Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/196963
Voloj sobre el programa que fija valores de referencia y su continuidad

“Es fundamental para evitar una disparada masiva en precios de alimentos”

Mientras el gobierno nacional evalúa nuevos incrementos, el programa que se apoya en la ley de abastecimiento continúa hasta fines de este mes. La subsecretaria pondera su importancia y expone las diferencias con Precios Cuidados.  

El programa Precios Máximos de Referencia tiene continuidad asegurada hasta el 31 de octubre próximo según lo establece la resolución N° 13/2020 que, a la vez, fijó los incrementos vigentes entre 2 y 4% en lácteos y frescos, harinas y panificados, aceites, arroz y bebidas, entre los principales productos de la canasta de alimentos. Además, se espera una pronta definición de un segundo aumento en torno al 4%, que se viene analizando entre las cámaras supermercadistas y el Estado nacional. 

DEF.jpg
El programa de Precios Máximos de Referencia incluye en el Chaco más de 1300 productos básicos.

Desde el inicio de las restricciones por el aislamiento obligatorio en el Chaco, la Subsecretaría de Defensa de la Competencia de la provincia intervino con controles en 2.458 comercios de distinta naturaleza, para verificar el cumplimiento de lo establecido por Precios Máximos. 

La subsecretaria Ludmila Voloj recordó en diálogo con NORTE que son 1.308 los productos incluidos en ese programa para el Chaco. “Este programa está conviviendo con Precios Cuidados, que tiene como limitante que no está vigente en todos los proveedores de alimentos. Aquí en la provincia está sujeto a las grandes cadenas en Resistencia y Sáenz Peña”, expuso. 

Como novedad, la funcionaria mencionó que “se están generando los acuerdos entre el supermercadismo a través de las cámaras más representativas (Asociación de Supermercados Unidos –ASU-, Cámara Argentina de Supermercados –CAS-), y la Secretaría de Comercio Interior de la Nación para consensuar un nuevo incremento, que probablemente ronde el 4%”. 

“Estamos con una tensión en la continuidad del programa y la generación de precios máximos, pero para nosotros es fundamental contar con la herramienta para evitar la disparada masiva en los precios de alimentos”, resaltó Voloj.

En ese sentido, acotó: “Las autoridades provinciales hemos venido conteniendo significativamente los precios gracias a la aplicación de Precios Máximos. Nos permite además restringir el margen de conductas abusivas que puedan existir”. 

 

Más de 2000 intervenciones 

A través de las facultades ofrecidas por el programa, en el Chaco el área a cargo de Voloj intervino en 2.458 comercios de distinta naturaleza desde el inicio de la pandemia hasta la fecha, en un trabajo articulado con 57 municipios con los que existen acuerdos. 

VOL.jpg
“Muchas veces la distorsión del precio no está en la góndola, sino que viene acumulada en el resto de la cadena”, resalta Ludmila Voloj.

“En un contexto donde, en la primera etapa estuvo tan restringida la circulación y solamente se podía efectuar el abastecimiento, un escenario donde no hubiera existido el programa hubiera sido un panorama muy difícil de afrontar para el consumidor y la consumidora, y un escenario difícil de abordar desde el punto de vista económico”, evaluó la subsecretaria. 

“Si bien la última resolución autorizó incrementos, estamos en vías de ver de qué manera se puede mantener la política de precios máximos hasta diciembre en convivencia con Precios Cuidados, ver cuál sería el margen que equilibre la relación entre el supermercadismo y la Secretaría de Comercio y las provincias, buscando garantizar la continuidad del programa”, adelantó Voloj. 

 

Las diferencias con Precios Cuidados 

Los programas de Precios Máximos y Precios Cuidados tienen sustanciales diferencias en su naturaleza, que Ludmila Voloj explica así durante el diálogo con NORTE: “Un precio máximo es un precio que no surge de un acuerdo entre los sectores. Es una medida que surge de la aplicación de la Ley de Abastecimiento y es una potestad que tiene el Estado en determinados contextos de fijar, de manera temporal y a determinadas cadenas de comercialización, que no sólo son los alimentos, que no pueden vender un determinado producto o servicio superando determinado margen”. 

En ese punto, revela que “las negociaciones son con diálogo permanente con los sectores, entendiendo la lógica y trazabilidad de colocación de los productos en góndola, sobre todo cuando estamos hablando de provincias como la nuestra donde no tenemos grandes cadenas, sino que trabajamos con proveedores locales y firmas locales”. 

