sonrisas de la ciudad de Corrientes, y será voluntario.

Su creadora, la periodista Alba Grismado quien es a su vez fundadora y presidenta de la Unión Mundial de Mujeres Americanas, creó la Escuela de empoderamiento en el marco de esta organización internacional UMMA.

Alba Grismado durante la presentación de la Escuela de Empoderamiento con los referentes del Merendero Sembrando Sonrisas, donde se brindarán las clases de los mentores.

“En la necesidad de enseñar, no solamente a niños, pero empezando por ellos, todo lo que no se enseña en las escuelas tradicionales y que sirve para el desarrollo de nuestra personalidad, crecimiento personal y manejo en las diversas circunstancias de la vida”, especificó la periodista.

La Escuela de empoderamiento fue ideada por la periodista que conduce UMMA, para acercar desde la niñez, los conceptos, ideas, formación e información que generaciones pasadas vienen aprendiendo a fuerza de prueba y error. “Muchas veces las personas no llegan en toda su existencia, a la comprensión y al uso efectivo de ciertas herramientas muy valiosas para el desempeño cotidiano; que si las usaran, muy diferentes serían los caminos transitados y los resultados obtenidos, muchos incluso no llegan a descubrir su propósito en la vida y es por ello que no le encuentran sentido”, nos indicó Alba.

Marisa Duarte, directora de Casa Molinas, donde se realizó la presentación de la Escuela, junto a los mentores, profesora Laura Cejas, doctora Andrea Estragó Franco, la ambientalista Alejandra Gersbach y el orador motivacional Wilson.

Se explayó sobre la escuela tradicional diciendo que, “ha llegado a un punto en el cual no está ofreciendo la información que los seres humanos necesitamos para desempeñarnos en la vida cotidiana con éxito, habiéndose quedado en la mera transmisión de hechos históricos y otros conceptos que en su mayoría coartan la imaginación, la creatividad, el poder de crítica del alumno. Utiliza el sistema de la mera repetición, la memorización, lo aprendido en base al deber, la obligación y la imposibilidad del cuestionamiento. Obstaculiza la capacidad de pensar”.

Continuó explicando que la enseñanza tal como la conocemos, “impide que se desarrollen en el ser humano las habilidades que trae instrínsecas, como su capacidad interior para crear su realidad, manejándose como responsable de sus propios actos y decisiones. Por el contrario, la escuela actualmente, crea personas que se victimizan por las circunstancias, reclamando permanentemente en el exterior (a personas, el Estado o como se llame) la responsabilidad de sus fracasos”.

Desde esta concepción de la Escuela de empoderamiento nos manifestaron sobre la orientación que se dará a quienes quieran asistir. “Muchos individuos están en el rol de víctimas, exigiendo al Estado de sus países, la solución de sus vidas que en gran parte fueron malogradas por las circunstancias externas, en el desconocimiento de que cada cual posee la capacidad de ir creando su realidad, su propia vida en base a sus decisiones cotidianas, claro que para ello, el individuo debe estar formado”.

Empoderamiento se refiere a recordarle a cada uno el poder que llevamos dentro para gestionar nuestras emociones, acciones, metas, planes y sueños con el efecto de obtener resultados exitosos, para que de esta forma se cree una nueva generación de personas independientes de cualquier factor externo, con la capacidad de liderar sus vidas y no dependan de un Estado u otro factor que les solucione la vida.


Esta Escuela, que es una actividad de voluntariado donde los mentores también son voluntarios, comenzará a funcionar en el Merendero Sembrando sonrisas de la Ciudad de Corrientes. Tiene por finalidad demostrar a las personas, que por el momento no cuentan con los recursos necesarios, lo que dice el refrán popular: que al ser humano no hay que darle el pescado sino que hay que enseñarle a pescar; y que aquellos que se deciden y se comprometen con sus vidas lograrán los resultados esperados.

Desde otros lugares del país y del mundo ya solicitaron la adhesión a la Escuela con el objetivo de llevar adelante el mismo proyecto, con el mismo entusiasmo que su creadora. En la ciudad de Corrientes, los primeros mentores convocados para participar de la Escuela de Empoderamiento son la coach de vida Tona Galvaliz, la abogada Nieves Cuenca, la doctora Andrea Estragó Franco, la ambientalista y difusora de cuestiones ecológicas Alejandra Gersbach, la profesora Laura Cejas, el abogado Gustavo Silva y el autor y orador motivacional Wilson. Para participar de la escuela o recabar más información, comunicarse al correo: [email protected], o al Instagram @albagrismado.

Alba Grismado concluyó manifestando que, “es mi propósito, como me gustaría que fuese también el de muchos, que podamos compartir nuestros conocimientos y experiencia con las jóvenes generaciones y desde la pequeña infancia, enseñando principios fundamentales con los cuales los seres humanos podemos mejorar nuestras vidas, capacitarnos para gestionarlas y contribuir con el mundo, que tanto lo necesita. Enseñando a otros a que todos tenemos ese poder interior; que no hay competencia, ya que todos somos distintos y podemos ofrecer algo diferente al mundo con lo cual se enriquecerá y a la vez cada uno podrá cumplir con su propósito de vida y ser una persona feliz y realizada. La propuesta de la Escuela de Empoderamiento es trabajar bajo esta idea central”.