“Aquí es mucho más importante el esfuerzo que debe hacer el sector, y se busca verificar toda la cadena, que es lo que permite la Ley de Abastecimiento, porque muchas veces la distorsión del precio no está en la góndola, sino que viene acumulada en el resto de la cadena. El objetivo de aplicación de un precio máximo es ver dónde existe especulación y aplicar una sanción”, expone la funcionaria

En cambio, refleja que “el precio cuidado es un acuerdo entre el sector supermercadista y el Estado”. “Es una herramienta que viene desde hace muchos años en el país, para consensuar por determinado tiempo una cierta cantidad de productos alimenticios con un precio sugerido, con posibilidad de aumentarlo hasta determinado monto y renovar e incluir productos todo el tiempo”, puntualiza.  

Así, indica que “el precio cuidado, al ser un acuerdo, no es obligatorio; y son parte quienes consensuaron con el Estado tener esa cantidad de productos a un precio determinado en sus comercios. En cambio, en el precio máximo, el Estado fiscaliza desde un pequeño comercio hasta una industria alimenticia”. 

 

Nueva actualización 

Según reflejaron medios nacionales, durante este mes habrá una nueva actualización del programa Precios Cuidados y, tal como viene realizando en cada revisión trimestral, la Secretaría de Comercio Interior que conduce Paula Español ampliará el listado de productos de la canasta y autorizará una suba de precios. 

Desde su asunción en diciembre, la Secretaría de Comercio Interior plantea Precios Cuidados como una de sus políticas estructurales, con revisiones trimestrales que implican aumento de precios y una constante incorporación de productos. 

Este mes se sumarán artículos de limpieza e higiene y se reforzará la canasta de productos aptos para celíacos, es decir libres de gluten, presentes en el trigo, la avena, el centeno y la cebada (TACC). Además, agregará más pymes proveedoras, según consigna una publicación del diario Página 12. Algunos de los productos que podrían sumarse a la canasta son panes libres de gluten, sin lactosa ni alérgenos; galletitas, entre otros.

 

PREC.jpg
Durante este mes habrá una nueva actualización del programa Precios Cuidados. Se ampliará el listado de productos de la canasta.

Un sector que nunca mermó su actividad 

“El sector de la alimentación es uno de los sectores que nunca mermó su actividad en pandemia. Nosotros buscamos garantizar el acceso a los alimentos a precios equilibrados. Como Estado y como autoridad de comercio debemos mirar eso”, remarca Ludmila Voloj, al responder a algunos cuestionamientos del sector comercial sobre los márgenes de rentabilidad ante costos crecientes y topes de precios. 

“Nosotros no miramos la rentabilidad del supermercado, sino la necesidad de garantizar precios equilibrados para los consumidores en góndola, sobre todo teniendo en cuenta que es una demanda constante”, agrega la subsecretaria. 

En ese orden, analiza que “la fijación de precios máximos tiene ventajas y problemas, porque se trata de una ley de los años ’60”. “El contexto de aplicación es temporal y en escenarios específicos, como la pandemia. Hasta diciembre, por la situación con un horizonte que no es claro, el Estado necesita seguir garantizando el acceso a alimentos sin una disparada significativa en su costo””, fundamenta. 

“Para nuestra provincia es importante poder trabajar con el diálogo que Paula Español tiene con las cadenas y sectores, porque acá la mayoría de los productos que se comercializan no se fabrican”, explica y suma: “La distorsión no sólo puede venir de fábrica sino también ese costo logístico va sumando e incrementando la posibilidad del precio en góndola. Como Estado provincial y autoridad de aplicación lo sabemos y por eso es importante que trabajemos con el sector local, y hacer posible que la autoridad nacional intervenga específicamente”. 

 

Producción chaqueña 

Como desafío de la provincia, pondera el fomento a la producción de alimentos chaqueños que puedan colocarse en góndola. “Venimos trabajando y vamos a apuntar a acelerar los procesos, más en este contexto”, afirma y concluye: “Una de las experiencias que pusimos en marcha en pandemia es el programa Vamos Nosotros. Buscamos productos producidos en la provincia, sobre todo frutas y verduras, generando así una alternativa en la oferta. Estas ediciones garantizan colocaciones de productores locales, con productos frescos, con un costo más bajo porque la logística influye, y elaborados en el Chaco”.